Historias Entrepreneur

Chamolin, un sueño más allá de un vaso de esquites

El mundo no perdió un economista, ganó al emprendedor que hizo de unos "granos de elote", su modo de vida.
Chamolin, un sueño más allá de un vaso de esquites
Crédito: Cortesía Chamolin
  • ---Shares

Corría el año 2000 cuando una idea rondaba la mente de un estudiante de economía del ITAM. Tenía su puesto de comida en el museo del “toco, juego y aprendo”, pero eso no bastaba.

Diego Ortega del Río, de 22 años, jamás pensó que gracias a su espíritu emprendedor, su vida daría un giro. “Yo vendía comida en el Papalote Museo del Niño, pero había limitaciones porque la concesión del museo traía sus productos. Ahí estaba McDonald´s, entonces no debía vender hamburguesas. Pero me dieron chance con los esquites".

Deleite mexicano

Sí, ese manjar mexicano preparado con elote hervido en agua y sal, hierbas de olor y a veces con patas de pollo, era el inicio del sueño de Diego. Ese alimento acompañado de sal, chile y limón; queso rallado y mayonesa, y que se vende en puestos callejeros, fiestas populares, ferias y plazas públicas, fue casi su obsesión.

Una vez detectado el gran potencial de este negocio, Diego se propuso  ofrecer un alimento saludable y a bajo costo. "Mi intención fue contribuir a que los mexicanos comiéramos mejor. Además, se trataba de una botana súper popular, demandada y rica. Quería ofrecerlos a cualquier hora ya que por lo regular la gente espera el fin de semana para ir al ver a esquitero a cierto lugar y hora".

"Ahora o nunca"

El tiempo transcurrió y ya con la licenciatura concluida, Diego aceptó una Maestría en Negocios. Y fui cuando dijo: "es ahora o nunca y ¡que me lanzo!". Y aunque sus estudios eran importantes, “tenía claro que el aprendizaje sobre la marcha, lo era más”. Sin embargo, de pronto se cuestionó: “¿cómo hacer que mis esquites sepan igual a los de la calle? Y ¿cómo lograr que una Pyme se posicione en un mercado tan competitivo como el de autoservicio mayorista y retail?”.

Y otro dilema lo agobió: ¿cómo financiarse? ¿Solicitar apoyo bancario? No, porque las condiciones crediticias a Pymes estaban por las nubes. Fue así como un grupo de amigos y familiares rompieron el cochinito para juntar 500 mil pesos.

Nace Chamolin

Con dinero en mano, trabajó para que sus esquites estuvieran frescos y sabrosos, como recién hechos, listos para su consumo, con una vida larga de anaquel, sin necesidad de refrigeración ni sacrificar sabor, textura, frescura, valor nutricional, calidad y seguridad del producto. “Además, habría que homogeneizar el sabor desde el norte de la República hasta el sureste". Así nació Chamolin, una empresa 100 por ciento mexicana, sin conservadores ni colorantes y apegada a la receta original.

Como en todo, hubo tropiezos. "Creímos que nosotros (su equipo), podíamos hacerlo todo sin apoyo de nadie. Entonces cambiamos la actitud a un esquema de sociedades-participación. Trabajar conjuntamente es primordial. Ninguna práctica existe en aislamiento. Por eso, es necesario establecer estrategias eficientes y consolidar equipos de trabajos capaces de resolver problemas cotidianos".

Tras dos años y medio, Chamolin vio sus primeras ganancias. "No quiero que suene a queja pero en México los pagos en autoservicio son complicados porque te pagan a 30 días. La barrera para la entrada al mercado masivo es brutal. No es lo mismo para una transnacional que para alguien con recursos y accesos limitados al lanzar un producto".

Skit´s

En 2010 el esfuerzo, desveladas y cansancio rindieron frutos con el lanzamiento de Skit´s. "Para comercializar la marca hicimos pruebas con siete tiendas. Era como decirnos:´¡hey, está bien!, pero demuestra que vendes ¿no?´ ¡No es lo mismo hacer esquites en una olla que surtir a Walt Mart!, son diferentes procesos". Skit´s entró a ocho tiendas de Comercial Mexicana. En 2012 llegó a más de mil 500 a nivel nacional. Y entre  2013 y finales del 2014, ya estaba en 200 puntos de venta.

Más de la expectativa

El camino al éxito fue arduo pero gratificante. "El mensaje que me queda hacer llegar a las instancias de México es que deberían existir políticas públicas más enfocadas a las Pymes. Falta apoyo estratégico”, sentencia Ortega del Río.   

¿A qué se refiere? De acuerdo con la Revista Académica de Economía, en su apartado Las Pymes en México, Desarrollo y Competitividad, esa falta de ayuda involucra la falta de financiamiento, la creación de nuevas políticas y programas de apoyo.

En este sentido, Ramón Lecuona Valenzuela, director de la Facultad de Economía y Negocios, Universidad Anáhuac opina: "es indispensable un esfuerzo profesional y robusto para a fin de ampliar el crédito para inversión de las Pymes".

Proyectos

Mientras eso sucede, el fundador de Chamolin -hoy de 37 años- no se duerme en sus laureles. "Estamos por lanzar el esquite con limón y chile; y el esquite fuego. En presentaciones tenemos uno de 400 gramos en porción individual en bolsa; y vamos a lanzar un vaso de esquite listo para su consumo en los sabores antes mencionados".

Para finalizar, recomienda a jóvenes emprendedores no "tirar la toalla" ante las tormentas. “Deben estar a gusto con su emprendimiento. ¿Obstáculos? habrá muchos. Lo que los mantendrá, es la visión de su negocio", concluye.

¿Dónde buscarlos?

Si tú tienes antojo de Skit´s, date una vuelta por Walmart, Comercial Mexicana, Chedraui o Soriana; y próximamente en Oxxo y Seven7Eleven.