Finanzas

¿Qué pasa si no se presenta la declaración anual?

El 31 de marzo vence la fecha límite para que las personas morales cumplan con esta obligación fiscal.
¿Qué pasa si no se presenta la declaración anual?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El día 31 de marzo vence el plazo para que las personas morales presenten su declaración anual de impuestos correspondientes al 2014. Fallar para cumplir con esta obligación, puede hacer que las empresas sean merecedoras de multas y de dejar una nota negativa en su expediente.

¿Qué pasa si ya me retrasé?

“Si no se debe algún impuesto, Hacienda entiende que la declaración se hace de manera espontánea con las declaraciones parciales. En caso contrario, se genera un recargo del 1.3 por ciento de intereses moratorios por cada mes de retraso”, señaló Eduardo Maubert, director del despacho Maubert Roura y Asociados.

Según la Ley del ISR en su Título II, las personas morales deberán pagar el 30% del Impuesto Sobre la Renta (ISR).  Además, también deberán presentar los resultados contables y financieros de operaciones como inversiones, deducciones, utilidades de la empresa, balance de activos y de operaciones con partes relacionadas.

 Asimismo, las empresas están obligadas a entregar en abril su contabilidad electrónica si cuentan con más de cuatro millones de pesos. Aquellas que facturen menos de esa cantidad podrán presentar su contabilidad electrónica hasta enero de 2016.

La captura se hace a través de la página del SAT, pero hay que tener mucho cuidado con los datos que se escriben porque cada erróneo representaría una multa de entre 30 y 70 pesos.

Por otro lado, las empresas podrán deducir prestaciones de sus trabajadores como aportaciones a fondos de ahorro y cuotas del Seguro Social.

 ¿Qué pasa si no se presenta la declaración anual a tiempo? Eduardo Maubert apunta que en  menos de 15 días, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) mandará una “invitación” a la empresa recordándole que tiene obligaciones fiscales que cumplir. Al mismo tiempo o algunos días después podría hacer efectiva la multa por el retraso de la declaración anual.

Presentar la declaración de impuestos de manera extemporánea puede hacer  que la persona moral y física sea objeto de cargos por actualización (el incremento del adeudo por efecto de la inflación), recargos (intereses moratorios), multas (penalizaciones por no presentar las obligaciones correspondientes) y gastos de ejecución (cuando el SAT cobra el adeudo de modo forzoso).

“Hay que tener en cuenta que no cumplir con esta obligación puede generar una mala nota. Si una empresa quiere ser proveedor del Estado debe estar al día ante el fisco, de lo contrario tendrá una mala nota en su archivo, algo que puede afectar sus posibilidades”, indicó el contador.

El especialista recomienda a las empresas acercarse lo más pronto posible a un contador, si no cuenta con uno propio, que sea conocedor de la jerga del medio y de las obligaciones actualizadas.

Cabe recordar que las personas físicas tendrán que hacer su declaración anual antes del 30 de abril.