Historias Entrepreneur

Él convierte la contaminación en energía

Rafael Ríos, fundador de Microbiotecnología Aplicada Dos Ríos, buscó algo más que dinero para heredar a su hijo y encontró un negocio que ya deja ingresos de 11 millones de dólares en 2016 . Su tecnología aprovecha la contaminación para producir electricidad y biopolímeros para combatir sequías.
Él convierte la contaminación en energía
Crédito: Carlos Castañeda / Entrepreneur en Español
15 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Rafael Ríos reconoce que explicar lo que hace su empresa, Microbiotecnología Aplicada Dos Ríos, es complicado. Pero si tuviera que hacerlo en una sola línea, sería ésta: convertir un problema en una solución. Y el problema más grande que enfrenta el planeta son los gases de efecto invernadero (GEI)  y su impacto negativo en el medio ambiente.

La tecnología que Rafael ha desarrollado junto con sus socios y técnicos logra aprovechar los desechos orgánicos que dejan la agricultura y la ganadería, los procesa para hacer gas que genere energía eléctrica, permitida para autoconsumo , y biopolímeros para sembrar árboles en lugares con alto estrés hídrico (cuando la demanda de agua en determinado lugar es más alta que la disponible).

Sin planearlo, la reforma energética, enfocada en el sector de hidrocarburos, le abrió oportunidades a Dos Ríos. “Todos querían ser parte de la reforma energética, pero es sólo para los grandes inversionistas. Los pequeños, como los ganaderos, se acercaron a nosotros.”

La actividad económica de la agroindustria deja un gran impacto en el medio ambiente debido al consumo de electricidad, tierras, agua y la producción de óxidos nitrosos y metano. El 20% de los gases de efecto invernadero producidos en el planeta provienen de este sector, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“La mayor parte de las emisiones directas de metano y óxido nitroso, dos GEI potentes, son el resultado de la ganadería, la producción de arroz en los campos inundados y la aplicación de abonos nitrogenados y estiércol, todo lo cual puede reducirse mediante la implementación de mejores prácticas de manejo”, agrega la organización en un estudio.

La innovación de Dos Ríos puede significar una revolución energética autosustenable. “No necesitamos refinerías ni grandes instalaciones. Lo podemos hacer todo en un mismo lugar”, indica Rafael. Esto contrasta con el panorama actual de la industria de refinación en México, donde las seis  refinerías de Pemex en el país operan en su conjunto a menos del 60% de su capacidad, lo que aumenta las importaciones de Estados Unidos, que están sujetas al tipo de cambio.

Para mostrar ‘in situ’ cómo funciona su tecnología y tener más oportunidades de negocio, la compañía actualmente invierte 350 millones de pesos en la construcción de un  tecnoparque a lado de la autopista México-Querétaro, que estará listo en junio de 2018.

Transformar la contaminación

“Por azares del destino”, dice Rafael, quien es contador público de profesión y estudió en Suiza con una beca en 1998, allá hizo análisis de las consecuencias de los gases de efecto invernadero en el medio ambiente. “En ese entonces era un tema tabú”, recuerda. Ahora es un asunto de gran preocupación para la mayoría de los países, objeto de controversias y críticas por parte de científicos y políticos, muchos de ellos apadrinados por las industrias de hidrocarburos.

Durante su estancia en Suiza no pudo hacer un proyecto, pero Rafael ya estaba involucrado en este tema. Regresó a México con ese conocimiento y decidió emprender. Buscó colaboradores e ingenieros químicos que lo ayudaran con su empresa, la cual nació con la misión de invertir en el futuro, y uno de esos mercados era el de maderas preciosas. “Precisamente porque sabíamos que mientras hubiera menos madera, podía ser un proyecto bastante rentable en el futuro”, comenta, “y también quería heredar algo a mis hijos que no fuera solamente dinero.”

Rafael hizo diplomados, conoció más de la agroindustria, de las sequías y el estrés hídrico. Junto con su hermano Gerardo, fundó Microbiotecnología Aplicada Dos Ríos, en febrero de 2009, que es dueña de la tecnología que desarrollaron. Ahora es una holding de cinco empresas, cuentan con siete secretos industriales registrados y tres patentes en trámite.

Pero la compañía empezó a dar sus primeros frutos hasta 2013 con plantaciones piloto con un polímero higroscópico. Estos componentes son capaces de absorber el agua cientos de veces su peso y pueden proporcionar paulatinamente del vital líquido a las raíces de las plantas y árboles, por lo que pueden crecer en zonas con estrés hídrico.

Pero había un problema. “El petróleo siempre subía de precio, y el polímero también. Ahí fue cuando empezamos a buscar un polímero que no fuera hecho de petróleo porque era muy caro”, cuenta Rafael. Ahí es donde encontraron la solución: en el mismo problema.

Uno de los socios de Dos Ríos, que había estudiado química del carbono, vio grandes oportunidades en el gas metano, uno de los más usados y contaminantes en el planeta y que se encuentra en grandes cantidades en los desechos orgánicos. Ahí la empresa comenzó a involucrarse con las agroindustrias para concentrar la contaminación y transformarla de forma segura.

