Vida emprendedora

Las 5 cosas que puedes aprender de un equipo perdedor

No todos los equipos son ganadores. Algunos parecieran destinados a la derrota eterna, pero es justo en estos en los que podemos encontrar inspiración para la vida y los negocios…
Las 5 cosas que puedes aprender de un equipo perdedor
Crédito: Depositphotos.com
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Dicen que los equipos deportivos te eligen cuando eres niño y la victoria de los Mets de Nueva York en el séptimo juego de la Serie Mundial de 1986 fue para mí una sentencia. A partir de ese momento viví condenado a ser fanático del equipo sin saber lo que me esperaba.

Ilusionado por el segundo título del equipo de beisbol desde su fundación en el año de 1962, me uní a una de las aficiones deportivas más sufridas del mundo porque —aunque me gustaría poder negarlo— los Mets no solo son un equipo perdedor, sino que pueden hacer las cosas más difíciles con extraños chispazos de ilusión. Este año, por ejemplo, iniciaron la temporada ganando once de los primeros doce partidos que jugaron para después agarrar una mala racha y llegar a la mitad de la temporada con 39 partidos ganados y 55 perdidos, eliminando así toda posibilidad de llegar a la postemporada. Aunque desde 1986 los Mets han disputado dos Series Mundiales más, el equipo no ha vuelto a coronarse y más bien ha padecido años y años de infamia.

En el mundo de hoy, en donde ganar no es lo más importante, sino que lo único, parece absurdo seguir a un equipo como los Mets.

Y los que lo hacemos no estamos solos.

Los aficionados del Atlante, el Cruz Azul, el Atlas, el Necaxa, los Browns de Cleveland, los Orioles de Baltimore, los Padres de San Diego y los Clippers de Los Ángeles, entre muchos otros, entenderán de lo que hablo. Esa incredulidad en la mirada de aquellos que gozan con sus equipos campeones y la pregunta inevitable: ¿por qué les sigues yendo?

Porque no puedo dejar de creer en ellos.

En el mundo de hoy la victoria está sobrevalorada y la derrota satanizada. Cierto, al triunfar sonreímos y gozamos, pero es al perder cuando aprendemos. De nosotros mismos y de los demás. De la fuerza que pese a la adversidad y el dolor existe en nuestro interior. De la perseverancia. Y también de la esperanza.

En honor a esas aficiones que siguen y seguirán por siempre a sus equipos caídos, he aquí las cinco lecciones para la vida y los negocios que nos dejan cada temporada aquellos que fueron derrotados.

1. GANAR NO ES NADA FÁCIL

Con 27 títulos en tu historia puede resultar sencillo creer que ganar es cosa de todos los días. No es así y los equipos perdedores nos lo recuerdan cada temporada. Ganar requiere de esfuerzo y dedicación. De hacer cada día lo que tienes que hacer. De trabajar en equipo para que las cosas sucedan. Y a veces, de lograr imposibles con las pocas piezas que tienes.

Para un equipo perdedor el triunfo no es cosa de todos los días. Sus integrantes entienden que la victoria no les será dada por el simple hecho de existir o por seguir una inercia heredada. Para ganar los equipos perdedores tienen que salir del lodo y sucios y lastimados, escalar hasta la cima para descubrir que en ese ascenso hay una transformación que resulta más satisfactoria que el mismo éxito.

Si crees que perteneces a un equipo perdedor redefine, crea, implementa y trabaja. Pero por ninguna razón dejes de apreciar todo lo que sucederá en el camino hacia la victoria… aunque jamás llegues a ella.

2. LOS RETOS SON DE RESISTENCIA

Estamos acostumbrados a medir nuestro desempeño en términos de partidos, concursos, guerras y reality-shows ganados. Sin embargo, muchos de los retos que afrontamos en la vida y en los negocios tienen más que ver con la resistencia que con los trofeos y los premios. Los equipos perdedores son un constante recordatorio de ello. De la fuerza que necesitas para creer que, sin importar lo que pase, tú mereces permanecer en el campo de juego. Porque, aunque nos quieran hacer creer lo contrario, lo más importante es no rendirte en el intento. Y pese a las inevitables derrotas seguir creyendo en tu sueño.

