My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Historias Entrepreneur

Buscan conquistar pueblos mágicos con paletas con "piquete"

Con el dinero de una tanda, un préstamo familiar y dos congeladores que rescataron de la bodega de una carnicería, estos emprendedores arrancaron Pizztoleta, un negocio lleno de sabor.
Buscan conquistar pueblos mágicos con paletas con "piquete"
Crédito: Cortesía
5 min read

Pizztoleta es una marca de paletas con “piquete” que surge del ingenio de Giovanna Mazzoco Bejar y su novio Juan Manuel Romero Ramos, dos emprendedores originarios del Estado de México que hoy viven en Querétaro.

Con el dinero de una tanda, un préstamo familiar y dos congeladores que rescataron de la bodega de una carnicería propiedad del papá de Giovanna, es como estos emprendedores iniciaron esta curiosa marca que tiene un concepto que mezcla coctelería, personajes de la tradicional lotería mexicana y las muñecas de trapo de Amealco, Querétaro.

Esta pareja produce y vende crema de mezcal en el pueblo mágico de Bernal, en el municipio de Ezequiel Montes. Los comentarios de sus clientes, quienes aseguraban que el sabor de su producto era parecido al de un helado, despertó en ambos jóvenes la inquietud de un nuevo negocio.

“Nosotros teníamos un negocio de cremas de mezcal, entonces mucha gente nos decía que les sabía a helado. Entonces, mi novia siempre tuvo la inquietud de hacer un helado de la crema de mezcal, sólo que por no conocer las fórmulas pues no podíamos concretarlo.  Entonces surgió la inquietud y nos pusimos a investigar todo para hacerlo”, explica Manuel.

En esa búsqueda conocieron a un ingeniero en alimentos que los apoyó para congelar su producto, pero también decidieron empezar a congelar cocteles, dando origen a las Pizztoletas con “piquete” (palabra popular que los mexicanos ocupan para referirse a la mezcla de una porción de licor con otra bebida como café, té o refresco).

Crearon por ejemplo, la paleta de mojito, la de mezcal con chamoy y limón, la de baileys, la de perla negra, la de margarita y daiquiri, entre otras; todas con licor de verdad.

“Queríamos algo diferente, algo que saliera de lo cotidiano. Tal vez hay lugares donde venden helados con alcohol, paletas con alcohol, pero además nosotros queríamos darle una identidad queretana. Los muñecos que estamos manejando son basados en las muñecas de trapo queretanas”, agrega.

Actualmente, esta marca cuenta con 14 sabores y cada una de estas deliciosas paletas tiene un personaje de la lotería con la imagen de las muñecas queretanas de trapo. Aunque al inicio sólo se pensó en paletas con licor, con el tiempo también incluyeron paletas sin licor para los niños.

Manuel recuerda que no tuvieron un buen inició y califica su arranque como “triste”,  pues luego de pasar mucho tiempo investigando la viabilidad de este negocio, así como todo lo necesario para echarlo a andar, en la apertura pasó algo que los desanimó y casi los obligó a echarse para atrás.

Con todo el nerviosismo y emoción que lleva iniciar un negocio, Juan Manuel y Giovanna prepararon 56 paletas, pues únicamente contaban con dos moldes. Una noche antes de iniciar, acomodaron sus primera pizztoletas en uno de los refrigeradores y se fueron a descansar animados por el arranque de esta nueva aventura emprendedora.

Al siguiente día, al llegar al local, encontraron su primera inversión derretida a causa de una falla eléctrica que apagó el refrigerador. 

“Entonces pasó que se botó la pastilla (de la instalación eléctrica) y las 56 paletas se derritieron y nos pusimos súper tristes y pensamos que esto no era lo nuestro. Se te derrite tu primera inversión y, pues, piensas ya valí… La segunda vez dejamos las paletas (en el congelador) rogándole a Dios que todas las mañanas que abriéramos el local estuvieran bien”, recuerda este emprendedor.

Luego de este accidentado arranque, fueron aumentando su producción. A las pocas semanas contaban con una producción de 150 paletas aproximadamente para un fin de semana, las cuales se acabaron en un solo día, durante un puente vacacional. Al siguiente día sólo pudieron llevar otras 56 paletas, mismas que se acabaron en menos de una hora.

Desde entonces no han dejado de crecer y actualmente cuentan con dos puntos de venta en Bernal y uno más en la ciudad de Querétaro, y se alistan para abrir otros dos nuevos puntos.

Estos jóvenes emprendedores son admiradores de los pueblos mágicos, por ello piensan en llegar a más de estas poblaciones con estas deliciosas paletas con “piquete”.

Con las ventas actuales ya invirtieron en el diseño de imagen y en afinar el modelo de negocios que presentarán sus próximas sucursales.

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Este es el programa que quiere ayudar gratuitamente a las emprendedoras