Hide this Looking for English Content? Click here

Así es la ruta orgánica que protege a la mariposa Monarca

Arrancamos esta serie en texto y video sobre la mariposa Monarca, su situación actual y las diversas iniciativas que buscan salvarla. ¡Disfruta el Capítulo 1!
  • ---Shares

La falta de alimento, la deforestación y el cambio climático están afectando el número de mariposas Monarca que llegan a los santuarios mexicanos del Estado de México y Michoacán.

Ante el descenso de la temperatura cada mes de septiembre estos insectos emprenden el vuelo desde las montañas rocosas al sur de Canadá hasta nuestro país, pero la cantidad ha disminuido alarmantemente: únicamente una de cada diez mariposas sobreviven al trayecto.

En este viaje las mariposas recorren hasta cinco mil kilómetros de distancia para pasar el invierno en bosques mexicanos donde la temperatura será más adecuada para su sobrevivencia.

Cada mariposa mide en promedio 10 centímetros y pesa menos de 2 gramos y aunque nunca antes ha hecho este viaje, vuelan 120 kilómetros por día, segura de cumplir con su destino, hibernar a donde sus antecesoras llegaron antes. Complejos mecanismos de navegación las respaldan, ellas conocen la ruta, aunque esta autopista trazada en su código genético ha cambiado su paisaje con los años.

El programa Ruta Monarca es un grupo de especialistas dedicados al cuidado de estos lepidópteros, trabaja desde hace más de una década en soluciones para revertir su posible extinción. En su más reciente proyecto se ha asociado con la iniciativa privada, como la empresa OHL México, comunidades y académicos de la Universidad de Chapingo. El objetivo es la construcción de jardines agroecológicos donde las mariposas encontrarán las condiciones adecuadas para alimentarse y descansar.

Estos jardines formarán una autopista para la mariposa, en donde encontrarán una ruta de flores de trébol y alfalfa que servirán de alimento a los machos y pensamientos y otras flores de colores y aromáticas para las hembras.

Esteban Sánchez Reyes es agricultor y uno de los beneficiarios del programa Ruta Monarca en el ejido Sabana del Rosario, en el Municipio de Villa de Allende en el Estado de México. Preocupado porque ya no llegan tantas mariposas como antes, destinará mil 100 metros de su terreno para la colocación de uno de los jardines agroecológicos. Don Esteban sabe que la ruta de la monarca atraviesa su tierra y consciente de ello, sembrará todo natural porque ya no quiere que por causa de los químicos las mariposas mueran en su recorrido.

José Antonio García es ingeniero y responsable del jardín piloto del proyecto de Ruta Monarca, un jardín agroecológico que si se le ve desde arriba aparenta

una gran mariposa. José está muy orgulloso de su labor y ha encontrado múltiples beneficios en la creación de este tipo de jardines.

Algunos de los beneficios son para el cuerpo, como el té que toma todos los días con flores sembradas en el jardín; otros son para el alma, por el gozo que le da contemplar la belleza y colores de las flores y el mayor de los beneficios, fue atestiguar la llegada de las mariposas al jardín, el nacimiento de una nueva generación y su partida.

La esperanza para Don Esteban y José Antonio, constructores de la autopista de las mariposas, es que dentro de unos años, con el programa Ruta Monarca se incremente el número de mariposas en los santuarios mexicanos y sus alrededores. 

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.