3. CELEBRA LAS PEQUEÑAS BATALLAS

Cuando los triunfos son escasos los aficionados de un equipo perdedor comienzan a fijarse en las pequeñas grandes hazañas realizadas, aunque su equipo esté fuera de la contienda. Se aferran a ellas, las celebran y las utilizan como señales de esperanza. En el caso de los Mets de Nueva York estas abundan: el juego sin hit ni carrera de Johan Santana el 1 de junio de 2012 (el primero en la historia de la franquicia); el único home run en toda la carrera del legendario pitcher Bartolo Colon; el triunfal regreso del capitán David Wright volándose la barda en su primer turno al bat tras meses de ausencia debido a una severa lesión en el cuello; y en este 2018 la contienda del pitcher Jacob deGrom por obtener el Cy Young, premio que reconoce al mejor lanzador del año en cada una de las dos ligas.

En un equipo de trabajo debería de ser lo mismo. Cada día hay pequeños triunfos que deberían de ser celebrados y que a veces quedan opacados por la búsqueda de esos grandes premios y proyectos con los que podemos estar tan ocupados.

4. PERDER FORJA EL CARACTER

Es fácil ser un buen compañero de equipo cuando estás triunfando. Las cosas fluyen y todo parece estar en harmonía. Es en los días de derrota cuando los equipos, los socios y los negocios realmente son puestos a prueba. Salir al campo de juego y hacer tu mejor esfuerzo en medio de una racha de partidos perdidos es mucho más difícil que hacerlo cuando estás ganando. Perder forja el carácter y te hace ver de qué están hechos tú y tus compañeros. ¿Recuerdas ese sueño que tenías? Es en las derrotas cuando realmente tendrás que demostrar que lo quieres y, pese a las heridas, el cansancio y la frustración, seguir luchando por él.

5. NO TE LO TOMES TAN EN SERIO

Lo confieso: en más de una ocasión me he enojado al verlos caer (y esto le ha pasado a cualquier aficionado de un equipo deportivo). El estar a un par de outs de asegurar el quinto juego de la Serie Mundial para que de pronto una mala decisión del entrenador lo complique todo y terminen derrotados, es verdaderamente desmoralizante. Pero quizás por eso mismo los equipos perdedores nos obligan a reconocer que, pese a todo, la vida tiene que seguir.

Porque después de la derrota siempre llegará un nuevo día con otra oportunidad: otro partido, otra temporada, otro trabajo, otro pitch, otro proyecto, otro emprendimiento.

Otra idea que llega con la esperanza redentora de que ahora sí triunfaremos porque nos sabemos sabios, humildes, fuertes e inquebrantables… aunque jamás hayamos ganado.  

Keep Reading

Mexico Desconocido

5 lugares para ir a bailar en la CDMX

Un gran plan de viernes por la noche es salir a bailar. Ya sea en pareja, con amigos o contigo mismo y tus ganas de ligar, visita estos lugares que elegimos para ti y haz realidad el refrán: “lo bailado nadie te lo quita”.
Nupcias Magazine

7 gastos innecesarios de toda boda que se pueden evitar

De acuerdo a estas parejas, esto es en lo que NO deberías despilfarrar tu dinero.
Cine Premiere

Batman El caballero de la noche, ¿por qué es un clásico?

Con motivo del 10º aniversario del estreno de El caballero de la noche, te dejamos algunos puntos que hacen de esta, una de las mejores películas de superhéroes del siglo.
Altonivel

Coca Cola quiere crear bebidas con marihuana

Coca Cola y la empresa canadiense Aurora probablemente desarrollarán bebidas que alivien la inflamación, el dolor y los calambres, según el informe de BNN
My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Cómo vestirte como un emprendedor ganador