Hide this Looking for English Content? Click here

15 lecciones para emprendedores cortesía de 'Silicon Valley'

Nos dimos a la tarea de extraerte valiosas enseñanzas de esta serie de televisión de HBO. ¡Conócelas y aplícalas en tu negocio!
  • ---Shares

El meteórico y caótico asenso de Richard Hendricks (Thomas Middleditch) al frente de su startup Pied Piper en Silicon Valley regresará a las pantallas el 23 de abril con una cuarta temporada. Por ello, nos dimos a la tarea de extraer valiosas enseñanzas sobre qué hacer y qué no hacer cuando se emprende una compañía a partir de sus peripecias en la serie de HBO. Aquí las valiosas lecciones:

1. Ten un buen producto: asegúrate de que lo que venderás realmente sea revolucionario o, cuando menos, funcional para posibles clientes o usuarios. No te encapriches con lanzar algo que a nadie le interesa más que a ti. Tal vez vas por buen camino pero no le has dado al clavo. Analiza bien tu idea, puede que haya algo valioso que rescatar.

2. Haz un plan de negocios: ya que tengas una idea busca asesoría de alguien que sepa hacer un plan de negocios que se le pueda presentar a posibles inversionistas que ayuden a fondear el proyecto. Aquí debe quedar clara cuáles son la misión y visión de la empresa. Si la visión no está bien pensada puedes colapsarlo todo antes de que siquiera arranque propiamente.

3. Aprende a negociar: no hay que ceder a todas las presiones, pero debes saber defender tu producto sin ser grosero ni pedante, en especial si hay varios interesados en sumarse a tu proyecto, ya sea como inversionistas o empleados.

4. Ten un buen nombre: busca un buen nombre para tu compañía. Escucha argumentos y haz focus groups, no te cierres únicamente a tus ideas o a lo que te parece bien sólo porque es tu empresa, al final se trata de una marca que debe despegar, no de ti y tus gustos personales.

5. Elige bien a los miembros del consejo: al tomar la decisión sobre quiénes conformarán tu consejo debes pensar en gente con habilidades complementarias a ti pero que también vean por los intereses de la empresa y no sólo por los propios.

6. Fíjate a quién contratas: busca verdaderas referencias de las personas que contratarás y no te dejes deslumbrar únicamente por lo que prometen o aparentan. Tienes que atraer a la mejor gente para que trabaje en tu equipo pero no sólo en cuestión de habilidades, sino también de lealtad.

7. Desarrolla inteligencia emocional: sólo si sabes manejarte con prudencia, sin tomar las cosas de forma personal y con la cabeza fría podrás manejar las responsabilidades y el estrés que te envolverán al crear una compañía. Una persona inmadura e insegura al frente de una empresa son garantía de caos.

8. Pon atención con quién te alías: saber con quién negociar y sumar esfuerzos es clave para que a la larga no te boicoteen o traten de robarte la empresa o la idea.

9. Soluciona problemas: siempre debes estar atento a la manera de solucionar problemas con los recursos que se tienen y tomar decisiones estratégicas que permitan hacer más con menos. Pregúntate: ¿en qué se necesita invertir verdaderamente? No desperdicies recursos en productos de marketing que tal vez no necesitas por el tipo de negocio que tienes.

10. Supervisa al departamento legal: desde un principio tienes que proteger tu creación; cerciórate de que todos los documentos legales están en orden y que no hay forma de que nadie te demande por ningún motivo porque puedes perderlo todo.

11. Practica el FODA: analiza las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas de tu empresa, de tu producto e incluso puedes aplicarlo para mejorar procesos sobre las labores diarias.

12. Aprende a relegar: no puedes hacerlo todo tú e incluso puede que no seas la persona apta para hacerlo. Tienes que conocer muy bien cuáles son tus habilidades y las de la gente que te rodea para ponerlas al servicio de la compañía.

13. No trabajes contra tu CEO o tu propia gente: si sacar adelante una empresa es complicado, lo es aún más cuando hay problemas internos y la gente rema hacia diferentes puertos. Concilia posturas y suma esfuerzos aunque no seas el CEO de tu propio proyecto.

14. Ten un buen departamento de RP: los problemas surgirán tarde o temprano, así que deben estar listos para solucionar las crisis, para posicionar los mensajes correctos en los medios de comunicación y ser creativos. Deben ser personas de confianza porque ellos serán quienes manejarán la cara de tu marca.

15. Nunca, nunca, nunca alteres los números: es tentador, en especial en los tiempos de internet, pero jamás cometas fraude o algún tipo de alteración que pueda afectar a tu compañía o los lleve a actuar sin ética, por muy buenas intenciones que haya detrás. Mejor haz todo lo que esté en tus manos para que el crecimiento sea orgánico y aceptable. 

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.