My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Carrera

5 comportamientos que prácticamente garantizan que nunca te subirán de puesto

Estos cinco tips te guiarán entre lo que sí y lo que no debes hacer a la hora de pedir un aumento.
5 comportamientos que prácticamente garantizan que nunca te subirán de puesto
Crédito: Depositphotos.com
Guest Writer
Director of Client Services at Arena Communications
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Desafortunadamente, subir de puesto es más un arte que una ciencia. Independientemente de si estás buscando un mejor puesto o si sólo tienes una revisión anual próximamente, estos cinco tips te guiarán entre lo que sí y lo que no debes hacer a la hora de pedir un aumento o de buscar ese puesto por el que has estado trabajando.

1. No reconocer la contribución de otros a tu trabajo

Una de las verdades más crudas que he aprendido sobre management es que cuando los que están abajo de ti lo hacen bien es totalmente su éxito, pero cuando se equivocan, es totalmente tu culpa. Me di cuenta rápidamente de que la gente a la que más respeto y con la que más disfruto trabajar es la que siempre le da el crédito a quien lo tiene. Esto significa no meterle el pie al otro y hacernos responsables de los errores que cada uno comete. También significa que quiero ser reconocida como que anima a las personas con las que trabaja. Francamente, los ascensos y los aumentos tienen tanto que ver con caerle bien a la gente y saber trabajar en equipo como con hacer méritos para ganártelos.

Si no quieres que te asciendan, no celebres los éxitos de los demás, sé constantemente negativo y no reconozcas cuando alguien hace algo bien.

2. Pregunta constantemente cuándo te van a ascender en lugar de preguntar cómo puedes mejorar

Esto es algo que he aprendido a la mala. No significa que nunca debas preguntar, pero sí que debes ser lo suficientemente inteligente para elegir cuándo y cómo preguntarle a tu jefe sobre un aumento o un cambio de puesto. Si quieres que te asciendan, enfócate en hacer tu trabajo y luego menciona tus resultados y la forma en la que contribuyes para después preguntar, de forma confidencial y modesta, sobre un aumento o un puesto.

También considero que es bueno adelantarle a tu jefe tus intenciones si no hay un antecedente previo a esta conversación. Yo he llegado a mandar mensajes a mis jefes para hacerles saber que quiero discutir mi salario en algún momento, algo que además evita que me acobarde y termine no haciéndolo.

Si no quieres que te asciendan, asegúrate de preguntarle más seguido a tu jefe por tu ascenso que por cómo mejorar, crecer y contribuirle a tu equipo.

3. Enfócate en lo que quieres obtener de este puesto

Es increíble cuántas personas esperan un aumento sólo por hacer su trabajo, incluso por hacerlo bien. Un ascenso, y la mayoría de los aumentos, suelen venir no sólo de hacer bien tu trabajo, sino de darle un valor agregado -generalmente en forma de mayores ganancias para tu empresa- a lo que ya haces actualmente. Nunca se me ha complicado exponer mi caso para un ascenso cuando he podido demostrar que estoy ayudándole a la compañía a producir más dinero. De hecho, he llegado a hacer infografías que muestran cómo mis esfuerzos han resultado en mayores ganancias.

Si no quieres que te asciendan, dile a tu jefe que un mejor puesto te ayudará con tus objetivos profesionales y déjale claro que se trata de ti y sólo de ti.

4. Pide un ascenso desde una perspectiva emocional en lugar de enfocarte en los hechos

La gente suele exaltarse y frustrarse durante estas conversaciones, o tienden a hacerse menos y a no hablar para obtener lo que merecen. No utilices una experiencia negativa como punto de partida para pedir un aumento, ni sugieras que trabajas más que los demás y que por eso mereces más dinero. No te quedes callado cuando sepas que ya pasó más tiempo del necesario y que perfectamente podrías exponer un caso para un aumento considerando la retroalimentación que has recibido. Enfócate en los hechos: ¿Qué experiencia aportas a la mesa? ¿Qué cambios cuantitativos has hecho? ¿Qué podrías hacer diferente si te dieran ese ascenso?

Si no quieres que te asciendan, frústrate o enójate cuando pidas un aumento y enfócate en tus emociones más que en los hechos.

5. Sé impaciente y date por vencido

En mi experiencia, los ascensos nunca llegan cuando los esperas, aunque todo el mundo crea que lo mereces.  La clave está en encontrar lo que tu jefe necesita de ti para justificar tu aumento o el hecho de que te mueva a un nuevo rol. Si tu supervisor no puede definir esto, o no estás de acuerdo con los cambios, empieza a buscar un nuevo trabajo. Yo he dejado compañías porque no han cumplido sus promesas y era lo que mi trayectoria profesional necesitaba. En otras ocasiones he decidido quedarme ahí y he sido recompensada por ello.

Si no quieres un mejor puesto, date por vencido.

Usa las interacciones con tu jefe para enfocarte en cómo puedes mejorar para aportar más a tu empresa. Si empiezas con eso vas tener un mejor puesto antes de lo que te imaginas.

 

 

 

Trabajar en Europa: ¿Por qué no emprender?