Plan de Negocios

4 pasos para incubar negocios culturales

Existen tres etapas para el desarrollo de empresas que que basen sus modelos en la creatividad e innovación.
4 pasos para incubar negocios culturales
Crédito: Depositphotos.com

Actualmente, uno de los ejes transversales para ser competitivos es desarrollar los sectores estratégicos a través de la creación y consolidación de empresas que basen sus modelos en la creatividad e innovación. México, al igual que otros países y regiones, ha reconocido las industrias culturales y creativas (ICC’s) como sectores productivos estratégicos, debido a su creciente y notorio impacto en términos económicos, sociales y culturales.

Para contribuir a la creación, fortalecimiento y consolidación de empresas competitivas en las ICC’s, es indispensable elevar el potencial creativo, las capacidades emprendedoras y empresariales de sus integrantes a través de organismos especializados en la atención y apoyo a emprendedores, como lo son las incubadoras de empresas.

Las incubadoras son agentes facilitadores en el proceso de materializar las ideas de negocio en empresas sostenibles, ya que brindan formación teórica-practica, propician el desarrollo de habilidades gerenciales, otorgan asesorías especializadas y apoyo para la realización de diversos trámites administrativos y legales; así mismo fungen como nodos articuladores entre diversos agentes del ecosistema emprendedor, fomentando con ello la consolidación de la cadena de valor de diversas industrias y sectores.

Existen tres etapas de incubación para negocios de las industrias culturales y creativas: diseño, Implementación y mejora continua. Durante la primera etapa de incubación, Diseño, se consolida un plan de negocios que respalda la viabilidad de mercado, técnica y financiera de las empresas, y las prepara para su puesta en marcha; dando pie a la Implementación, en la cual se lleva a cabo lo estipulado en el plan estratégico y operativo de la empresa; finalmente en la etapa de Mejora continua se consolidan los procesos, productos e imagen de la empresa, dando como resultado modelos de negocios escalables y replicables basados en la creatividad e innovación.

A continuación se detallan los factores críticos previstos en el proceso, estructurados conforme al continuo creativo de las ICC’s:

1. ¿Cómo definir la idea de negocio y su viabilidad?
Investigación de mercado, análisis de públicos, planificación estratégica, modelo de negocios viables y ventajas competitivas.

2.  ¿Qué recursos necesito para producir y cómo organizarse?
Estructura y cultura organizacional, procesos productivos, sistemas de calidad, estructura y estrategia contable y fiscal.

3.  ¿Cómo comercializar los productos?, ¿Cómo ser parte de la cadena de valor?
Aspectos legales, propiedad intelectual, estrategia de ventas y de distribución, posicionamiento de la empresa y de sus productos, encadenamientos productivos, apertura de mercados y oportunidades de exportación.

4.  ¿Cómo hacer sostenible la empresa en términos sociales, culturales y económicos?
Estructura financiera, procuración de fondos, apertura de mercados, evaluación y medición de impactos en términos económicos, sociales, culturales y ambientales
Como resultado de ello se definen e implementan modelos de negocios viables, que dan origen a empresas sostenibles, es decir, entidades formalmente constituidas, generadoras de empleos de calidad, con altos índices de productividad y competitividad, así como generadoras de impactos sociales y culturales a nivel local, regional, nacional e internacional; que a su vez fomentan la innovación en toda la cadena de valor: creación, producción, comercialización, exhibición y consumo.

Por Reinventa.