Favores

Cómo pedir un favor

Terminó tu peor terror. Te decimos cómo lograrlo sin morir de vergüenza.
Cómo pedir un favor
Crédito: Depositphotos.com

1. “Hola. Linda camisa. Oye… normalmente no hago esto, pero estaba pensando… ¿crees que me puedas hacer un favor y leer esta historia?”

2. “Hola quisiera pedirte un favor. Me gustaría que leyeras esta historia. Siento que la disfrutarías y bueno, eso me daría mucho gusto. Si no tienes tiempo o no estás interesado, no te preocupes, yo entiendo. Es solo que valoraría mucho tu opinión.

¿Qué piensas de la primer petición? No es muy buena, ¿verdad? ¿Sabes por qué? Porque desde el principio quien está pidiendo el favor asume que éste representa una carga inmensa para la otra persona.

Y realmente los favores no tienen por qué ser así. Tal vez esa "carga" se encuentra en la manera que lo pedimos porque te comento, para tu sorpresa, que a la gente le encanta hacer favores.

Por qué a la gente le gusta hacer favores

Estudios indican que hacemos favores con tal de “no fallar” al no hacerlos. Así de fácil, no se necesita tanto contexto. A los seres humanos no nos gusta errar.

En un experimento hecho por profesores en Cornell y en Standford University los participantes fueron retados a pedirle a extraños que por favor llenaran un cuestionario, donaran a la caridad o simplemente que les prestaran su celular.

Al finalizar esta dinámica, los participantes se llevaron una grata sorpresa: la gente accedió el doble de veces que ellos imaginaron.

Usualmente nos preocupamos por “el peso” de la persona al decir "sí", pero investigaciones sugieren que éste es mucho más ligero de lo que creemos.

Inconscientemente las personas siempre se preguntan: ¿por qué lo harán?, es decir, ¿por qué me lo pidió a mí y no a otra persona?, por lo tanto tienen una reacción positiva ante el pedido pues “seguro me tiene confianza”, así que no pienses que te van a decir que no.

Por qué la gente odia escuchar cómo piden un favor

Es simple. Porque no vas al grano y la gente odia los rodeos. Así que solo di qué es lo que quieres. A veces pedimos las cosas como si hubiera una discusión de por medio y realmente no es así.

La respuesta es simple: sí o no. No hay debate ni negociación. Por qué no intentas decir: “me ayudarías muchísimo si me ayudas con esto, crees que lo puedas hacer?

Esto es mucho más efectivo, asegura Vamessa Bohns, coautora de los estudios anteriormente mencionados. “Creemos que darle vueltas al asunto es mucho más educado cuando realmente no lo es”.

Da una “salida”

Otra parte importante es: el “escape” o “salida”. Eso demuestra respeto. El escape en mi petición anterior fue: “si no tienes tiempo o simplemente no estás interesado, lo entiendo.”

Ambas partes sabemos que no te tuve que decir eso ya que si la otra persona no quiere o no tiene tiempo, está bien, pero el hecho de comentárselo demuestra que su tiempo me importa ya que él podría estar haciendo otras mil cosas más, incluyendo ver a la pared, antes que leer mi historia.

No tiene que haber un premio

Un favor no tiene por qué llevar una sorpresa. La gente puede hacerlo sin nada a cambio, incluso, el premio puede resultar una distracción del “sí” inmediato.

“Que te pidan algo es halagador” asegura Bohn.

Cuando alguien solicita tu ayuda para algo, (especialmente para un consejo) lo tomamos como indicador de que esa persona nos valora.

Así que ya sabes, no temas al pedir un favor. Y bueno, regresando a mi petición anterior. ¿Crees tener tiempo de leer esta historia o no?