EdTech Startup

Así se vive el auge del edtech

Este auge surgirá, principalmente, a que el modelo tradicional de enseñanza está a punto de implosionar y el mercado buscará nuevas formas de satisfacer sus necesidades de aprendizaje.
Así se vive el auge del edtech
Crédito: Depositphotos
8 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Este es un gran momento para invertir en el sector EdTech, y en los próximos años veremos un auge en el sector, con la aparición de una gran diversidad de aplicaciones, sistemas, y empresas orientadas a mejorar los productos y servicios del sector educativo. Como en todo, los primeros tendrán una ventaja competitiva con respecto a aquellas que inicien más tarde.

Este auge surgirá, principalmente, a que el modelo tradicional de enseñanza está a punto de implosionar y el mercado buscará nuevas formas de satisfacer sus necesidades de aprendizaje. La implosión se debe principalmente a 4 factores. Primero, el sistema educativo actual es de mala calidad, y no responde a las expectativas de un entorno global y competitivo. La evaluación de PISA del 2017 ubica a México en los últimos lugares de los países de la OCDE. Lo grave es que en los últimos 5 años no hemos visto una mejora significativa en la calidad de educación de nuestros hijos. En el 2012, también estábamos en el último lugar de la OCDE. A este ritmo, nos tomaría 25 años alcanzar el promedio de los países de la OCDE.

El problema es que, hoy, nuestros hijos compiten con jóvenes de todo el mundo. Ya sea para asistir a una universidad en el extranjero u obtener un empleo, los mercados son cada vez más abiertos y la competencia global es una realidad. Nuestro sistema educativo no está preparando a nuestros jóvenes para competir internacionalmente. Y para quien piensa que la competencia global no es una realidad; hoy podemos comprar, incluso en México, ¡¡¡artesanía mexicana hecha en China!!! Nuestros artesanos, de las zonas rurales de Guerrero y Michoacán, hoy ya compiten con artesanos chinos fabricando el mismo producto.

Claramente, para ser competitivos internacionalmente, tenemos que mejorar significativamente la calidad de la educación en nuestro país, y de manera acelerada. Es decir, tenemos que recuperar el tiempo perdido y no tenemos alternativa. Esto no se logrará mediante el modelo actual de enseñanza, que raya al borde de lo obsoleto.

La educación universal y de alta calidad es un reto y una oportunidad para la innovación y la tecnología.

Segundo, los procesos de innovación disruptiva están cambiando drásticamente las condiciones del mercado laboral. En 1960, la vida promedio de las empresas que cotizaban en S&P 500 era de 56 años. En el 2016, la cifra bajó a menos de 20 años y se espera que para el 2027, la edad promedio de las empresas sea de menos de 12 años.

(Fuente: Innosight, 2018 Corporate Longevity Forecast: Creative Destruction is Accelerating)

A este ritmo, la mitad de las empresas que cotizan en el S&P 500 serán reemplazadas en los próximos 10 años.

Esto implica que los jóvenes que hoy ingresan a secundaria trabajarán en una empresa que hoy no existe y estarán estudiando para un empleo que aun tampoco existe. Por otro lado, la educación universitaria de 4 años dejará de ser pertinente si los conocimientos adquiridos sólo sirven por 12 años, ya que la innovación disruptiva, que reemplazará a las empresas viejas por nuevas, demandará nuevas habilidades y conocimientos.

Son pocos los maestros y/o alumnos que pueden sacar provecho del sistema educativo actual, que es arcaico, ya que está diseñado para trabajos que ya no existen o que pronto dejarán de existir. Para entender la incongruencia del sistema educativo actual, tenemos salones de clase que se diseñaron en el siglo XIX, profesores que se prepararon en el siglo XX, y alumnos que nacieron en el siglo XXI. El sistema está claramente desactualizado y el cambio no puede esperar más.

Tercero, los cambios en la economía, derivados de los procesos de innovación, requieren nuevas competencias. En la economía global, las oportunidades están cambiando de la manufactura a la industria de la información y el conocimiento. En concordancia, la demanda de habilidades ha cambiado del dominio para conducir procesos rutinarios y no rutinarios, hacia habilidades de comunicación compleja y pensamiento analítico.

