Madres y negocios

5 lecciones financieras de madres emprendedoras y exitosas

Cuando pensamos en éxito, usualmente lo ligamos al económico; sin embargo, para muchas madres emprendedoras es otra cosa.
5 lecciones financieras de madres emprendedoras y exitosas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando pensamos en éxito, usualmente lo ligamos al económico; sin embargo, te sorprenderá saber que para muchas madres emprendedoras, el mayor éxito reside en lograr balancear su vida de negocios con el rol de madre, más aún de madre soltera.

 Te compartimos 5 lecciones financieras que nos dejan estas mamás emprendedoras con éxito.

1. Tus hijos son tu mayor motor financiero. Para muchas madres puede resultar difícil comenzar un negocio y combinarlo con la crianza y el soporte económico de los hijos; para otras, los hijos se convirtieron en inspiración para la gran idea de negocio. Tal es el caso de la actriz estadounidense Jessica Alba, quien tras convertirse en madre, se dio cuenta de la importancia del uso de productos de origen no tóxico para bebés, y así fundó The Honest Company, empresa de productos para el hogar de origen no tóxico y que promueve el consumo ético. La empresa fue fundada en el 2011 y fue valuada en 1.7 billones de dólares en agosto de 2015.

2. Ayuda a otras emprendedoras sin esperar dinero a cambio. Esto no deber ser confundido con regalar tu trabajo, pero sí con impulsar y empoderar a otras mujeres que tal vez necesiten más de ti. Daisy García, emprendedora y fundadora de su agencia publicitaria, boutique Daibrand.com, en Chicago, Estados Unidos, considera que la competencia no siempre es mala y si sabes canalizar tu buena voluntad, tus competidores se convierten en un apoyo más que una amenaza; la recompensa monetaria será mayor para todos si logras trabajar en equipo.

3. No te cobres el tiempo para ti misma, regálatelo. El pretexto de muchas mujeres para descuidarse es el tiempo que demandan los hijos; sin embargo, la imagen afecta mucho a la salud mental y emocional de una mujer. El arreglarte cada día como si solo existieras tú, puede brindarte un estado de paz y tranquilidad que se refleja en prosperidad y éxito de tu negocio.

4. Conoce el valor económico de tu trabajo. Regalar tu trabajo para ayudar a otras personas no es la idea de un negocio; como tampoco cobrar un precio que esté por las nubes. Lo importante es buscar un balance, y darle el valor justo a lo que haces. El malbaratar tu trabajo desmotivarte en el negocio y generar pérdidas económicas.

5. En tu presupuesto, las finanzas para tus hijos son prioridad. Algunas mujeres no han logrado separar el capital que se invierte en el negocio, con aquel que se destina a los hijos. Querer empezar o acelerar un negocio sin antes tener aseguradas las necesidades básicas de los hijos (educación, vivienda, ropa y alimento) puede generar un desequilibrio notable. Asegúrate de dar prioridad a tu bienestar personal y familiar, pues al final el éxito del negocio será por y para ellos.