Productividad

Cambios mentales que hice para ser millonario a los 22 años (Parte 2)

Un día me di cuenta de que tenía que reinventarme otra vez…
Cambios mentales que hice para ser millonario a los 22 años (Parte 2)
Crédito: Depositphotos,com
  • ---Shares

Hace unas semanas escribí uno de los artículos más populares en Entrepreneur.com. En él detallaba los siete cambios mentales que tuve que poner en marcha para acelerar mi éxito y volverme millonario a los 22 años. Estas fueron las ideas que me elevaron a los grandes niveles de productividad. Cuando reflexionaba sobre los conceptos que abarqué en esa nota, me di cuenta de algo: si quería seguir progresando debía reinventar todos los sistemas que había creado. En resumen, ser asombroso o ser superado. 

Estamos a finales de mayo. Ya trabajé más horas que las que mi competencia labora en todo el año. Estoy en camino de duplicar las ganancias en comisiones que generé en 2015 (un millón de dólares). Mi estrategia ha evolucionado dramáticamente gracias a la aplicación de nuevos conceptos; he logrado recalibrar mi desempeño. 

Aquí va un resumen de lo que estoy haciendo para elevar mi éxito y como puedes imitarlo si así lo deseas. 

Relacionado: 10 tips para ser millonario antes de los 30

1. Redefine tu idea de “trabajo duro”

Para ser el mejor, hay que trabajar como ningún otro. Me despierto a las 4:00 de la mañana entre semana. Voy al gimnasio inmediatamente después para ejercitarme por 40 minutos y meditar por un cuarto de hora. Estoy en camino a la oficina lo más temprano posible para trabajar incansablemente por 15 horas. Nadie trabaja más que yo, menos mi competencia. 

Sin embargo, no basta con trabajar más que los demás. Debes maximizar cada minuto del día. Cuando hice cambios en mis horarios por primera vez, batallé mucho para aguantar el cansancio y mantenerme enfocado. Me di cuenta de que dormir bien, ejercitarme, meditar y comer de manera correcta me permiten tener el “aguante” adecuado. ¿Cómo logré tener una rutina exitosa? Práctica, práctica, práctica. 

El tiempo es tu recurso más crítico. No solo se trata de entender cómo lo utilizas diariamente, también debes estar consciente que es un recurso que se acaba. Trabajar como loco por si solo no te llevará al éxito, pero si dedicas tiempo para nutrir tu cuerpo y tu mente, podrás lograr la armonía que te catapultará.  

2. Trabaja profundamente

Se puede avanzar mucho en lo que llamo “periodos de actividad concentrada”. Llego temprano a la oficina para hacer “trabajo profundo”. Se trata de los proyectos más pesados que tengo, aquellos orientados a crear éxito sostenible a largo plazo. Hacer esto diariamente es crítico ya que le dedicas tiempo a las labores más gratificantes que te mantendrán motivado a pesar de la rutina. 

Para mí, es mejor dedicarle tiempo a estas tareas pesadas lo más temprano posible. Tus clientes apenas estarán comenzando el día y por lo tanto, es menos probable que te busquen. Además, tu voluntad estará al máximo y si empiezas el día trabajando duro, el resto de tus actividades se acomodarán con mayor facilidad. 

Relacionado: 10 preguntas que todo futuro millonario debe hacerse

3. Domina el arte de combinar tareas

Los clientes son primero. Son la única razón por la que tu compañía existe. Es tu deber atenderlos inmediatamente cuando te necesitan. No hay mejor diferenciador que ser conocido por tu servicio excepcional, pero puede ser difícil al momento de mantener arriba tus niveles de productividad. Las interrupciones frecuentes resultan en periodos de trabajo con avances variables. ¿Cómo avanzas con tus pendientes cuando todo el tiempo te están buscando? 

Muchos libros de negocios te recomendarán checar tu corre solo algunas veces al día y proteger tu tiempo de concentración, esos periodos donde no atenderás a nadie. Si no te importa perder clientes por tu falta de respuesta, sin duda es un gran tip para aumentar tu productividad. Una alternativa es aceptar que las interrupciones son una parte inevitable de la vida y aprender a cambiar de una tarea a otra te ayudará a ser más productivo. 

Mi solución fue hacerlo como un juego.  ¿Cómo puedo más “pausar” de manera más mi tarea actual y sumergirme en una discusión compleja con un cliente, para después regresar a lo que estaba haciendo tan concentrado como estaba antes? Puedes lograrlo con una checklist de interrupciones que inicie un proceso sistematizado. Una buena lista debe contener una revisión rápida de lo que estabas haciendo, una acción específica para volver a tomar control de la tarea pendiente (abrir un documento, escribir una palabra) y un marcador mental para forzar el cambio de la concentración de una cosa a otra. 

4. Deja que los datos te guíen 

Imagina hacer la inversión más importante de tu vida sin haber investigado en qué ibas a meter todos tus ahorros. Nadie haría algo así, sin embargo, la mayoría de las personas pasa sus días sin determinar tiempos establecidos para sus actividades más importantes. Confiar en “tu instinto” es lo peor que puedes hacer porque no estás contando con las distracciones que pueden evitar que cumplas con tu trabajo.  La única manera segura de optimizar el uso de tu tiempo es usar los datos que tienes pata determinar cuáles de tus actividades son las más productivas. 

Empieza este proceso determinando cuáles son tus “entradas” y tus “salidas”. En este contexto, las llamadas, correos electrónicos y eventos son “salidas”.  Estas actividades te llevarán a generar más clientes. Con datos suficientes puedes empezar a determinar cuáles son los métodos más efectivos para tener “salidas” más efectivas. 
Por ejemplo, yo analicé mis actividades en una semana y me di cuenta de que conseguía más clientes haciendo llamadas que atendiendo a ciertos eventos de mi sector. 

Relacionada: 10 reglas para volverte millonario

5. No existen las barreras 

¿Alguna vez has escuchado de Kobayashi? En el mundo de los concursos de comedores profesionales es una leyenda. En una de sus mayores competencias de 2001, consumió 50 hotdogs en 12 minutos. El récord mundial era de 25 y él lo dobló a 50. No hay límites en lo que puedes lograr.

¿A qué voy con este ejemplo? Las personas suelen poner barreras a su potencial por lo logrado por otros. No aceptes que hay un techo límite de crecimiento en tu industria.  Siempre hay una manera de ser exitoso y si hay algo que te sea lo suficientemente importante, lucha hasta conseguirlo.