Hablar en publico

4 consejos para comunicar efectivamente tus mensajes

Quién eres es más potente que lo que dices.
4 consejos para comunicar efectivamente tus mensajes
Crédito: depositphotos.com
9 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Comencé a impartir cursos de comunicación hace casi veinte años. Antes de eso, yo mismo pasé muchos años estudiando y asistiendo a cursos, concursos y clubes de oratoria y comunicación. En estos cursos aprendí muchísimas cosas, hice muchos amigos y, sobre todo, tuve la oportunidad de enfrentarme al público y al micrófono miles de veces. Esto –como reza un conocido comercial de tarjetas- sencillamente no tiene precio.

Cuando pasé de estudiar a enseñar, muy pronto me di cuenta de un carácter fundamental en los clubes a los que había asistido. En todos ellos hacían énfasis excesivo en las formas: la postura, los gestos, los movimientos, las manos, los pies y el color de la corbata. Los exámenes y concursos seguían la misma lógica: se calificaban sobre todo aspectos técnicos y formales (tiempo, volumen, dicción…) y la más mínima desviación de las reglas o formas podían descalificar al mejor de los oradores.

Como sistema de aprendizaje puede pasar, pero al dar el brinco a la vida real; al salón de clase primero y a los negocios después, fue muy evidente para mí que las formas puras; el hablar bonito o el hablar “como orador” muy poco tenían que ver con el impacto efectivo en mi audiencia. Aparentemente a mis alumnos les importaba muy poco si mi corbata era azul, o si mis pies estaban colocados exactamente a la misma distancia que mis hombros. Ellos respondían a otro tipo de cosas.

Tomé nota mental: Hablar bien es genial (y necesario). Pero no, no es suficiente.

Seguramente había algo más.

1. Para convencer, hablar bonito no es lo primero.

Apenas me di cuenta de esta verdad, cuando decidí que mis alumnos no solamente aprenderían técnicas de oratoria, redacción y comunicación, sino que les ayudaría a dar el siguiente paso a la vez que yo mismo intentaba descubrirlo.

Por ese entonces iniciaba mi licenciatura en Derecho. Los primeros dos semestres causaron un hondo impacto en mí, y me abrieron la puerta a un mundo fascinante de lógica, razón y estructura. Aprendí que, ante los jueces y magistrados, poco valen los recursos histriónicos: lo que vale es el argumento, la ley, la razón y la verdad.

¡Eureka! –pensé- esto es lo que buscaba. Lo más importante no es CÓMO decimos las cosas, sino las COSAS que decimos. La verdad tiene una potencia propia, y los grandes oradores no son aquellos que ganan concursos, sino aquellos que se atreven a decirla cuando nadie quiere oírla.

Como no había un manual de oratoria con estas características, empecé a desarrollar un manual propio para mi clase que después se convirtió en un libro. Durante varios años acompañé a mis alumnos en concursos y debates en los que obtuvieron grandes resultados.

Durante años estuve convencido de haber descubierto el arma retórica por excelencia: un contenido potente.

Al salir de la escuela de Derecho y comenzar a adentrarme en otras áreas, comencé a mirar con extrañeza algunos entornos en donde mi sistema parecía no funcionar del todo. En política, por ejemplo, observaba cómo las mejores propuestas no siempre lograban el voto del público ¿Acaso las personas no se convencen con la verdad, los mejores planes y las mejores propuestas? Cuando empecé a trabajar como conductor en un noticiero, noté también que las notas más exitosas no eran siempre las más valiosas en términos de contenido. Las personas buscaban algo más.

Tres años y cientos de programas después pude formular una idea clara en mi mente: las personas no solo quieren ser informadas, quieren ser inspiradas.

2. Para convencer, tener razón no es lo primero.

Es cierto: los seres humanos buscamos la verdad constantemente, pero no somos robots que realicen ecuaciones matemáticas y lógicas perfectas en nuestra mente, sino que percibimos la realidad y la procesamos a través de la complejidad de nuestro entorno y nuestra propia naturaleza.

Cada persona en lo individual tiene un pequeño mundo dentro de sí misma, que está intentando comprender y resolver. A un nivel muy fundamental, nuestro motor primario es evitar el dolor y lograr la supervivencia. Cosas como hambre, sed, instinto; felicidad y tristeza, cansancio y dolor juegan una parte importante en las decisiones que tomamos todos los días.

Puesto en otras palabras, los seres humanos no siempre optamos por la opción “verdadera” o “correcta” en términos absolutos, sino por aquella que percibimos como la óptima para nuestra propia situación. Como resultado, nuestras decisiones raramente son 100% racionales. En realidad, casi el 90% de nuestras decisiones son abordadas desde un punto de vista emocional antes que racional.

