No tienes que ser Elon Musk para hacer la diferencia en el mundo

Los consumidores están cada vez más hambrientos de marcas que abrazan el bien común.
No tienes que ser Elon Musk para hacer la diferencia en el mundo
Crédito: Joshua Lott | Getty Images
Guest Writer
Chairman of IMG Artists and Principal in Two Pillar Management
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Finalmente sucedió. Toda una compañía prohibió el consumo de carne en sus instalaciones. Citando preocupaciones ambientales, WeWork tomó esta postura en un intento audaz de salvar el planeta. En un guiño a Elon Musk, el cofundador Miguel McKelvey dijo que los esfuerzos vegetarianos pueden "reducir su impacto ambiental personal incluso más que cambiar a un automóvil híbrido".

Suena extremo, pero aquí está la cosa. Los objetivos comerciales más claros, como la sostenibilidad y la responsabilidad social, no tienen por qué poner tu negocio “patas pa’rriba”. En realidad son buenos para los resultados de tu empresa. Tomemos como ejemplo la prohibición de Starbucks a los popotes. Es un buen movimiento para el medioambiente, pero también es probable que impulse las compras de café. Starbucks hizo su movimiento en respuesta a la demanda del consumidor. Si bien es cierto que la compañía siempre se ha inclinado a la filosofía de izquierda económica y ambiental, es seguro decir que las empresas no han sufrido tomando tales posturas.

El gigante del café no está solo. A medida que los empresarios consideran adoptar un capitalismo más compasivo, están encontrando fortaleza para buscar opciones sostenibles. Marcas como Walmart, Mars y Disney se están beneficiando de sus políticas ecológicas.

"Los beneficios y la ética no están reñidos, al menos no tienen que serlo", dice Peter Seligmann, CEO fundador y presidente de consejo de The Conservation International. "Cuando cultivas una mentalidad de interés propio ilustrado, puedes ayudar a que tu empresa prospere mientras también ayudas a las personas. ¿Y no es ese el Santo Grial?”

Gran parte de la mala racha que rodea al capitalismo en la actualidad se deriva de enfrentar el interés propio contra del bien de las personas y el planeta. Pero es una dicotomía falsa, y una que harías bien en evitar si quieres cosechar las mayores recompensas. Aquí hay algunas razones por las que hacer el bien es bueno para los negocios.

1. Atraerás al mejor talento

Si quieres reforzar tu empresa con las aportaciones de los mejores y más brillantes trabajadores durante muchos años, tendrás que atraer a la generación millennial y Z. Estos empleados más jóvenes, algunos de los cuales ya son líderes, no esperarán mucho para que sus empleadores se cuadren a sus valores. 

Según Deloitte, el 87% de los millennials creen que las métricas financieras son medidas insuficientes de éxito. Ellos y los jóvenes centennials continúan buscando marcas cuya ética se alinee con su preocupación por el medioambiente, la desigualdad de ingresos y otros asuntos sociales.

2. Puedes satisfacer las demandas del consumidor

Los empleados no son los únicos que presionan a las empresas para que busquen beneficios éticos. La demanda del consumidor ha influido en las políticas y productos corporativos de varias maneras, ya sea por la presión de volverse verde o por una buena causa.

Cuando ves organizaciones del tamaño de Fruit of the Loom o Walmart anunciando iniciativas de sostenibilidad, está claro que la demanda ha alcanzado un punto de inflexión. A medida que más empresas orientadas a causas responden a esta demanda y saturan el mercado, no tienes más remedio que demostrar tu propio compromiso con una misión también. 

3. Reduces tus costos 

Es miope creer que comprometerse con la sostenibilidad es caro, que es solo el caso si se equipara el éxito con las ganancias a corto plazo. A largo plazo, las prácticas comerciales ambientalmente racionales son en realidad más rentables; reducen el consumo de energía y dirigen los recursos hacia emprendimientos más rentables.

Muchas de estas prácticas requieren muy pocos costos iniciales, si es que los hay. Tus empleados podrían apagar las luces que no usen o reutilizar el papel para imprimir, por ejemplo. Es cierto que obtendrás más ahorros significativos al gastar dinero en un sistema de calefacción y refrigeración geotérmica, por poner un ejemplo, pero ese paso puede ser más factible después de que hayas cosechado los ahorros de iniciativas menos costosas.

4. Mejoras tu imagen de marca

En definitiva, tu imagen de marca, un factor crítico de rentabilidad, está en juego. En un momento en que la reacción de las redes sociales puede desfigurar rápidamente a una empresa, es fundamental que las organizaciones demuestren que se conectan con las preocupaciones de sus clientes.

Una encuesta del Natural Marketing Institute descubrió que el 58% de los consumidores considera el impacto ambiental de una empresa al realizar una compra. Otros clientes buscan negocios que estén involucrados en causas sociales o que inviertan en su comunidad local de alguna manera. Los ejemplos son innumerables. Lo que importa es que los consumidores están mirando.

Si algo es cierto en los negocios, es que el camino hacia la ganancia está lleno de enredos éticos. Pero el terreno está claramente marcado y no es tan difícil de recorrer como pudieras pensar. Puede que ni siquiera tengas que dejar de comer carne para hacer un cambio positivo en el mundo. 

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur