5 cosas que he aprendido tras haberme aventurado sola al mundo del emprendimiento

¿Estás listo para renunciar a tu trabajo y aventurarte a lo desconocido? Aquí lo que he aprendido a la tierna edad de 22 años.
5 cosas que he aprendido tras haberme aventurado sola al mundo del emprendimiento
Crédito: Portra | Getty Images

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Guest Writer
Speaker and Author
8 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En la vida de todo emprendedor, siempre llega un momento en el que sienten el llamado para renunciar a su trabajo y arriesgarse a vivir su propia aventura. Independientemente de si este llamado es el resultado de circunstancias inesperadas o una visión que siempre han tenido, elegir el emprendimiento en solitario es casi un rito de iniciación para todos, y luego renunciar a tu trabajo para dedicarte a ello.

Puede que este llamado te llegue de manera inesperada. Jaclyn Johnson, CEO y fundadora de Create & Cultivate, una plataforma digital para mujeres, fue despedida de su trabajo antes de iniciar su marca multimillonaria. Tal como lo compartió en una entrevista para televisión con Marie Forleo, “estar en el hoyo es el mejor lugar para iniciar”.

Aunque mi propio cambió no fue motivado por algo tan duro, sí me sucedió a una edad temprana: tenía 22 años y había terminado la universidad hacía menos de un año. Así fue como terminé haciéndole caso a mi llamado y aprendiendo lo que necesitaba sobre la marcha.

Hoy en día, después de varios meses viviendo esta aventura del emprendimiento en solitario, aventándome a lo incómodo y emocionante, he aprendido un montón. Para todas las personas que están considerando el emprendimiento en solitario, aquí les dejo cinco cosas que deben considerar.

1. Date cuenta de que todo lo que hagas toma tiempo

Cuando decidí dar el brinco hacia esta carrera del emprendimiento como escritora y oradora, tenía expectativas irreales sobre lo rápido que podría crecer mi negocio. Pensaba que, como le estaría dedicando 100 por ciento de mi tiempo y esfuerzo, mi empresa despegaría casi de inmediato. Todo lo contrario.

De hecho, pegué las palabras “cocción lenta” en mi escritorio porque resumen perfectamente lo que es el emprendimiento de una sola persona, y me recuerdan que debo ser paciente. Después de todo, leí que puedes tardarte hasta 10 años en tener éxito de la noche a la mañana. Empezar algo nuevo por tu cuenta requiere que aprendas a hacerlo de manera correcta, que te prepares con diligencia, que busques retroalimentación de los expertos y luego ejecutes las cosas con pocas expectativas.

En un artículo de su página web, Wil Schroter, fundador de startups.com, estimó que te toma alrededor de cuatro años convertir tu idea en un negocio real. Así que construir a largo plazo te proveerá de la paciencia necesaria para tu viaje. Puede que la cocción sea lenta, pero el viaje será muy agradable si estás creando algo que te apasiona.

2. Aprende a sentirte cómodo escribiendo tus propias listas de pendientes

Para mi, encontrar la dirección correcta en el día a día fue bastante complicado, sobre todo después de haber pasado años basando mis pendientes y tareas en lo que mis profesores, compañeros y jefes necesitaban. El emprendimiento por tu cuenta te puede hacer sentir como que estás parado frente al abismo desde que te levantas y te preparas tu café, mientras te das cuenta de que no tienes una lista pre armada sobre lo que debes hacer. Nadie te dice qué hacer; pero no es algo malo, porque esta falta de dirección te da un nuevo nivel de comodidad y seguridad que puede hacer feliz.

James Wedmore construyó un negocio digital de siete cifras, y en su podcast Mind Your Business, le enseña a los solopreneurs a trabajar de manera inteligente. Me gustó un post que compartió en Instagram que decía: “Como emprendedor, intentar hacer las cosas que están dentro de tu zona de confort no tiene sentido. Si quieres hacer cosas realistas y razonables, busca un trabajo fijo”.

Esta perspectiva me recordó que el hecho de estar a cargo de mi destino empieza por estar a cargo de mi productividad diaria. Y esa responsabilidad me motiva a iniciar el día con correos, oportunidades y actividades creativas que me ayudan a salir de mi zona de confort.

3. Mantén tu progreso en perspectiva

Es importante que sigas a otros solopreneurs en redes sociales, pero compararte puede ser devastador. Si estás siguiendo a otros emprendedores que están mucho más adelante en sus carreras y te sientes mal por donde tú estás parado, entonces considera dejar de seguirlos. Hay una delgada línea entre inspiración y desmotivación, y compararte te roba la alegría.

Rachel Hollis, autora del New York Times y una reconocida conferencista, compartió en su libro Girl, Wash Your Face, que no puedes comparar tu primer capítulo con el capítulo #10 de alguien más. Esta cita me ha ayudado muchísimo en mi camino.

Mejor invierte tu tiempo escuchando podcasts sobre cómo construir tu progreso, como el de Masters of Scale de Reid Hoffman.

4. Sé estratégico a la hora de decidir qué ideas debes atacar primero

Considerando que somos emprendedores, lo normal es tener decenas de ideas que te gustaría ver realizadas. Para mi fue complicado decidir qué ideas trabajar primero. Así que haz lo que yo hice: Toma nota de lo que son esas ideas y cómo pueden darle vida unas a otras; y luego crea un embudo cronológico de impacto. Por ejemplo: yo decidí enfocarme en mi boletín semanal y construir una lista de contactos antes de empezar a pensar en mi curso digital. Ambas ideas eran importantes, pero mi plan de acción me llevó de regreso a la parte de “cocción lenta”.

Gary Keller, un emprendedor exitosos y autor de The One Thing, dice en su libro que el éxito viene de enfocarte en una sola cosa a la vez. “El camino hacia más cosas pasa por hacer menos” escribió, y lo creo firmemente.

Todo llegará en su momento. Pero todo lleva tiempo. Empieza construyendo las bases, y luego analiza qué idea se puede construir sobre la última que trabajaste, en lugar de intentar desarrollarlas a la par.

5. Ábrete a lo inesperado

Yo veo este camino de emprendimiento en solitario como una nueva frontera, con más oportunidades que nunca para hacer las cosas que te apasionan. Jenna Kutcher es una fotógrafa e influencer con poco menos del millón de seguidores, y su origen fue sumamente simple, con una cámara que compró en Craigslist para tomar fotos en la boda de su hermano. En un artículo que escribió para su blog, compartió que el día de la sesión se dio cuenta de lo mucho que le gustaba la fotografía, lo que la motivó a convertirla en su trabajo de tiempo completo.

Mi viaje como solopreneur me ha llevado en direcciones emocionantes y totalmente nuevas, caminos que nunca me hubiera atrevido a explorar si hubiera estado atorada en una oficina de 9 a 6. Esto ha incluido oportunidades como firmar con una agencia de talentos para actuar y ofrecer consultoría para construir marcas personales.

Y sé que esto es sólo la punta del iceberg, sé que hay muchas más cosas en el camino.

El emprendimiento en solitario es una oportunidad sin precedentes para aprender sobre ti mismo y lo que quieres crear y aportar al mundo. Así que si estás buscando inspiración para aventarte a vivirlo, yo te diría ¡hazlo! Las mejores cosas de la vida están a la vuelta de la esquina, y aprenderás a hacerlas conforme lo necesites. ¡Salud por tu nueva aventura!

 

 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur