Plan de Negocios

Conoce 4 modelos de hoteles innovadores

Ante un turista más exigente, que requiere comodidad, diseño y atención personalizada, la oferta local de hospedaje se transforma.
Conoce 4 modelos de hoteles innovadores
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El sector turístico es uno de los más significativos para la economía mexicana, pues contribuye con el 8.5% del Producto Interno Bruto (PIB), de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Además, genera 2.5 millones de empleos directos y es la tercera fuente de divisas –superado tan sólo por la venta de petróleo y las remesas–.

Y si bien México como destino turístico ha perdido lugares en el ranking de la Organización Mundial de Turismo (OMT), al pasar del lugar siete al 10, hay buenas noticias: una nueva oferta turística encargada de renovar la hotelería a distintos niveles –desde las micro empresas hasta las grandes cadenas– está mejorarando el panorama al apostar por la renovación de los modelos prefabricados según las necesidades, gustos y apuestas del viajero contemporáneo.

“El turismo de negocios es el que le da vida al sector, pues el crecimiento de 250,000 habitaciones en la última década fue gracias a los viajes de negocios. Sin embargo, comienzan a destacar otras categorías enfocadas al turismo recreativo”, señala Armando Uribe, presidente nacional de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM) De éstas sobresalen cuatro esquemas: business class, de autor, temáticos y ecoturismo.

Belleza es igual a funcionalidad

Catalogadas por la Unesco como paraíso acuífero de aves, las playas de Costalegre, Jalisco, son el lugar en el que Hotelito Desconocido opera desde 1994. “Lo primero que destaca es que el concepto arquitectónico en ningún momento alteró el ecosistema. Por el contrario, nos fusionamos con él”, señala Humberto Lerma, actual director general.

La obra, reconocida dos veces en el concurso International Hotel Awards 2012, estuvo a cargo del despacho SPRB Arquitectos, lo que la transforma, de algún modo, en un patrimonio estético de la región. Su plus es la belleza y funcionalidad del diseño.

El complejo está montado sobre pilotes a la orilla del estero, y desde ahí cada habitación a manera de palafito (27 en total) está ambientada con una figura del tradicional juego de La Lotería. Además, cuentan con piezas de arte mexicano –algunas valuadas hasta en US$2,800– a la venta. La joya de la corona es el spa dedicado a la talasoterapia (terapia inspirada en el poder curativo del agua de mar), que le significó al nuevo grupo de socios una inversión de US$2.5 millones.

Dicha apuesta se encuentra más que justificada. “En México, los hoteles de autor son la segunda tendencia en hospedaje. Los turistas atraídos por esta propuesta son de alto nivel socioeconómico y el glamour, confort y elegancia van antes de los costos”, argumenta Uribe, presidente de la AMHM.

La belleza única del lugar es una razón más para atraer a un público amplio capaz de involucrar a celebridades y personas que tienen más dinero para invertir en espacios de calidad en sus viajes, pero apostando por una experiencia donde la filosofía detrás del hotel se vea reflejada en la funcionalidad de los cuartos y “el acabado fino de las habitaciones y los espacios comunes, donde debe de privilegiarse una estética ad hoc con lo que el turista busca experimentar en el lugar al que viaja”, agrega el arquitecto Alejandro Camarena, dueño y fundador del Hotel Posada del Tepozteco, ubicado en Tepoztlán, Morelos.

Su concepto gana exclusividad con pocas habitaciones, aunque mantiene al turista contento si no cuenta con disponibilidad de espacio al contar con aliados del sector en la región. “Así conducimos al turista a experiencias similares a las nuestras y no perdemos la oportunidad de que vuelvan con nosotros”, complementa.

De hecho, el hotel del arquitecto Camarena apuesta por la incorporación de un espacio presto para el turista, íntimo y fusionado con el mood que distingue a la oferta de valor que tiene Tepoztlán: un aire colonial, aunque con el confort moderno en el servicio y el diseño. “La prioridad de estos conceptos es ganar en lealtad y recomendación por su perfil único, donde se involucra lo mismo el sello particular del lugar, que del diseñador o interiorista al caso”, explica Camarena. “Esto nos permite conquistar a un turista de mayor calidad, con posibilidades de volver a buscarnos, no sólo a un turista de paso que necesita dormir, como el de las fiestas estilo spring breakers”.

Gusto por lo exclusivo (y exótico)

Una apuesta íntegra de hotel autor, desarrollada por arquitectos o diseñadores específicos, convoca a gente interesada en lo especial. Pero también hay opciones especiales y además singulares en cada habitación al mismo tiempo. Diego Le Provost y Alan. V. Fabero, por ejemplo, eligieron el modelo bed & breakfast para iniciarse en la industria hotelera.

El motivo: ellos mismos son ese perfil de huésped que busca vivir la experiencia del viaje también dentro del hotel. “La propuesta de El Patio 77 consiste en ocho habitaciones temáticas, inspiradas en una ciudad mexicana, con el servicio de desayuno, que consiste en bebidas y platillos 100% orgánicos y elaborados a base de productos que compramos en el barrio”, explica Diego, socio fundador.

El Patio 77, ubicado en una vieja casona en la colonia Santa María La Ribera, en la Ciudad de México, ofrece a los turistas –80% extranjeros– la oportunidad de experimentar el estilo de vida propio de los antiguos barrios en medio del caos cosmopolita. Consiste en un hotel temático donde cada habitación retoma la arquitectura porfiriana y se complementa con muebles vintage y elementos propios de la ciudad del país a la que rinde homenaje. “Algunos cuartos comparten el baño, por eso es una opción para el viajero que no le teme a pasar unos días poco convencionales”, advierte el emprendedor.

