15 lecciones para emprendedores cortesía de 'Silicon Valley'

Nos dimos a la tarea de extraerte valiosas enseñanzas de esta serie de televisión de HBO. ¡Conócelas y aplícalas en tu negocio!

El meteórico y caótico asenso de Richard Hendricks (Thomas Middleditch) al frente de su startup Pied Piper en Silicon Valley regresará a las pantallas el 23 de abril con una cuarta temporada. Por ello, nos dimos a la tarea de extraer valiosas enseñanzas sobre qué hacer y qué no hacer cuando se emprende una compañía a partir de sus peripecias en la serie de HBO. Aquí las valiosas lecciones:

1. Ten un buen producto: asegúrate de que lo que venderás realmente sea revolucionario o, cuando menos, funcional para posibles clientes o usuarios. No te encapriches con lanzar algo que a nadie le interesa más que a ti. Tal vez vas por buen camino pero no le has dado al clavo. Analiza bien tu idea, puede que haya algo valioso que rescatar.

2. Haz un plan de negocios: ya que tengas una idea busca asesoría de alguien que sepa hacer un plan de negocios que se le pueda presentar a posibles inversionistas que ayuden a fondear el proyecto. Aquí debe quedar clara cuáles son la misión y visión de la empresa. Si la visión no está bien pensada puedes colapsarlo todo antes de que siquiera arranque propiamente.

3. Aprende a negociar: no hay que ceder a todas las presiones, pero debes saber defender tu producto sin ser grosero ni pedante, en especial si hay varios interesados en sumarse a tu proyecto, ya sea como inversionistas o empleados.

4. Ten un buen nombre: busca un buen nombre para tu compañía. Escucha argumentos y haz focus groups, no te cierres únicamente a tus ideas o a lo que te parece bien sólo porque es tu empresa, al final se trata de una marca que debe despegar, no de ti y tus gustos personales.

5. Elige bien a los miembros del consejo: al tomar la decisión sobre quiénes conformarán tu consejo debes pensar en gente con habilidades complementarias a ti pero que también vean por los intereses de la empresa y no sólo por los propios.

6. Fíjate a quién contratas: busca verdaderas referencias de las personas que contratarás y no te dejes deslumbrar únicamente por lo que prometen o aparentan. Tienes que atraer a la mejor gente para que trabaje en tu equipo pero no sólo en cuestión de habilidades, sino también de lealtad.

7. Desarrolla inteligencia emocional: sólo si sabes manejarte con prudencia, sin tomar las cosas de forma personal y con la cabeza fría podrás manejar las responsabilidades y el estrés que te envolverán al crear una compañía. Una persona inmadura e insegura al frente de una empresa son garantía de caos.

8. Pon atención con quién te alías: saber con quién negociar y sumar esfuerzos es clave para que a la larga no te boicoteen o traten de robarte la empresa o la idea.

9. Soluciona problemas: siempre debes estar atento a la manera de solucionar problemas con los recursos que se tienen y tomar decisiones estratégicas que permitan hacer más con menos. Pregúntate: ¿en qué se necesita invertir verdaderamente? No desperdicies recursos en productos de marketing que tal vez no necesitas por el tipo de negocio que tienes.

10. Supervisa al departamento legal: desde un principio tienes que proteger tu creación; cerciórate de que todos los documentos legales están en orden y que no hay forma de que nadie te demande por ningún motivo porque puedes perderlo todo.

11. Practica el FODA: analiza las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas de tu empresa, de tu producto e incluso puedes aplicarlo para mejorar procesos sobre las labores diarias.

12. Aprende a relegar: no puedes hacerlo todo tú e incluso puede que no seas la persona apta para hacerlo. Tienes que conocer muy bien cuáles son tus habilidades y las de la gente que te rodea para ponerlas al servicio de la compañía.

13. No trabajes contra tu CEO o tu propia gente: si sacar adelante una empresa es complicado, lo es aún más cuando hay problemas internos y la gente rema hacia diferentes puertos. Concilia posturas y suma esfuerzos aunque no seas el CEO de tu propio proyecto.

14. Ten un buen departamento de RP: los problemas surgirán tarde o temprano, así que deben estar listos para solucionar las crisis, para posicionar los mensajes correctos en los medios de comunicación y ser creativos. Deben ser personas de confianza porque ellos serán quienes manejarán la cara de tu marca.

15. Nunca, nunca, nunca alteres los números: es tentador, en especial en los tiempos de internet, pero jamás cometas fraude o algún tipo de alteración que pueda afectar a tu compañía o los lleve a actuar sin ética, por muy buenas intenciones que haya detrás. Mejor haz todo lo que esté en tus manos para que el crecimiento sea orgánico y aceptable. 

My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue