My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue

El 92% de los mexicanos tiene espíritu emprendedor, pero...

Al momento de comenzar un negocio, las ganas de los emprendedores disminuye, de acuerdo con el Amway Global Entrepreneurship Report
El 92% de los mexicanos tiene espíritu emprendedor, pero...
Crédito: DepositPhotos

Durante 2016 los mexicanos dieron muestra de su deseo de abrir un negocio, lo consideraron viable e incluso, señalaron que veían estabilidad para emprender, de acuerdo con el Amway Global Entrepreneurship Report (AGER) 2016

Éste ubica a México en el octavo lugar de entre 45 países con espíritu emprendedor, por debajo de Vietnam, India, Thailandia, China, Sudáfrica, Brasil y Malasia.

El reporte indicó que en México, el 92% de los encuestados tiene actitud positiva hacia el emprendimiento; sin embargo, en lo referente al potencial del emprendedor (quienes se imaginan empezando un negocio), el resultado disminuye a un 73%, de un 81% en 2015. 

Además el Índice de Espíritu Emprendedor mostró que el 93% de los mexicanos considera que a pesar de no imaginarse iniciando un negocio, sí considera que tiene las habilidades y recursos para iniciar uno.

AGER 2016 también reveló que las tres principales razones para iniciar un negocio en el país son: la compatibilidad entre la familia, ocio y carrera profesional, la búsqueda de un segundo ingreso y la autorrealización. 

Lo que significa –explicó Daniela Ruiz Massieu, socia académica de AGER 2016 en México por el ITAM– que los emprendimientos en el país están motivados más por la necesidad de autoemplearse que por ideas innovadoras.

Los expertos consideraron que para transformar el espíritu emprendedor en negocios reales con innovación y que generen empleo, hace falta generar mayor estabilidad económica, créditos más baratos y menos burocracia, pero sobre todo promover mayor confianza. 

Omar Zarur, director general de Amway México, señaló que “la piedra angular del emprendimiento va a seguir siendo la confianza, las ganas, la entereza de poner la acción en uno mismo, y no en esperar a que haya créditos baratos o se acabe la burocracia”.