Cómo ganar dinero haciendo lo que te gusta

Uno de los principales riesgos que se corren al convertir el pasatiempo en negocio es no completar la transición de aficionado a profesional.
Cómo ganar dinero haciendo lo que te gusta
Crédito: Depositphotos.com

Parece un sueño maravilloso: ganarse la vida haciendo lo que tanto nos gusta. . . ¡hasta lo haríamos gratis! Una manera de que ese sueño se haga realidad es convertir su pasatiempo en un negocio. Un paso vital consiste en determinar la verdadera viabilidad comercial del pasatiempo. Tal vez su diversión preferida deja boquiabiertos a amigos y familiares, pero cuando se trata de dinero, ¿serían capaces de sacar su chequera y pagarle por continuar con su pasatiempo?

Kenny Burts, de 42 años, aprendió a hacer pays de limón a mediados de los ochenta porque le fascinaban. Casi todo el que probaba sus postres le decía que debería venderlos. No obstante, antes de empezar su negocio hizo mucha investigación para determinar si verdaderamente había un mercado para sus pays de limón, cómo podía llegar a él y qué necesitaba saber para lograr una producción de gran volumen y gran calidad. Así fue como en 1989 inició Kenny's Great Pies, en Georgia, como un negocio de medio tiempo, elaborando alrededor de 100 pasteles por semana. Hoy en día, su empresa entrega mil 500 pays diariamente y espera que sus ventas a la industria de los servicios alimentarios sea de US$2 millones este año.

“Se debe hacer la tarea y pensar con la cabeza y con el corazón, además de asegurarse de qué es lo que quiere la gente”, dice Burts.

¡Decídete ya!

Después, determina si su producto ha tenido demanda por tiempo suficiente como para garantizar un negocio rentable. Burts se ha dedicado a hacer exclusivamente pays de limón durante los últimos diez años, y apenas ahora está investigando cómo ampliar su línea para incluir otros productos de limón y, tal vez, pasteles de otros sabores. Sin embargo, los pays de limón son un producto de consumo que se adquiere una y otra vez. “Si tu pasatiempo es producir un artículo que representa una compra única, no es probable que dure mucho si eso es lo único que va a ofrecer”, dice Paul Stiffler, presidente de Heritage Toys and Collectibles en Maine. Si vendes al mayoreo, necesitas entender que los minoristas sólo pueden tener una cantidad limitada de inventario, y que con regularidad deberás sustituir por producto nuevo lo que no se haya vendido.

El pasatiempo de Stiffler mientras convalecía de un grave accidente de trabajo fue tallar madera. Su recuperación tomó casi cinco años, durante los cuales decidió hacer algo que le encantaba para volver a trabajar. Su pasatiempo de “entretenerse tallando madera” pasó a ser la fabricación al mayoreo de juguetes finos, muebles y accesorios de madera. Según Stiffler, la clave de su éxito radica en la abundancia de ideas y en su habilidad para desarrollar nuevos artículos constantemente, de manera que sus clientes al menudeo siempre regresan para echar un vistazo a sus creaciones más recientes.

Decidirse a convertir un pasatiempo en negocio es fácil, dice Bob Rock, presidente de Lone Peak Productions, una empresa de producciones de video, películas e imágenes en Salt Lake City que se derivó del interés de Rock por la fotografía. Con un pasatiempo, se hacen las cosas cuando se tienen ganas, y si no se tienen, pues no pasa nada. Con un negocio las cosas cambian: los clientes dependen de uno; la entrega se tiene que hacer sin importar si se está de buen humor o no.

“Deben considerarse programas de venta, publicidad, compras y contabilidad, y tratar con varias instancias estatales, federales y fiscales. Además, también están las consideraciones sobre el flujo de efectivo y el capital”, puntualiza Rock. Antes de empezar, es muy importante estar conciente de la inversión tanto en tiempo, como en esfuerzo y dinero que demandarán aquellas cuestiones y labores ajenas a lo que tanto le gusta hacer.

Rock había estado trabajado para una tienda de fotografía y dependiendo de clientes comerciales e industriales, cuando se dio cuenta de que simplemente le estaba vendiendo a personas que hacían lo que en realidad él quería hacer. Veinte años después, admite que algunos días se levanta pensando en lo difícil y duro que a veces resulta esta responsabilidad. Pero, qué maravilla poder hacer algo que le encanta y que además le paguen por ello. Rock no duda de que bien vale la pena el esfuerzo.

¿Diversión o negocio?

Uno de los principales riesgos que se corren al convertir el pasatiempo en negocio es no completar la transición de aficionado a profesional. Sin importar el placer que le cause lo que hace, siempre reconózcalo como una operación comercial.  

1. Abre una cuenta de cheques independiente para tu negocio. El saldo de tu cuenta de banco es una manera rápida y fácil de ver cómo te va, pero no tendrás una imagen clara si no usas una cuenta que sea estrictamente para los ingresos y egresos de la empresa. Una cuenta independiente a nombre del negocio también te ayuda a parecer más profesional a los ojos de los proveedores.

2. Obtén  una tarjeta de crédito para la compañía. Tal vez no puedas conseguir de inmediato una tarjeta a nombre del negocio, pero al menos cuenta con una tarjeta exclusivamente para los gastos de éste. Esta sencilla forma de comenzar dividiendo claramente las cuentas, te ayudará a mantener sus registros en orden. Y si consigues que la tarjeta esté a nombre del negocio, mucho mejor, pues esto te servirá para formar antecedentes crediticios de su nueva empresa.

3. Mantén registros completos y precisos. Establece un sistema para contar con registros desde el principio, y lo más importante, disciplínate para mantenerlos al día. Utiliza cualquier programa de contabilidad para llevar la cuenta de tus ingresos y egresos, así como para crear un sistema de archivo para los recibos.