Recursos Humanos

5 claves para superar una entrevista de trabajo

Es muy común que los emprendedores deban mantener un trabajo mientras sus negocios arrancan con más fuerza.
5 claves para superar una entrevista de trabajo
Crédito: Depositphoto.com

Hay muchos emprendedores que deben mantener un trabajo mientras sus negocios propios toman más fuerza o simplemente, desean mantener los beneficios de un empleo así como el dinero extra que le genere un negocio de medio tiempo.

Como quiera que sea, hay muchas razones por las que un emprendedor (presente y futuro) podría asistir a una entrevista de trabajo.

Lo primero que quiero decirte, es insistir en la idea de que hay que prepararse para cada entrevista de trabajo a fondo, ya que si a cada nueva oportunidad de empleo que te surja, le dedicas el tiempo suficiente, tus opciones de éxito aumentarán de forma exponencial.

Por poner algunos ejemplos:

- Imagina que la persona que te entrevista podría ser tu futuro jefe. Sería buena idea que le hablaras de los éxitos que ha alcanzado su empresa, de ese producto tan bueno que fabrican o de lo identificado que estás con los valores, misión y visión de su negocio.

- A cualquier entrevistador también le gustará que le menciones lo que hace que su empresa sea distinta a las demás. Habla con conocimiento acerca de sus políticas, clientes, productos o en definitiva, haz preguntas que dejen ver que conoces la empresa y el puesto que vas a ocupar.

En general, estas son algunas claves para superar cualquier entrevista de trabajo

1. Deja una buena primera impresión
Esta es, probablemente, una de las claves más importantes en esta parte del proceso de reclutamiento, ya que la mayoría de entrevistadores son capaces de tomar una decisión tan solo unos pocos segundos de ver al candidato.

Algo que siempre funciona para evitar ofrecer una mala impresión es investigar cuál es el código de vestimenta de la empresa y fijarse en cómo se ven los demás empleados de tu departamento. Acompaña tu imagen con un apretón de manos enérgico, manteniendo la mirada y sonriendo de forma natural. Esto te ayudará a superar el primer contacto.

No olvides que la primera impresión comienza a formarse desde que entras a las instalaciones de la empresa, así que sé amable con toda persona que te encuentres. Un reclutador utilizará todas las herramientas a su alcance para saber cómo eres, y una de ellas puede ser tan sencilla como preguntar a sus empleados (personal del estacionamiento, recepcionista, secretaria, etcétera) de qué forma te comportaste al conocerlos. Si les saludaste educadamente, bajaste la mirada y pasaste de largo sin saludar o quizás te mostraste arrogante.

2. No escondas tus defectos
Este es un paso importante, pues si bien durante la entrevista debes tratar de exponer cuales son tus fortalezas, mi consejo es que saques a relucir tus debilidades cuanto antes.

Si tuviste algún problema en el pasado y te echaron de algún trabajo porque cometiste un error grave, deberías comentarlo cuanto antes. Este tipo de cosas no tardan en salir a la luz, así que explícalas con sinceridad y enfócate en dar ejemplos concretos que dejen ver como has superado esa situación.

3. Habla con propiedad y haz preguntas relevantes
Hablar con tu interlocutor demostrando cierto conocimiento de la empresa y del puesto de trabajo al que te presentas, te da una enorme ventaja.

Este objetivo es fácil de conseguir si dedicas el tiempo suficiente a preparar las preguntas que quieres hacer durante la entrevista y te molestas en leer toda la información que se encuentre disponible y haga referencia tanto a la compañía como al puesto de trabajo al que te presentas.

Si te molestas en realizar esa pequeña investigación, te aseguro que el día de la entrevista se verá que tienes un interés real por ese puesto de trabajo y que en poco tiempo podrías estar trabajando como parte de la plantilla.

4. Genera empatía, deja huella
En ocasiones te pones a hablar con alguien que no conoces y simplemente tras cruzar un par de frases, sientes que de algún modo “hicieron clic”. Notas que esa persona te cayó bien y que seguirías hablando con ella un buen rato.

Pues esa sensación tiene mucho que ver con que los dos se parecen y con algo que surge de forma inconsciente. De pronto los dos empiezan a coordinarse, hablan y se mueven de una misma forma, como si cada uno estuviera frente a un espejo.

La idea es que al sentarte ante tu entrevistador entiendas que al también le gustaría hablar con una persona que se le parezca, por lo que se trata de que apliques esta técnica de espejo pero de forma consciente. Esto significa adoptar una cadencia y un tono de voz similar al suyo, expresarte con sus mismos gestos, tomar su misma postura corporal y mostrar afinidad en aquello que le gusta o le disgusta.
Esta táctica debe practicarse y aplicarse con cautela, ya que si se hace de forma exagerada podría tomarse como una burla.

5. Agradece el tiempo que te han dedicado
Otra de las oportunidades para destacar se produce al dar por finalizada la entrevista y despedirte del reclutador. En la mayoría de casos, son muchos los candidatos que se despiden sin más e incluso olvidan la cortesía y muestran mediante sus gestos y palabras cierto descontento o enfado cuando la entrevista no les ha ido tan bien como esperaban.

Pero hasta el momento de la despedida se debe dedicar a demostrar tu agradecimiento al entrevistador. Despidiéndote con la misma energía y optimismo que utilizaste para saludarle por primera vez, y diciéndole sin rodeos, que agradeces la oportunidad y el tiempo que te ha dedicado.

Aprovecha la situación para pedirle sus datos de contacto o su tarjeta profesional. De esa manera podrás hacerle llegar una carta de agradecimiento, que cualquier reclutador tendrá en cuenta y que finalmente refuerza el objetivo: destacarte del resto de candidatos.