Esto mismo se puede reproducir con otros temas de por medio. De ahí que las experiencias son la carta de presentación del Hotel Azul de Oaxaca + Galería. En el centro de la misma ciudad de Oaxaca, declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, ofrece la oportunidad de convivir directamente con la propuesta artística de los artistas Francisco Toledo, Luis Zárate, Rubén Leyva, José Villalobos y Jorge Dubón. “El diseño de las suites, bautizadas con el apellido de cada artista, corrió a cargo de ellos mismos y encuentras incluso su obra a la venta, muebles y artesanía oaxaqueña de su propia elección”, cuenta José Luis Bustamante, socio fundador y director general.

A decir del fundador, la apuesta por el modelo de hotel temático se debió a una clara tendencia de los turistas por vivir estancias personalizadas, en hoteles muy pequeños y exclusivos y con una fuerte influencia artística y cultural. Pero ¿cómo logran mantenerse sin agotar su imagen? Cada cierto tiempo los artistas pueden reinventar su suite y eso incluye obra nueva, mobiliario y piezas de arte de la región.

Con un total de 21 habitaciones, hoy el Hotel Azul de Oaxaca + Galería cuenta con el distintivo Tesoros de México y es el único en el estado reconocido por la guía de viajes de lujo Condé Nast Johansens.

Entre la aventura y el medio ambiente

El ecoturismo dejó de limitarse a cabañas de campo con opciones de diversión como la práctica de rappelling o descenso de ríos. Hoy, la tendencia es el ecoturismo sustentable, una práctica que consiste no sólo en alojamientos en medio de la naturaleza, sino en la convivencia armónica con el entorno natural y social. La idea es que los huéspedes vivan la experiencia de conocer directamente cómo vive la comunidad en la que se encuentra el hotel y, al mismo tiempo, procurar el bienestar del ecosistema.

“El primer reto de Hotel Xixim fue ocupar un espacio en la reserva especial de la biósfera de Celestún, Yucatán, sin alterar a la flora y fauna del lugar”, cuenta Jaime Solís, gerente general. Bajo esta premisa, se emplearon técnicas mayas de construcción así como materiales de la zona para evitar traer elementos ajenos a la naturaleza del lugar y ahorrar en mantenimiento. El resultado: 32 habitaciones erigidas en 5.3 kilómetros de playas que se han mantenido vírgenes desde 2007 –año en que el hotel se reinventó–.

Respecto a sus buenas prácticas sociales, 50% del personal es de la zona, el 30% de poblaciones cercanas y 10% proviene de Mérida, la capital. Además, gracias al buen trato que la empresa le da a sus empleados, estos transmiten a los huéspedes las ganas de conocer más acerca de cómo viven, su gastronomía y cómo encontrar la paz en la naturaleza y en la simplicidad de la vida. “Los clientes aprenden ecotecnias replicables a partir de la convivencia con el personal. Así, nunca hay tiempo de aburrirse o extrañar”, concluye Jaime.

Hospedaje para altos ejecutivos

México es el quinto destino latinoamericano de turismo de reuniones, antecedido sólo por Estados Unidos, Brasil, Canadá y Argentina, de acuerdo con la Secretaría de Turismo. Y es que recibir cada año a turistas de negocios nacionales y extranjeros representa para el país una derrama de US$32,500 millones. De ahí que sea la tendencia de hospedaje más popular en la actualidad y que cada vez haya ofertas con servicios que enriquezcan la experiencia.

“Como está dirigido a empresarios, la oferta incluye centro de negocios, sala de juntas, Internet inalámbrico y se complementa con áreas recreativas como gimnasio o spa. Es decir, fomenta la productividad y a la vez brinda espacios de relajación”, agrega Armando Uribe, presidente de la AMHM.

La cadena de hoteles business class City Express no sólo encontró un mercado al alza en 2002 –año en que inició operaciones en la ciudad de Saltillo, Coahuila– sino que logró crear ambientes en los cuales, sin sacrificar comodidad, ofrecen al huésped valor agregado sin incrementar costos. “Vamos tanto al detalle que nos permitimos ciertas ‘travesuras’, como colocar un contacto de luz en el escritorio y no debajo de la cama. Y, al final, el cliente lo agradece”, explica Luis Barrios, director general.

Por US$60 la noche (desayuno incluido), el viajero de negocios obtiene todo lo necesario para realizar su trabajo cómodamente en su habitación y tiene la opción de ejercitarse en el gimnasio o relajarse en la alberca. Esta estrategia hizo de City Express una opción atractiva para los vacacionistas con presupuesto limitado.

Por último, la implementación de tecnologías a favor del medio ambiente le valieron certificaciones internacionales, como la Leadership in Energy & Environmental Design (LEED) y la EDGE, que otorga la International Finance Corporation (del Banco Mundial). Reconocimientos que intentan vincular una cultura común a los turistas responsables, con los beneficios a bajo costo de la empresa.  

Conviértete en un proveedor de hoteles

Actualmente, los turistas toman la decisión de hospedarse en determinados hoteles con base en las experiencias que encontrarán en su habitación sin importar el costo.

Esto ha provocado que cada vez más hoteles busquen productos y servicios con características que pueden transformarse en una oportunidad para todos aquellos que desean involucrarse con este tipo de clientes:

- Alimentos de la zona 100% orgánicos
- Utencilios desechables biodegradables
- Instalaciones amigables con el medio ambiente
- Construcciones sustentables
- Artesanías representativas de la región
- Piezas de arte y mobiliario mexicanos