¿Has notado cómo para hablar de decisiones usamos órganos y sentidos del cuerpo? “Me gusta” (la lengua), “me late” (el corazón), “me suena” (el oído). Cuando nos enamoramos sentimos “mariposas en el estómago”. Los sentidos causan sensaciones, y las sensaciones, sentimientos. Y estos sentimientos en gran medida determinan cómo vivimos y tomamos miles de decisiones a segundo (qué comer, qué vestir, qué escuchar, a dónde ir); sin seguir un patrón lógico perfecto, sino un camino personal, que suma el intelecto con las propias emociones y pasiones.

¡Eureka! –pensé- entonces la mejor forma de convencer a alguien es a través de sus emociones. Y estaba cerca. Pero faltaba algo más.

3. Para convencer, mover emociones no es lo primero.

¿Pero cómo puedes mover a alguien? La experiencia me decía que simplemente decir cosas bonitas no era suficiente para convencer.

Es una experiencia con la que todos nos podemos conectar. La mayoría de las personas tuvimos un crush; en algún momento de nuestras vidas estuvimos enamorados de una persona que no nos correspondía. Quizás en la secundaria o en la preparatoria. Sufrimos por aquella pasión mientras hacíamos intentos inútiles de convencer a esta persona de que nosotros, también, éramos el amor de su vida.

Lo intentamos de todo: flores, poemas, peluches y discos grabados (para los jóvenes menores de 20 que puedan leer esto, los casetes y los discos grabados eran el equivalente al Spotify actual); quizás nos jugamos todo y llevamos serenata. Pero pronto aprendimos que todos los intentos por remover el corazón de nuestro crush eran absolutamente inútiles.

Porque sí, mover el corazón de las personas es la mejor forma de convencer, pero… ¿cómo hacerlo si ni siquiera te dejan entrar?

Y esta es, a fin de cuentas, la gran pregunta de la comunicación.

4. Para convencer, tú eres lo primero.

La respuesta está en la pregunta misma.

Para convencer hay que mover; y para mover necesitas que te abran la puerta. Nadie puede obligarte a sentir, ni a enamorarte, ni a sentir emoción alguna. La puerta de las emociones solo se abre desde adentro. No se puede empujar, ni forzar.

Piensa en tu propia casa ¿a quién le abres la puerta?

Respuesta: a aquellas personas en las que puedes confiar.

Quizás confías en ellos porque los conoces (son familiares o amigos), o porque representan a algo en lo que confías (una empresa, una iglesia, una asociación), o porque aparentan ser personas de confianza (por la forma en que se visten, hablan y se comportan).

Es decir, estas personas tienen confianza, reputación o autoridad moral. A estas personas –y solo a estas- les abres las puertas de tu casa.

Por eso lo primero para convencer no es hablar bonito, ni tener un gran producto. Lo primero es ser una persona en quien se pueda confiar. Lo primero es tu reputación, tu imagen y tu autoridad moral y técnica.

La gente no busca un mecánico experto, sino sobre todo un mecánico honesto. Las niñas no salen con los tipos que sacan diez, sino con aquéllos que les hacen sentirse bien con ellas mismas. Las personas no compran los mejores productos, sino que conectan con las mejores empresas. Los ciudadanos no votan por las mejores propuestas, sino por los candidatos que perciben como confiables.

Una y otra vez, el arma más poderosa en la comunicación y en la retórica se llama autoridad. En tu vida personal y profesional (y la de tu empresa) quién eres, cómo eres; tus valores y la manera en que te conduces representan tus mejores activos para abrir puertas y crecer sin límite.

Keep Reading

Mexico Desconocido

Homenaje a Toledo: volarán papalotes en la CDMX el 15 de septiembre

El domingo 15 de septiembre realizarán un homenaje a Francisco Toledo en la CDMX. Decenas de papalotes volarán por los cielos para recordarlo.
Nupcias Magazine

Montajes de boda 100 por ciento mexicanos

¡Viva México y sus diseñadores! Talento nacional para tu gran día.
Cine Premiere

Taquilla México: El capítulo histórico de It dentro el género de terror

It: Capítulo 2 se ha convertido en el mejor estreno no-Disney en la taquilla de México y ha entrado en el top 40 histórico de películas más taquilleras.
Altonivel

La Fed atrapada por halcones, palomas y… Donald Trump

FED

Quizás Jerome Powell será recordado como el presidente del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) que más padeció las presiones ajenas para tomar decisiones, o bien para marcar directrices nítidas durante su gestión.

