My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Consultoría

4 formas de despertar a tu ingenio

¿Cómo puedes destacar entre la multitud si no eres creativo por naturaleza? Fácil: aprendiendo a serlo. Toma nota de estas estrategias.
4 formas de despertar a tu ingenio
Crédito: Depositphotos.com
- Guest Writer
New York Times Bestselling Author, Entrepreneur, Coach
4 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Hoy día, la creatividad está más valorada que nunca. Con el rápido crecimiento de la industria digital, los creativos han comenzado a crear oportunidades de trabajo únicas. Las fronteras se están expandiendo, y los emprendedores digitales han sabido cómo sacar el máximo provecho de ello.

Pero, ¿cómo puedes destacar entre la multitud si no eres creativo por naturaleza? Fácil: aprendiendo a serlo.

Los artistas han hackeado la mátrix creativa durante años. Aquí, algunos métodos poco comunes que te ayudarán a desbloquear el flujo de la inspiración y tener avances extraordinarios.

1. No hagas nada

Literalmente, nada. Especialmente si siempre estás ocupado. Toma unas vacaciones, siéntate en la playa o la orilla de la piscina y no hagas nada. ¿No puedes irte de vacaciones? Toma unos días de descanso y aíslate del mundo en tu casa. Si tus días se encuentran llenos de tareas pequeñas, papeleo y proyectos del día a día, no habrá mucho espacio para que los pensamientos creativos fluyan. Necesitarás vaciar tu cerebro.

A veces funciona aburrirte un poco. Justo cuando comienzas a aburrirte y preguntarte por qué diablos no estás haciendo nada, las ideas comienzan a fluir.

2. Escribe

Adquiere el hábito de tomar notas. Un buen método es, antes de comenzar el día, escribir tres páginas en un diario. Puede ser cualquier cosa que te venga a la mente. A lo largo de la jornada, cuando las ideas lleguen a ti –sin importar qué tan grandes o insignificantes parezcan en el momento– escríbelas. Una app de notas en tu celular o una libreta y pluma serán suficientes para hacerlo. ¡Incluso podrías grabar notas de voz!

A menudo, las ideas llegan cuando estás realizando actividades cotidianas como manejar, ducharte, cocinar o hacer labores de jardinería. En estas actividades el cerebro entra en una especie de estado meditativo, y el subconsciente es capaz de fluir libremente. Ahí está todo el jugo.

Relacionado: 3 lecciones de Picasso, King y Einstein

3. Presta atención a tus sueños

Si piensas que tus sueños no tienen sentido, te equivocas. Si llevas un diario, estudias tus propios patrones de sueño y aprendes a interpretarlos, podrías convertirte en el próximo Albert Einstein. No es ningún secreto que el famoso pensador e inventor descubrió la Teoría de la Relatividad gracias a un sueño que tuvo cuando era un adolescente.

Otras ideas u obras de arte que se originaron en sueños incluyen la máquina de coser, inventada por Elias Howe, la película Terminator, de James Cameron, la canción Yesterday, de Paul McCartney, la tabla periódica creada por Dmitry Mendeleyev, el ADN y la doble hélice descubiertos por James Watson y el famoso swing de golf de Jack Nicklaus.

4. Ríe

Diversos estudios han revelado que quienes tienen un sentido del humor agudo son más creativos. Asimismo, se ha demostrado que escuchar algo gracioso antes de realizar un examen eleva la posibilidad de obtener una buena calificación. La mayoría de la gente piensa de forma más creativa cuando está relajada, sin mencionar que las endorfinas se liberan. Las personas con un buen sentido del humor tienden a pensar afuera de la caja, algo necesario en la resolución de problemas. Además, la gente divertida se valora más en un trabajo.

No necesitas ser artista o comediante para ser creativo: simplemente necesitas nutrir el lado innovador que dejaste a un lado en la escuela. Ejercita el músculo de la creatividad para fortalecerlo, y así encontrarás la ventaja que necesitas para añadir valor a tu trabajo.

Lenguaje corporal: 5 errores que se comenten