Consultoría

12 hábitos de la gente segura de sí misma

Te decimos qué características separan a las personas que tienen una buena autoconfianza del resto.
12 hábitos de la gente segura de sí misma
Crédito: Depositphotos.com

La confianza  toma muchas formas, desde la arrogancia de Floyd Mayweather hasta el autoconfianza discreta de Jane Goodall. La verdadera confianza – al contrario de la falsa autoestima que las personas utilizan para enmascarar sus inseguridades – tiene una forma única.

Cuando se trata de confianza, una cosa es segura: las personas realmente seguras de sí mismas tienen la ventaja sobre aquellas que dudan,  ya que son capaces de hacer que las cosas sucedan.

“Si piensas que puedes hacerlo o que no puedes hacerlo, en ambos casos estás en lo correcto”, decía Henry Ford.

El legendario empresario quería ejemplificar que la mentalidad tenía la capacidad de afectar la capacidad de alcanzar el éxito de una persona.  Un estudio reciente de la Universidad de Melbourne mostró que quienes son seguros de sí mismos tienen un mejor salario.

Es muy importante tener confianza en uno mismo, pero ¿qué es lo que separa a las personas seguras de sí mismas del resto de las personas?

Hice una pequeña investigación para encontrar los 12 hábitos que las personas con alta confianza tienen.

1. Encuentran la felicidad dentro de ellos
La felicidad es un elemento crítico de la confianza porque para ser alguien seguro debes ser feliz con lo que haces. Estas personas encuentran la satisfacción en sus propios logros; saben que sin importar lo que diga la gente, nunca se es tan malo o tan bueno como piensan los demás.

2. No juzgan
Las personas seguras de sí mismas no juzgan a otras porque saben que todos tienen algo bueno que ofrecer y no necesitan rebajar a alguien para sentirse bien consigo mismas.  Saben qué tan limitante es compararse con otra persona y lo cansado que puede ser pasar el tiempo preguntándose si uno es lo suficientemente bueno.

3. Nunca dicen sí a menos de que realmente quieran hacerlo
Un estudio de la Universidad de California en San Francisco demostró que es más fácil que experimentes estrés, cansancio y depresión si se te dificulta decir que no. Las personas seguras saben que negarse de vez en cuando es saludable y además tienen la autoconfianza necesaria para dejar en claro por qué dicen que no. Evitan decir frases como “No creo poder” o “No estoy seguro”. Dicen no con seguridad porque saben que negarse a este compromiso honra sus compromisos anteriores y les permite cumplirlos con excelencia.

4. Escuchan más de lo que hablan
Las personas seguras escuchan más de lo que hablan porque no tienen nada que probar. Saben que si prestan atención a otros, aprenderán más cosas. En vez de ver sus interacciones como oportunidades de probarse ante los demás, las ven como la herramienta ideal para acercarse a las personas.

5. Hablan con certeza
Es raro escuchar que las personas seguras usan muletillas como “Este…”, “Mmm…”, “Creo que…”.  Al contrario, son individuos asertivos que saben que es muy difícil hacer que las personas te escuchen si no eres capaz de hablar con convicción.

6. Buscan pequeñas victorias
Este tipo de individuos gustan de imponerse retos a sí mismos y competir, incluso cuando sus esfuerzos sólo producen victorias pequeñas. Estas acciones ayudan a generar receptores necesarios en el cerebro responsables por las sensaciones de recompensa y motivación.  El aumento de estos receptores también incrementa la cantidad de testosterona en el cuerpo, lo que impulsa el deseo de superar nuevos retos. Cuando tienes una serie de victorias pequeñas tu confianza se vuelve duradera.

7. Hacen ejercicio
Una investigación del Eastern Ontario Research Institute encontró que las personas que hacen ejercicio dos veces por semana se sienten más capaces en el ámbito social, atlético y académico. También tienen una mejor imagen corporal y una autoestima más alta. Lo mejor de todo es que esto no se logró con los cambios físicos que tardan en apreciarse sino con la descarga inmediata de endorfinas que resultan de hacer ejercicio.

8. No buscan llamar la atención
La gente suele alejarse de aquellos individuos que se esfuerzan por llamar la atención. Las personas con una buena confianza saben que ser auténticos es más efectivo que parecer alguien importante. Las personas se dan cuenta de tu actitud muy rápido y eso las atrae más que escuchar a cuántas personas importantes conoces.

No solo eso, las personas seguras de sí mismas no pretenden ser el centro de atención. Cuando reciben las miradas de todos por un logro que obtuvieron se aseguran de que las personas que trabajaron a su lado reciban el mismo reconocimiento.

9. No temen equivocarse
Este tipo de personas gustan de expresar su opinión para saber si se sostiene enfrente de las perspectivas de los demás. De hecho, disfrutan saber que se equivocan cuando pueden aprender algo con ello.

10. Ponen “la carne en el asador”
Cuando las personas seguras ven una oportunidad, no dudan en tomarla con todo lo que tienen. En vez de preocuparse sobre lo que podría salir mal, se preguntan “¿Qué podría detenerme?” y se lanzan a atrapar el éxito. No es que no sientan miedo, es que no permiten que los detenga.

11. Celebran a otras personas
La gente insegura constantemente está dudando de su propia relevancia y por lo tanto tratan de robarle cámara y criticar a otras personas para sentir que valen algo. Las personas seguras, por otro lado, no se preocupan sobre su relevancia porque saben que su valor es innato. Esto les permite ver las cosas maravillosas que otras personas pueden ofrecer.

12. No temen pedir ayuda
Las personas realmente seguras de sí mismas saben que pedir ayuda no los hace parecer débiles o ignorantes. Conocen bien cuáles son sus fortalezas y debilidades y se apoyan en otras personas cuando saben que carecen de una característica necesaria para lograr algo. También saben que aprender de alguien que tenga experiencia es una forma fenomenal de mejorar.
En resumen: construir una buena confianza en uno mismo es un viaje constante, no un destino específico.