Conforme pasan los meses y cada que se acerca una reunión de política monetaria del poderoso banco central de Estados Unidos, es más evidente que Powell está atrapado muchas veces entre halcones, palomas y también, por si fuera poco, entre los caprichos o decisiones que quiera imponer quien lo colocó al frente de la Fed, nada más ni nada menos que el presidente de su país, Donald Trump.

El asunto es delicado, como todo lo que tenga que ver con la economía y las finanzas de la nación más poderosa del planeta; Jerome Powell ha logrado sortear hasta ahora las presiones, recientemente en la cumbre de Jackson Hole dijo que haría todo lo posible por evitar la desaceleración económica de su país, en línea con lo que exigía Trump, pero sin referirse a un monto ni fechas concretas en las que podría decidir el organismo a su cargo bajar la tasa de interés, tal como lo exige el inquilino de la Casa Blanca.

Este miércoles, al finalizar la reunión de política monetaria de dos días, los mercados están completamente divididos, y no es casualidad, están así porque hasta ahora las presiones sobre la Fed no dañaban tanto su margen de maniobra, pero ahora cada decisión que tome estará sujeta al escrutinio sobre las razones que pudo tener Powell, sobre todo, en esta reunión en la que no habrá conferencia de prensa posterior al anuncio.

Lee: La Fed se encuentra preocupada por una desaceleración económica

Fed
La Fed está inmersa en un ciclo de alzas trimestrales y volvería a subir el costo del crédito el próximo mes, en el que sería el cuarto incremento de 2018.

Halcones y Palomas presionan

Como sucede en casi todos los bancos centrales del mundo, los halcones y palomas están volcados en defender cada uno sus posturas y con ello presionar al máximo encargado del manejo de la política monetaria, en el caso de la Fed es Jerome Powell. 

También como sabemos, los halcones buscan a toda costa que si bien no se incrementen las tasas de interés, ya que en un escenario como el actual sería absurdo pretender algo así, cuando menos no bajen o no bajen con demasiada velocidad; es sabido que las tasas altas son para los halcones la herramienta ideal para mantener a raya el gasto público y el endeudamiento; las presiones sobre Powell deben ser intensas con el argumento de que Estados Unidos debe acercarse cada vez más a una política económica de equilibrio, eliminando riesgos potenciales, no les falta razón desde un punto de vista ortodoxo económico.

Por su parte, las palomas hacen su labor; como sabemos, su preferencia por una política monetaria expansiva genera presiones para que la Fed baje las tasas, aunque dentro de ellos existen visiones diferentes en cuanto a la velocidad con la que deben bajar los tipos de interés. En los meses recientes ha perdurado la idea de que los recortes deben ser moderados y si es necesario puede hacerse una pausa, para evitar gastar sin estrategia los más de 200 puntos base que tiene la Fed antes de llegar al cero absoluto, el 0%.

Este debate entre halcones y palomas no es algo nuevo, siempre ha existido y existirá, pero hoy es más claro todavía por las condiciones en las que se encuentra la economía global. Si bien Estados Unidos no ha mostrado hasta ahora signos de desaceleración profunda, sí es evidente que la fuerza de crecimiento se ha moderado bastante en los dos años recientes, lo que para algunos es prueba de que se requieren otro tipo de acciones más determinantes por parte de la Fed para darle el impulso necesario al crecimiento. Entre ellos, los que piden hacer algo más, destaca un hombre muy poderoso, quizás el más poderoso de la tierra en estos momentos.

Lee: La Fed recorta sus tasas de interés por primera vez desde 2008

Dólar y tasas de interés


Trump, tras la cabeza de Powell

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no le ha pedido, le ha exigido al titular de la Fed que baje de una vez las tasas de interés en un punto porcentual, es decir 100 puntos base, lo que sería un recorte brutal, para llamarlo de alguna manera. Hasta ahora, Powell ha soportado no solo la exigencia de Trump, sino sus agresiones ya que al no hacerlo ha sido objeto de descalificaciones a su labor, algo que pocas veces había sucedido con un presidente de la Fed.

El temor de algunos es que Powell tenga que ceder a las inmensas presiones provenientes de la Casa Blanca, no es común que suceda; de hecho, hasta ahora no hay evidencias contundentes de algo así. Luego entonces el camino sería su salida prematura, algo que igualmente dañaría a la Fed e inyectaría de incertidumbre a los mercados.

No está claro qué sucederá este miércoles con las tasas de interés en Estados Unidos, lo que sí es un hecho es que Powell ocupa un sitio que pocos envidian no solamente por la dificultad y circunstancias que enfrenta la economía global, sino porque parece dormir con el enemigo.

Lee: Trump quiere estimular la economía de EU y así afectaría a México

More from Entrepreneur

Kim's expertise can help you become a strong leader, pitch VCs for capital, and develop a growth strategy.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur