Hide this Looking for English Content? Click here

Por esto explotaban los teléfonos de Samsung

El gigante surcororeano tuvo que retirar del mercado el 96% de sus teléfonos Galaxy Note 7 por un fallo. Aquí te contamos los detalles.
Por esto explotaban los teléfonos de Samsung
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En un mercado de negocios, como lo es la tecnología, innovar se vuelve un reto cada vez mayor. En un intento por ofrecer nuevos, mejores y diferentes productos, las empresas han perdido mucho dinero.

Es el caso de Samsung, que después de que el año pasado retirara millones de Galaxy Note 7 por un fallo en las baterías que provocaron la combustión de los equipos, y no en el software como se había pensado al inicio, el fabricante surcoreano dio a conocer las causas. Aquí te las contamos.

Para encontrar qué provocó que los dispositivos fallaran, investigadores e ingenieros, internos y externos a la empresa, realizaron diversas pruebas.

Los expertos encontraron dos errores en la fabricación y diseño de las baterías que produjeron el corto circuito del aparato que posteriormente llevó al sobrecaliento y a la combustión del mismo.

El primero fue hallado en el diseño de las baterías de los teléfonos móviles que salieron a la venta el 19 de agosto. El fallo se produjo en la esquina superior derecha la cual causó deformaciones, generando un cortocircuito que llevó al sobrecalentamiento y éste a su vez al incendio del aparato.

Con este primer reporte de fallas la empresa surcoreana comenzó a retirar los dispositivos del mercado y a fabricar reemplazos para las baterías, pero el acelerado proceso provocó un nuevo error: un defecto en la soldadura que, como la anterior, hizo cortocircuito y sobrecalentamiento del dispositivo.

A pesar de que el modelo Note 7 contaba con el mismo tamaño de batería que aparatos anteriores, tenía una nueva capacidad de carga la cual requería de nuevos procesos de fabricación y ensamblaje. Samsung reconoce su responsabilidad y ofrece disculpas a los usuarios.

Lo anterior significó grandes pérdidas para la empresa pero principalmente la credibilidad de sus clientes.

En la actualidad, el gigante ha retirado 96% de los teléfonos en todo el mundo. Samsung nos dio una gran lección que debemos aprender: querer reinventarse a una velocidad cada vez mayor puede ocasionar grandes errores.