(Fuente: How computerized work and globalization shape human skill demands. Levy and Murnane, 2005)

Sin embargo, los modelos de enseñanza tradicionales no están reaccionando a la velocidad que cambia el mercado, por lo que hay una demanda de talento no satisfecha. Existe un desajuste entre la oferta y demanda de talento en el nuevo contexto laboral. A pesar de los altos índices de desempleo, la oferta de talento y mano de obra calificada sigue siendo escasa. (Fuente: The Great Mismatch, The Economist, Sept 2011)

Esto quiere decir que, a pesar del desempleo, hay empresas que requieren contratar talento y no lo encuentran. En consecuencia, parte del desempleo se explica porque las personas tienen habilidades y competencias que ya no son relevantes para el mercado. El modelo de enseñanza actual no está preparando a las personas con las habilidades que requieren las empresas.  El sistema escolar tradicional, al no adaptarse de manera eficiente al cambio, está perdiendo relevancia poco a poco y será susceptible a ser reemplazado por modelos innovadores y más pertinentes.

Finalmente, la innovación y la tecnología están cambiando todos los aspectos de nuestras vidas. Desde la manera en que hacemos negocios o como adquirimos un producto, hasta la manera en que nos comunicamos y hacemos amigos. Como ejemplos, gracias al comercio y a las transacciones financieras en línea, el número de visitas a las sucursales bancarias ha disminuido en más de 85% en los últimos 20 años, y el uso de cheques impresos casi ha desaparecido por completo. Las redes sociales también afectan nuestras elecciones; 66% de los jóvenes visita una tienda o restaurante basada en las recomendaciones de otros clientes (Fuente: Brett King. Bank 2.0).

La tecnología también ha impactado la manera en que aprendemos. La fuente de información, que anteriormente estaba limitada a la biblioteca escolar, ahora está disponible para todos, en cualquier lugar y en cualquier momento. Si la manera de aprender ya cambió, la manera de enseñar no ha evolucionado al mismo ritmo.

Esta es una gran oportunidad para la innovación y la tecnología en el sector educativo. El terreno es fértil para crecer debido a la poca competencia y la gran demanda de talento no satisfecha.

Recientemente, el INEGI reportó que en México hay 71.3 millones de usuarios de Internet, que representan el 63.9 por ciento de la población de seis años o más. Asimismo, en el 2017, el 72.2% de la población de seis años o más utiliza el teléfono celular, y ocho de cada diez, disponen de celular inteligente, con lo cual tienen la posibilidad de conectarse a Internet. Obtener información y entretenimiento son las dos principales actividades de los usuarios. Soluciones que combinen el aprendizaje con el entretenimiento para ofrecer una mejor experiencia de usuario, serán las de mayor éxito.

Cualquier App que se desarrolle, prácticamente tiene acceso a un 70% de la población. Y esta cifra incrementará significativamente en pocos años tanto por los esfuerzos del gobierno federal por lograr el acceso universal a internet, como por la ampliación de la cobertura de las compañías telefónicas.

Hay una clara relación entre educación y desempeño económico, por lo que es urgente mejorar la calidad educativa para todos, de manera significativamente y acelerada. Sin talento, no tendremos la capacidad de competir a nivel global y la pobreza será crónica.

En conclusión, las condiciones son óptimas para que las iniciativas y la inversión en el sector EdTech crezcan exponencialmente en los próximos años. Es un segmento que está en sus etapas iniciales y aún no hay competencia relevante. Existe una demanda de talento insatisfecha. El modelo de enseñanza actual no está evolucionando a la velocidad que se requiere para atender las necesidades de un entorno global y competitivo.

La innovación tecnológica en el sector educativo aún tiene retos que resolver, pero serán las empresas que se anticipen a resolver los problemas que tendrán una ventaja sobre aquellas que lleguen después. La innovación y el cambio son una realidad, sólo es cuestión de tiempo.

My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

10 cambios en tu estilo de vida que te harán vivir más tiempo (según la ciencia)