“Hablamos con unos ganaderos y nos dijeron ‘sin ningún problema, aquí el estiércol se desperdicia’. Empezamos a concentrarlo, a usar biodigestores y vimos el potencial para generar energía eléctrica. Pero empezamos a ver que el dióxido de carbono (CO2) tenía un gran potencial, ahí decidimos invertir más y aprovechar esas emisiones para producir proteínas, carbohidratos, aceites, y es en donde le damos al clavo, haciendo una fórmula que nos permite crear láminas de acrílico con biodiésel.”

Diseñaron en papel una cadena productiva y, para ver si era viable, después pagaron a algunos investigadores que hicieron el desarrollo y lograron hacer toda la cadena de producción basado en metano, descomponerlo en biodigestores, convertirlo en un gas para los motores y generar energía eléctrica, y de ahí volver a sacar el CO2 y convertirlo en biodiésel y el residuo lo transformaban en acrílico

“Ahí le pegamos al ciclo y lo mejor es que podemos hacerlo en un solo lugar.”

Dos Ri?os usa poli?meros higrosco?picos para plantar a?rboles // Foto: Entrepreneur en Español 

Dos vertientes de negocio

En la película de ciencia ficción Blade Runner 2049, el personaje de Ryan Gosling trata de encontrar pistas a partir de un pequeño caballo de madera que está relacionado a sus recuerdos. Un chatarrero analiza el pequeño juguete, le da una olfateada y dice: “Eres rico”. Es ficción, pero en el futuro las maderas pueden ser más escasas.

Rafael explica que Dos Ríos tiene dos vertientes de negocio. Una, es el producto terminado, como el polímero y el sustrato, el Water Pot (una especie de maceta de agua) y el Bíopot (sustrato de polímero, a base de hormonas vegetales). “Esos productos los tenemos a la venta para quien los quiera. Son productos que previenen el estrés hídrico y permite a las plantas crecer con muy poca cantidad de agua durante el año y prácticamente con solo las lluvias puedes tener en vez de un cultivo por temporal, puedes tener dos y hasta tres al año.”

Los clientes más grandes del Water Pot están en el extranjero. “En Australia nos compran muchísimo cada año, porque están creciendo sus desiertos. También tenemos una representación para los Emiratos Árabes Unidos que están produciendo mucho. En China, tenemos un convenio de colaboración para producir parte del polímero allá, usando el desperdicio de propanotriol (glicerina). En el extranjero, hay 165 hectáreas de plantaciones piloto con Water Pot en Egipto y Australia, Dubai y  Abu Dhabi.

Agrega que en México no son más de 10 o 15 hectáreas en las que se ha plantado con  el Water Pot. En 2014 se hicieron pruebas piloto en los estados de Durango y Chihuahua.

En México, la mayoría de la madera que se consume es importada, a pesar de que en el país existen 7 millones de hectáreas de clima templado y tropical, aptas para desarrollar plantaciones forestales comerciales, de las cuales el 80% se ubica en regiones tropicales y sub-tropicales del país, según datos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

La segunda línea de negocio son las alianzas con productores agrícolas. Rafael cuenta que los agricultores y ganaderos enfrentan muchos costos: consumen luz de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), diésel para toda su maquinaria e importan la proteína para su ganadería.

“Llegamos con ellos y vemos su utilidad, que suele ser un margen de entre 3 y 14% anual, y nosotros les decimos: ‘Con una pequeña inversión puedes producir tu proteína, el biodiésel y luz eléctrica. Nos asociamos con ellos, metemos nuestra tecnología a sus granjas y a sus bodegas, y logramos producir energía muy barata, proteína y biodiésel. La ventaja es que no tienen que salir de sus hogares, por lo que no facturan ante CFE, ni importar proteína, todo se hace en sitio”, explica el emprendedor.

 Rafael  asegura que elevan el porcentaje de utilidad de los productores entre 35 y 40% y, de ese aumento de utilidades, su empresa gana el 50% . “Todos ganan porque sus desperdicios se vuelven un insumo y nosotros nos hacemos socios de las empresas y nos quedamos con ellas para que obtengan lo que quieren.”

En México hay un potencial de producción de 3,000 Megawatts (MW) de energía eléctrica con biogás proveniente de la recuperación y el aprovechamiento del metano a partir de residuos animales, sólidos urbanos y tratamiento de aguas residuales, de acuerdo con un documento de la Secretaría de Energía (Sener) con datos de 2010. 

No obstante, México es el que menos aprovecha los residuos sólidos entre los países que integran la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Casi el 80% de los residuos sólidos urbanos van a parar al basurero o rellenos sanitarios, de acuerdo con datos del organismo.

Ramses Pech, analista independiente del sector energético, indica que para obtener 10 MW de electricidad, se necesitan entre 500 y 600 toneladas de biomasa con una humedad del 60%. Si se usa la biomasa en un rancho con ganado, debe haber bastante excremento por día. Y si es con aguas residuales, va a depender de qué tipo sean.

“Esta tecnología le conviene al sector agrícola y ganadero. En México, casi más del 80% de los municipios no tienen relleno sanitario. Otra complicación es que los rellenos se llenan de basura, pero tardan entre 3 y 5 años en que se pudra y se produzca el metano”, agrega.

“Todos queri?an ser parte de la reforma energe?tica, pero es so?lo para los grandes inversionistas. Los pequen?os, como los ganaderos, se  acercaron a  nosotros.”  Rafael Ri?os. / Entrepreneur en Español 

Los gobiernos, el mayor obstáculo

La tecnología y la labor de Dos Ríos llevó a Rafael a recibir el Premio Nacional del Emprendedor 2014, entregado por el presidente Enrique Peña Nieto en la categoría “Emprendimiento de Sustentabilidad Ambiental 2014”.

No obstante, uno de los mayores retos que ha enfrentado Dos Ríos es convencer al propio gobierno, en específico a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para que los dejen hacer plantaciones con su producto en desiertos.

“Ellos argumentan (Semarnat y Profepa) que a pesar de ser desiertos, hay vida. Hemos hecho propuestas, como hacer un solo ciclo agrícola de 20 años y dejar que el árbol crezca desde la semilla y a los 20 años lo tumbamos, y dejamos recuperada un área para que la vegetación antigua vuelva a crecer sin problema”, explica Ríos.

También ha sido difícil tratar con gobiernos locales porque no creen que su producto en verdad funcione. “Al ser una empresa de Ciudad de México, la Semarnat local nos ve como si estuviéramos invadiendo algo y creen que no lo podemos hacer. Nuestro problema con la Conafor, es que no entienden cómo logramos hacerlo y no podemos decirles nuestra fórmula porque es un secreto industrial. Explicar eso al gobierno es muy complicado.”

Estas trabas hacen que los permisos para plantar árboles en una propiedad privada con el Water Pot se alarguen. Para hacerlo en Durango, tardaron dos años en tener un solo permiso. Estos tiempos desaniman a cualquier inversionista, señala el emprendedor.

“En México, no están acostumbrados a ver a los innovadores como algo real”, lamenta.

Más proyectos

No obstante, la empresa sigue con proyectos en el país. Uno de los más ambiciosos se hace en Bahía de Kino, Sonora. Se trata de un desarrollo inmobiliario que usará la tecnología de Dos Ríos para aprovechar los desechos orgánicos y producir electricidad a partir del metano y paneles solares hechos con acrílico obtenido del biodiésel.

También está en puerta un proyecto en la zona de Tulum, Quintana Roo, para aprovechar los desechos que deja el turismo y que debería estar en marcha a principios de 2018, si es que obtienen los permisos. “Nuestro problema no son la tecnología ni los inversionistas, son los permisos que tardan demasiado.”

Desde que comenzó a preocuparse por dejar un legado a su hijo Sinuhé, quien es director de inversiones a futuro en maderas preciosas y también socio de la empresa, Dos Ríos ha crecido hasta convertirse en holding  de cinco empresas que, sólo por biotecnología tuvo ingresos de 2.5 millones de dólares en 2016 y más de 11 millones en conjunto. Rafael afirma que aún están muy adelantados con respecto a los demás y cree que las patentes servirán sólo cuando la competencia les pueda seguir el ritmo.

“Cuando competimos con empresas de Harvard y del MIT, nos dimos cuenta que estamos avanzados entre 10 y 15 años porque todas las investigaciones están basadas en derivados del petróleo”, señala el emprendedor. Cabe señalar que la Secretaría de Energía estableció la meta de generación de electricidad con energías limpias para 2018 de 25% y 30% para 2021.

Mientras los demás se siguen enfocando en la energía a base de hidrocarburos que generan contaminación, Rafael sabe que, donde los demás ven un problema, ellos tienen una solución y un negocio.“Nadie se preocupa por usar lo que ya tenemos en abundancia, que es contaminación. Eso nos da una gran ventaja.”

Keep Reading

Mexico Desconocido

5 lugares para ir a bailar en la CDMX

Un gran plan de viernes por la noche es salir a bailar. Ya sea en pareja, con amigos o contigo mismo y tus ganas de ligar, visita estos lugares que elegimos para ti y haz realidad el refrán: “lo bailado nadie te lo quita”.
Nupcias Magazine

Horóscopo matrimonial: lo que revela tu signo del zodiaco nupcial

Descubre lo que su signo del zodiaco nupcial dice sobre tu relación.
Altonivel

Esta herramienta de LinkedIn cambiará la forma de contratar talento

LinkedIn busca convertirse en el aliado de los reclutadores con su nueva herramienta de inteligencia artificial

More from Entrepreneur

Are paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.
Get Your Quote Now

One-on-one online sessions with our experts can help you start a business, grow your business, build your brand, fundraise and more.
Book Your Session

Whether you are launching or growing a business, we have all the business tools you need to take your business to the next level, in one place.
Enroll Now

Latest on Entrepreneur

My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Los mexicanos que encontraron la fórmula para emprender desde la cárcel