Hide this Looking for English Content? Click here

Emprende con un centro de reciclaje de llantas

Aún no existe una regulación como tal para quienes invierten en plantas trituradoras y venden la materia prima por separado.
Emprende con un centro de reciclaje de llantas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Por qué?

En México existen 40 millones de llantas en condiciones de desecho. Del total, 11 millones se encuentran en tiraderos al aire libre u otros lugares inapropiados y sólo una de cada 10 es reciclada de manera correcta. Esto de acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente del Estado de México. Y aunque a novel estatal se han redoblado los esfuerzos por mitigar la contaminación que producen las llantas, aún hay trabajo por hacer.

En 2013, se estimó que cada minuto eran desechadas 50 llantas en el país. Esta cifra, ya alarmante desde entonces, se ha incrementado debido, en gran medida, al crecimiento del parque vehicular. De 2000 a 2012 el parque vehicular se duplicó al pasar de 15.6 a 35 millones de unidades, mientras que la tasa de motorización pasó de 160 a 300 automóviles por cada mil habitantes, afirma el Reporte nacional de movilidad urbana en México 2014-2014.

Si bien es cierto que las cementeras adquieren llantas en desuso para echar a andar sus hornos, también lo es que deben cumplir con ciertos lineamientos para el uso de neumáticos en desecho. Sin embargo, aún no existe una regulación como tal para quienes invierten en plantas trituradoras y venden la materia prima por separado. Por eso, si estás interesado en este emprendimiento, continúa leyendo.

¿Cómo?

Un negocio de reciclaje de llantas implica una inversión considerable. Primero, contempla la compra o renta de un terreno más la construcción de un almacén para resguardar los neumáticos y no contaminar el entorno. La recomendación es que se localice fuera de la ciudad y que esté bien comunicado por carretera.

En cuanto a la planta trituradora, habrá que invertir a partir de US$150,000.00 aproximadamente. Pide cotizaciones con empresas especializadas en este tipo de tecnología y evita riesgos, como descomposturas que invaliden la garantía o dificultades para hacerte de refacciones. También busca opciones que brinden capacitación para quienes operarán el equipo.

Ejemplos de éxito en México