Advertorial

¿Cómo elegir el vehículo utilitario para tu Pyme?

Como medio de carga o de transporte, este tipo de automóviles facilitarán la operación de tu negocio, además de ofrecerte algunas ventajas fiscales.
¿Cómo elegir el vehículo utilitario para tu Pyme?
Crédito: depositphotos.com
  • ---Shares

Un automóvil utilitario es algo más que un activo para tu negocio. Es una herramienta de trabajo para impulsar el desarrollo, modernización y competitividad de tu empresa. La oferta es vasta en cuanto a modelos, capacidad de carga, dimensiones, adaptaciones, tipo de combustible y rendimiento, lo que permite satisfacer tanto las necesidades de empresas de servicios (mensajería y paquetería, por ejemplo), como aquellas que requieren carga y transporte (tlapalerías, pastelerías, gaseras, tintorerías, lavanderías y firmas de mantenimiento industrial, entre otras).

Por tanto, este tipo de vehículos dejaron de ser considerados un accesorio en la vida empresarial, para convertirse en una herramienta de trabajo sin la cual es casi imposible operar. Las cifras lo comprueban: la venta de vehículos de usos múltiples y camiones ligeros en México observa una tendencia en aumento.

 

¿Cómo elegirlo? 

Evalúa; de inicio, se recomienda analizar el uso que le darás al vehículo, recorridos promedio, superficie sobre la cual rodarás, tipo de combustible (gasolina o diesel), rendimiento por litro y, por supuesto, el tema del leasing o financiamiento. Antes de optar por alguna marca, no olvides analizar varias opciones, hacer una prueba de manejo y analizar a detalle el contrato de compra-venta.

 

¿Comprar o rentar?

Además de la opción de comprar el vehículo, ya sea bajo un esquema de crédito o mediante una transacción de contado, existe una tercera alternativa para hacerse de un auto. Se trata del arrendamiento puro o leasing, que ofrece ventajas fiscales, financieras y operativas, que constituyen un poderoso imán para las pequeñas y medianas empresas (Pymes), que desean reducir sus costos y gastos, así como apuntalar su productividad.

Y si prefieres comprar, asegúrate de conocer los planes de crédito. Pide una cita con un asesor y solicita que te explique temas como la tasa de interés (si es fija o variable), penalizaciones por pagos anticipados, descuentos por compra de flotillas, pagos extraordinarios, monto de los seguros y costo de servicio y refacciones. También pide que te aclare temas de rendimiento de combustible, especificaciones técnicas y, si es posible, pide una prueba de manejo para que vivas la experiencia completa. Recuerda que una decisión informada es el mejor camino para evitar tropiezos.

Te compartimos una entrevista con el Director de Flotillas de General Motors México, Gerardo Fernández, para tomar la mejor decisión.