My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

¿Hace cuánto que no tienes tiempo para los que más quieres?

A continuación, relataremos una historia con final feliz. A pesar de los obstáculos, la felicidad ganó.
¿Hace cuánto que no tienes tiempo para los que más quieres?
Crédito: Shifu

María es una mujer que a pesar de las dificultades, desilusiones amorosas y familiares, tuvo un final feliz y muchas otras cosas gracias a lo más preciado que tenemos, el amor.

María fue criada en un hogar humilde con 4 hermanos, siendo ella la mayor. Desde muy pequeña se dio cuenta de que era diferente a los demás, le decía a su mamá que quería trabajar cuando estuviera grande, incluso decía que quería ser presidenta de la república. Su mamá, con voz muy convincente, le respondió: “Las mujeres no pueden ser presidentes”, ella no le hizo caso.

Ya cuando tenía la mayoría de edad era la única de sus hermanos que ya estaba trabajando como practicante en una aseguradora, era la que mantenía su hogar, sus papás mientras tanto atendían una tiendita de abastos modesta. El amor llegó muy temprano a su corazón y de ahí nació lo que hoy es el hombre más importante en su vida, su hijo Andrés.

Sus sueños nunca terminaron, como toda madre soltera quería lo mejor para su hijo, trabajaba día y noche faltando a reuniones escolares, día de las madres, pastorelas o cualquier otro acto que implicaba salir temprano de su oficina. María con 25 años y un hijo de 5 años de edad no era feliz y necesitaba hacer algo al respecto.

Una noche, al llegar a su casa su hijo le preguntó, “¿Puedes jugar conmigo?”, ella le respondió, “Estoy muy cansada”, Andrés, con ojos llorosos le respondió, “Quisiera comprar una medicina para que te la tomes y así se te cure lo cansada”, en ese momento María se dio cuenta de que no tenían calidad de vida.

Sentada con una taza de té empezó a analizar lo que era su vida. ¿Cómo era posible que estaba trabajando por los sueños de los demás y no por los suyos? Sabía lo que necesitaba y era tener un negocio de baja inversión y pocos conocimientos financieros.

Indagando en la computadora empezó a buscar alternativas para poder cambiar su vida y fue como conoció Shifu. Empezó a empaparse de toda la información y mientras más leía más se imaginaba todo el tiempo libre que podría tener con su hijo. Revisó sus ahorros, vendió un terreno que le dejó un tío lejano y se convirtió en empresaria.

Shifu, una empresa mexicana dedicada a cumplir sueños como los de María, enseña a ser una persona exitosa e independiente teniendo todas las características que María quería: bajo costo de inversión, fácil monitoreo, más tiempo libre y sobre todo, oportunidad de crecer.

Hoy en día pasa los mejores momentos con Andrés, pasan largas horas viendo películas con palomitas, hasta tiene tiempo de hacerle su comida favorita. María escogió tener calidad de vida, tú puedes ser como María.