¿Cansado de no encontrar la talla correcta? Este emprendedor confecciona tu traje a la medida

Diego Bugallo ofrece 14 tallas que se acoplan al cuerpo mexicano y planea formar una red de asesores de imagen en todo el mundo para convertir su negocio en un gigante de la sastrería.
¿Cansado de no encontrar la talla correcta? Este emprendedor confecciona tu traje a la medida
Crédito: Depositphotos.com
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¿Cuántas veces no has comprado la ropa que te gusta porque las tallas no se ajustan a tu cuerpo? O seguramente batallas para encontrar una prenda de acuerdo a tu personalidad, y si existe tal vez no te alcanza para pagar. Ese es uno de los dolores de cabeza que viven muchas personas cuando deciden hacer una compra, sobre todo porque existen algunas marcas en el mercado con tallas y modelos que no se adaptan a las distintas formas del cuerpo mexicano.

 

Este problema también lo vivió Diego Bugallo en 2016 cuando estaba de intercambio en Barcelona, España. Necesitaba un pañuelo elegante para una ocasión especial, pero al no encontrar uno apropiado con su personalidad y con un precio asequible, decidió hacerlo él mismo. Para esto cortó un pedazo de una camisa que ya no ocupaba y lo convirtió en su propio pañuelo inspirado por un tutorial que encontró en Youtube.

 

Tiempo después empezó a confeccionar más pañuelos para uso personal con telas que había comprado en Italia y Barcelona. Empezó a notar que a las personas les gustaban sus diseños, por lo que decidió fabricar más para venderlos en una tienda en línea como un hobbie mientras seguía de intercambio.

 

Hoy, Diego dirige Bugallo, su propia marca de trajes, camisas, corbatas, zapatos y pañuelos para caballero con un servicio personalizado a domicilio. Ofrece más de 14 tallas enfocadas en el cuerpo mexicano, mismas que el cliente puede probarse para ajustar las medidas a su complexión. A diferencia de otras firmas similares, el emprendedor de 24 años de edad considera que su asistencia reduce el tiempo que se requiere para buscar, confeccionar y entregar una prenda.

 

Normalmente los clientes tienen que ver al sastre hasta cuatro veces para tomar medidas y hacer pruebas, y luego esperar de tres a cuatro meses para la entrega, dice Diego. Incluso para buscar un traje en un centro comercial tiene que dedicarle varias horas, y no sabe si encontrará el adecuado. “En Bugallo requieren solamente una cita de 60 a 90 minutos para tomarles medidas y empezar a ajustar de acuerdo a sus gustos y necesidades”, agrega.

 

Los tiempos de entrega van de los 20 a 25 días para los trajes que tienen un costo promedio de 9,900 pesos y las camisas 1,600 pesos, mientras que el calzado tarda de 10 a 12 días en fabricarse de forma artesanal en León, Guanajuato con un precio de 3,800 pesos. La mayor parte de los ingresos proviene de la venta directa de trajes y camisas a clientes del mercado premium en México, aunque su línea de calzado y accesorios no deja de ser importante.

Una marca se confecciona con estrategia

Diego arrancó formalmente este negocio en junio de 2018 después de incubarlo en el Tec de Monterrey campus Querétaro, en donde estudió Creación y Desarrollo de Empresas. “La incubación me ayudó a aterrizar el modelo de negocio, fijar metas en ventas, validar el mercado para disminuir el posible riesgo de quebrar y empezar a vender para ajustar el negocio en compañía de mentores”, relata el emprendedor.

 

Invirtió 20,000 pesos propios que ocupó para montar una página web, hacer un traje, una camisa y un libro de telas que él mismo mostraba a sus amigos y familiares, quienes se convirtieron en sus primeros clientes.

 

Diego sabe muy bien que trabajar con pasión es un ingrediente fundamental para conseguir el éxito en los negocios. Para asegurarse de que realmente el sector de la moda le atraía, empezó a trabajar en una tienda de Massimo Dutti en donde descubrió que verdaderamente quería dedicarse a este oficio y que las personas pierden mucho tiempo en encontrar un traje o una camisa que se ajuste a su complexión física y a su personalidad. Ahí fue en donde comprobó que había una necesidad real y un nicho de mercado oportuno.

 

Entonces, renunció a su empleo para poner en marcha la operación de Bugallo e hizo sinergia con una maquiladora china que actualmente se encarga de confeccionar las prendas. Aunque Diego sabía que emprender no es un tarea sencilla, encontró retos en el camino. Uno de ellos fue construir su marca y ganarse la confianza de los clientes, y lo ha logrado gracias a la publicidad que utiliza en internet con herramientas como Google Ads, y el uso de redes sociales como Facebook e Instagram.

 

Otras de las estrategias que Diego utiliza desde el inicio para ganar clientes es la recomendación de boca en boca, y dice que se obtiene ofreciendo calidad tanto en los materiales de las prendas como en el servicio. De hecho, Diego resalta que es importante pedirle a los clientes que califiquen tu marca y su experiencia en redes sociales para que genere confianza a otros prospectos (aquellas personas que pueden convertirse en clientes) y se motiven a consumir la marca.

 

Así es como Bugallo se ha posicionado en el mercado, aunque la logística para importar no ha sido la mejor parte de este emprendimiento. Y es que uno de los obstáculos ha sido el largo proceso que requiere el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para tramitar los documentos que Diego necesita para obtener su licencia de importación de textiles. Esto ha provocado retrasos en el nivel de producción, pues solamente puede recibir envíos desde China con una cantidad limitada de prendas. Al respecto Diego dice que las leyes mexicanas en temas de emprendimiento necesitan ser más flexibles y favorecedoras.

 

A quienes desean entrar al mercado de la moda en México, les advierte que es un negocio en donde hacer relaciones comerciales y networking es de suma importancia. Sugiere que asistan a eventos, exposiciones y eventos de moda para dar a conocer su marca. “Salgan a la calle a hacer relaciones porque en este negocio los mejores clientes llegan a través del boca en boca”, asegura el emprendedor. Además, dice Diego, deben estar preparados para enfrentar el rechazo, pues habrá clientes que les digan que sus artículos son muy caros o no es lo que buscan. Por eso recomienda segmentar muy bien el público al que quieren venderle.

 

 

Por ahora Diego es el único ejecutivo de ventas y asesor de moda que visita a cada uno de los clientes que piden su marca, apoyado de otra persona para temas de logística. La meta durante los próximos 12 meses es tener una red de asesores de imagen en las ciudades más grandes de México, y expandirse en las principales urbes de Europa como París y Roma para convertirse en uno de los gigantes de la moda a nivel mundial.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur