Startups

Así que tu startup ya creció. ¿Ahora qué?

Algunas compañías se esfuerzan por mantenerse “por siempre jóvenes”, pero llega un momento en que deben aceptar el hecho de que su negocio está madurando.
Así que tu startup ya creció. ¿Ahora qué?
Crédito: Depositphotos.com

Pregúntale a cualquier emprendedor que también sea padre en qué se asemejan ambos roles, y seguramente te dirá que tienen mucho en común. Ambos requieren largas horas de trabajo duro, atención constante e inversión, pero ofrecen a cambio una satisfacción difícil de igualar. También es divertido ver crecer tanto a un proyecto como a un hijo, pues ambos adquieren una personalidad propia. 

Pero, tal como un bebé se convierte en un adulto, una startup madurará al punto de dejar de ser tal. Mientras que algunas compañías trabajan duro por mantenerse “por siempre jóvenes”, inevitablemente llega un momento en que deben aceptar el hecho de que su negocio se está haciendo viejo. Para quienes viven en negación, esto sucede cuando dejan de experimentar con su modelo de negocio y cuando dejan de ser la opción fresca de su industria.

Entre menos tardes en reconocer que tu negocio ha madurado o que tu industria ha evolucionado, podrás responder más pronto y adaptarte a estos cambios.

Aquí encontrarás cinco consideraciones fundamentales para cuando tu negocio se haya establecido. Puedes llamarlas “la adolescencia de los pequeños negocios”, si así lo deseas.

1. No temas cambiar de dirección

A medida que tu negocio crezca, no dejes de buscar innovaciones para tu producto o servicio. Esto podría derivar en un modelo de negocio nuevo y lucrativo.

Tomemos como ejemplo a Yapta, un servicio que rastrea precios de vuelos bajos. En un inicio, la compañía lanzó este servicio principalmente para sus clientes, ayudándolos a ahorrar dinero en boletos de avión cuando los precios bajaban. Sin embargo, pronto se percató de que las ganancias reales se obtenían al rastrear tarifas aéreas para corporaciones que gastan millones de dólares cada año en boletos de avión, por lo que cambió su modelo de negocio de B2C (negocio a consumidor) a B2B (negocio a negocio).

Recuerda que tu base de clientes es uno de tus recursos más valiosos. Al escuchar sus necesidades puedes descubrir nuevas oportunidades en el mercado, algo que probablemente tus competidores menos establecidos no puedan hacer.

2. Esfuérzate por obtener atención

El tipo de relaciones públicas que hayas disfrutado en tu lanzamiento se volverá cada vez más difícil a medida que tu compañía madure, y que tu historia sea escuchada una y otra vez. Para atraer el foco de nuevo hacia tu compañía, asegúrate de experimentar con cosas nuevas, de innovar y de ajustar continuamente tu narrativa.

Además, debes reconocer aquello que tu compañía tiene, y que tus competidores menos maduros, no: una base de clientes establecida. Ponlos en primera fila y déjalos explicar por sí mismos cómo tu producto o servicio ha cambiado sus vidas, industria o la forma en que hacen negocios. A diferencia de la historia contada por ti mismo, estas historias no han sido escuchadas por nadie.

3. “Agita” tu cultura

A medida que una compañía crece, su cultura puede viciarse y la moral, caer por un barranco. Los emprendedores que están dispuestos a ajustar su estilo de liderazgo o añadir perspectivas frescas a su equipo gerencial son más propensos a encontrar el éxito. Cuando te sea posible, considera darle el puesto a un empleado tuyo en lugar de contratar alguien nuevo: esto mostrará a tus trabajadores que existe la posibilidad de crecer como recompensa por el pensamiento crítico, el trabajo duro y la innovación.

Por otro lado, parte de crecer es aprender a tomar decisiones intelectualmente fáciles, pero emocionalmente difíciles. No todos los que empezaron contigo deberían quedarse contigo. Pulir tus equipos te permitirá hacer espacio para ejecutivos más experimentados y sofisticados.

4. Conforma alianzas

Forjar alianzas de negocios con otras startups puede dinamizar tu negocio y hacer que otros te perciban como un innovador o un factor de influencia en tu industria.  Asimismo, es la forma más rápida de exponer tu negocio a un nuevo grupo de clientes: la historia ha demostrado que la polinización cruzada de productos o servicios puede ser sumamente exitosa.

Tomemos como ejemplo la alianza entre HireAHelper y AnyPerk. HireAHelper, un sitio web que permite encontrar opciones de mudanza a excelentes precios, se creó en 2006 y posteriormente forjó una alianza con AnyPerk, una compañía que provee remuneraciones para empleados y que trabaja para más de 2 mil 500 compañías. Con esta alianza, los clientes de AnyPerk recibían un descuento especial al contratar un servicio por medio de HireAHelper, y HireAHelper obtenía una exposición invaluable.

El pensamiento de Sun Tzu nos puede servir de gran inspiración: “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. ¿Con quién podrías crear una alianza que ponga en desventaja a tus competidores mientras que a ti te ayude a avanzar hacia tus intereses?

5. Sé el gigante 

Como una compañía madura y con experiencia, información y lecciones acumuladas, no temas compartir lo que has aprendido. Usa la historia de tu compañía a tu favor al fortalecer tu posición como líder en la industria. Encuentra oportunidades para escribir y hablar sobre los retos que ha enfrentado tu compañía a lo largo del camino, al igual que las victorias que ha acumulado. Conviértete en un líder establecido. En otras palabras, abraza tu recién obtenida madurez y úsala para impulsar la percepción de tu empresa, así como su campo de influencia.

Volverse viejo nunca es fácil. Y, sin embargo, le sucede a todas las compañías exitosas. Aceptar este hecho y aprender a capitalizarlo en lugar de huir de él podría marcar la diferencia entre un crecimiento continuo y la exterminación.