My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Mi peor crisis

Mis grandes fracasos me costaron mi reputación y mi negocio. Aquí lo que aprendí (y cómo regresé al ruedo)

Todo emprendedor debe evitar estos cinco errores críticos.
Mis grandes fracasos me costaron mi reputación y mi negocio. Aquí lo que aprendí (y cómo regresé al ruedo)
Crédito: PeopleImages | Getty Images
Guest Writer
CEO of LiveGlam Inc.
8 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En la serie Mi peor crisis, emprendedores de todo el mundo cuentan las experiencias más difíciles que han vivido durante la construcción de sus negocios y la forma en la que las han superado.

Imagínate intentando tener éxito como emprendedor después de haber vivido un gran fracaso. Tu industria simplemente colapsó o el lanzamiento súper esperado de uno de tus productos fue un rotundo descalabro. Tu mayor cliente o afiliado te dejó o el financiamiento que habías conseguido no se logró y no tienes para pagar la nómina. Tal vez tu mano derecha renunció o sufriste de un hackeo masivo y tu reputación digital está dañada.

Suena súper estresante, ¿cierto? Lo anterior es una pequeña lista de muchos grandes frascos que he vivido en mi camino como emprendedor. Pero no permití que nada de eso me detuviera de convertir los 600 dólares que tenía de capital inicial (el total de mis ahorros en ese momento) en un negocio millonario. 

Aquí están mis cinco mejores lecciones, aprendidas de fracasar una y otra vez en mi camino hacia el éxito.

1. Tu reputación vale más que el dinero

Nunca olvidaré cuando mi primer jefe, justo después de haber salido de la universidad, me pidió armar una propuesta para ganar un contrato sustancioso para su negocio. Me pidió que la armara con mucha promesas que elevarían considerablemente nuestros costos de operación pero que también mejorarían considerablemente nuestro servicio.

El cliente estaba tan impresionado con la propuesta que nos dieron el contrato de inmediato. Salí de esa junta sintiéndome orgulloso y emocionado. Cuando salimos, le pregunté a mi jefe si debía empezar a hacer las mejoras desde ese momento, a lo que mi jefe respondió: “Eso sólo fue para ganar el contrato, en realidad no las vamos a hacer”.

Me sentí devastado. Yo sentía que habíamos hecho una promesa y que esa promesa debía ser honrada. Pero yo admiraba a mi jefe porque era mi mentor y con el tiempo, ese comportamiento empezó a parecerme normal y empecé a hacer o decir lo que fuera con tal de ganar dinero.

Después de muchos años de hacer promesas que no podía cumplir, me gané la muy merecida reputación de ser un fraude. Esa reputación dañada me costó mucho más que todo el dinero que pude haber ganado en ese tiempo con mi mentalidad a corto plazo, y me tomo varios años revertir el daño que me había hecho para poder triunfar.

La lección: El dinero no siempre dura, pero tu reputación sí. Una buena reputación se construye con el tiempo, y su base está construida con un desempeño consistente, no con promesas. Si se construye correctamente, tu reputación será la mejor inversión que hagas y siempre te dará ganancias a largo plazo.

2. No hagas un producto mínimamente viable

Muchos emprendedores han escuchado de la técnica de lean startup llamada “producto mínimamente viable” o MVP, por sus siglas en inglés. La idea es crear un producto que sea lo suficientemente bueno como para lanzarse, al que le puedas ir haciendo mejoras en el camino.

Yo usé esta estrategia para crear una escuela de maquillaje digital. Me asocié con algunas influencers de belleza de Instagram y YouTube para que enseñaran el contenido. Y en lugar de clavarme con desarrollar la mejor plataforma de aprendizaje, mi idea fue lanzarla como estaba y recibir retroalimentación de los estudiantes para luego mejorarla.

El lanzamiento fue todo un éxito. Las ventas eran astronómicas, pero no duraron mucho. Las reseñas negativas nos sepultaron, porque los estudiantes estaban decepcionados con la plataforma. Incluso conforme fuimos mejorando, las malas reseñas no se fueron y eventualmente tuvimos que cerrarla y cambiar a un concepto totalmente diferente. Después de esa experiencia, nos hemos dado el tiempo de construir productos de excelente calidad, y los resultados han sido sorprendentes.

La lección: Darte tiempo para construir el producto correcto es importante. Puede que los productos se puedan mejorar fácilmente, pero tu reputación digital cuesta más trabajo. Las reseñas negativas pueden seguir contigo durante mucho tiempo. Y en un mundo digital en el que las reseñas online y las recomendaciones boca a boca son todo, esto puede destruir rápidamente cualquier negocio.

3. Domina lo que haces antes de hacerlo crecer

En 2010, lancé lo que CNN llamó “El Walmart de la marihuana”. Era una tienda de 4,500 metros cuadrados que vendía todos los aditamentos necesarios para cultivar marihuana medicinal. La apertura atrajo mucha atención en todo el mundo, tanta que mi inbox estaba lleno de correos de emprendedores queriendo franquiciar mi concepto.

Estaba tan emocionado con el interés que se generó, que me enfoqué en lanzar el concepto a nivel nacional antes de asegurarme de que mi negocio funcionaba de manera local. Tuve éxito abriendo varias tiendas, pero lo que no anticipé fue que conforme abría una tienda nueva, cerraba una detrás. Después de cerrar varias tiendas, tuve que migrar de ventas a consultoría para mantenerme a flote.

La lección: A Sam Walton le tomó 25 años pasar de una tienda de abarrotes a tener 38 tiendas Walmart. Hoy en día, Walmart tiene más de 8,500 tiendas en todo el mundo. Esto se debe a que lograr un modelo de negocios exitoso toma tiempo. Enfócate en construir cimientos fuertes antes de pensar en el imperio que construirás encima de ellos.

4. Practica la transparencia radical

Yo crecí en un ambiente familiar indio muy conservador en el que no siempre había una comunicación abierta. La falta de comunicación solía crear divisiones y yo me sentía incómodo contándole a mi familia lo que pensaba o lo que estaba pasando en mi vida. Lo que no vi en ese momento es que estaba llevando esos mismos patrones de comunicación cerrada de mi infancia y los estaba replicando en mis negocios.

Me di cuenta de esto cuando decidí crear una encuesta anónima en la empresa para ver cómo se sentía mi equipo. Varios dijeron que sentía que había un ambiente generalizado de desconfianza y que no sabían lo que estaba pasando a su alrededor. Esos sentimientos hicieron eco a lo que yo sentía mientras crecía. Yo era culpable de haber construido una cultura laboral que reflejaba mi cultura familiar, sin ser consciente de ello.

Hoy en día hablo abiertamente sobre nuestras finanzas, fracasos, objetivos a corto plazo, planes a largo plazo y muchas cosas más. Casi nada se considera sagrado. Desde que adopté esta política de transparencia radical, el equipo entero se siente mucho más cómodo a la hora de discutir problemas de manera abierta y sienten que trabajan mejor como equipo.

La lección: Si no eres transparente con tu equipo sobre todo lo que pasa, crearás un sentimiento de desconfianza y eventualmente esto creará divisiones. Los mejores líderes son radicalmente transparentes e inspiran la lealtad de sus empleados al ser un ejemplo de honestidad.

5. No finjas hasta que lo logres 

A finales de mis veinte, cobré mucha relevancia en redes sociales. Manejaba un auto de lujo y vivía en una mansión de cuatro pisos en Hollywood Hills. Tenía una cantidad decente de dinero, pero para nada era suficiente para solventar lo que estaba gastando. Mi idea era que si lograba mantener esta imagen pudiente durante suficiente tiempo, las oportunidades de negocios se me abrirían de par en par.

Pero pasó justo lo contrario. La gente pensaba que yo tenía tanto dinero que no necesitaba más dinero. En lugar de querer asociarse conmigo, querían beneficiarse de mi y estaba gastando tanto dinero en mantener mi imagen que no logré sostenerlo y terminé en la quiebra.

Después de perderlo todo decidí ser honesto y abierto con mi historia. El mercado me premió en grande y la interacción con mi audiencia aumento considerablemente.

La lección: Hoy en día, la información viaja tan rápido que es imposible mantener una fachada. El mercado se va a dar cuenta. La gente valora la autenticidad. Sé auténtico y lograrás tus objetivos mucho más rápido.

Keep Reading

Mexico Desconocido

Los 5 destinos favoritos de México de Alan x el mundo

Alan x el mundo nos cuenta cuáles son sus cinco destinos más entrañables de México y nos da un consejo para convertirnos en viajeros de tiempo completo.
Nupcias Magazine

Realidad virtual en la boda

Podrás revivir el momento las veces que desees.
Cine Premiere

Tom Hiddleston revela fecha de inicio de rodaje de Loki, la serie de Disney +

Antes de regresar a Marvel Studios, el dios del engaño deberá protagonizar un triángulo amoroso sobre el escenario.
Altonivel

Estas son las rutas que seguiría el dólar para crecer frente al peso

Los mercados globales están en el juego de "recesión sí, recesión no", lo que incrementa la volatilidad financiera que afecta al dólar y al peso

More from Entrepreneur

Corene Summers helps clients advancing their health, careers and lives overall through reducing stress, tension and optimizing sleep.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur