Finanzas

5 cosas que ven los bancos al dar créditos

Antes de otorgarte un préstamo, las instituciones financieras se fijan en tu comportamiento financiero y tu calificación en el Buró de Crédito.
5 cosas que ven los bancos al dar créditos
Crédito: Depositphotos.com

Los créditos o préstamos bancarios son una gran herramienta que puede ayudarte a comprar una casa, adquirir un automóvil o hasta darte el capital que necesitas para arrancar un negocio.  

Obtener un crédito puede ser relativamente fácil si cuentas con las características correctas que te acrediten como una persona responsable con capacidad e intención de pago.

¿Sabes cuáles son las cosas en las que se fijan los bancos para otorgar créditos?  

1. Experiencia crediticia: “Una de las mejores cartas de presentación que se tiene cuando se pide un préstamo es tu experiencia pasada con créditos pasados como el plan de pago del celular, una tarjeta de crédito pequeña, etcétera”, comentó Wolfgang Erhardt, vocero de Buró de Crédito.

¿Por qué es importante? Tu comportamiento pasado con créditos pequeños hace que no seas un  desconocido para el sistema financiero y también demuestra que eres una persona de confianza que ha manejado pagos puntuales.

2. Capacidad de pago: comprobar tus ingresos es sencillo cuando eres una persona física. Basta presentar un recibo de nómina o un estado de cuenta para demostrar que tendrás la capacidad de dedicar no más del 30% de tus ingresos al pago de tu préstamo.

“Por eso las instituciones financieras te preguntan si pagas renta, tienes personas dependientes de tu salario – como hijos o padres –, así como otros consumos para así no sobre endeudarte y que así puedas continuar pagando”, indicó Erhardt.

Si eres una persona moral, por ejemplo una empresa, los criterios son similares. Para calcular la capacidad de pago de un negocio, las instituciones financieras se fijan en los ingresos que la compañía tuvo en el último año, que esté bien constituida ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT)  y que no hayan presentado pérdidas o quiebras técnicas en el pasado ejercicio fiscal.

En caso de que la empresa tenga accionistas, el banco va a consultar el historial crediticio de aquellos socios que tengan una participación de al menos 10 por ciento para determinar la solvencia crediticia de la compañía.

3. Cuántas veces has pedido el crédito: imagina que encuentras una casa cercana a tu trabajo en oferta y vas al banco a pedir el crédito pero te lo niegan y el mismo día vas a otra institución financiera, pero te rechazan de nuevo.  Esta insistencia queda registrada en el sistema y te hace ver “desesperado” por el dinero.

“Lo mejor que puedes hacer es investigar todas los créditos que los bancos te ofrecen y dirigirte a tu primera mejor opción. Después, espera entre 15 a 20 días para recurrir a la segunda opción de tu lista”, aconsejó el vocero.

4. Tu score en el Buró de Crédito: esta herramienta cuenta con una medición que se representa en una especie de velocímetro que indica a las instituciones financieras como ha sido tu comportamiento en el pasado. Es decir, cuando tu velocímetro está en verde, indica a los bancos que eres un buen sujeto de crédito.

“Esta medición sirve para demostrarle a la institución financiera que eres una persona de bajo riesgo y por lo tanto pueden prestarte dinero con intereses más bajos. Es decir, entre mejor score tengas en tu Buró de Crédito, más barato te saldrá el crédito”, indicó el entrevistado.

5. Tu edad: tal vez tienes un gran historial de crédito y buenos ingresos, pero si tienes 85 años es muy difícil que te den un préstamo a plazos mayores de 10 años.  En caso de otorgarlo, el banco puede solicitar la presentación de un aval, una persona que pueda hacerse cargo del pago de la deuda en caso de fallecimiento.

El Buró de Crédito es un registro utilizado por las instituciones financieras para conocer la capacidad de una persona para pagar un préstamo. Si tienes un crédito pero los pagos mensuales se llegan a complicar, lo mejor que debes hacer es ir al banco que te autorizó el capital para reestructurar las mensualidades o en caso dado, negociar una quita para sólo pagar una fracción de la deuda.

“Lo que es más importante es que el banco y el Buró de Crédito registren que tuviste la intención de solucionar tu situación y que nunca tuviste intenciones de dejar de pagar”, finalizó Erhardt, quien recordó que la calificación del Buró se actualiza cada 10 días.