Mexico

Emprender en México después del cierre del Inadem

Los reflectores están puestos sobre el emprendimiento en el país, pese a la falta de un organismo que señale la política pública a favor de las Pymes. Los expertos comentan los errores y los aciertos del Inadem.
Emprender en México después del cierre del Inadem
Crédito: Depositphotos.com
12 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Si hay algo que saben hacer muy bien los emprendedores mexicanos es convertir las condiciones de incertidumbre cuando existen escenarios cambiantes en oportunidades para hacer negocios y sacudir el mercado. Ahora se profesionalizan, forman equipos con habilidades multidisciplinarias, ya no emprenden en solitario y cada vez hay más mujeres al frente de un negocio. Incluso algunos emprendedores abren más de una startup, así lo considera Vincent Speranza, director general de Endeavor en México.

Y es que en el país, la actividad emprendedora vive una etapa de esplendor, pues cada mes se abren unas 35,000 empresas, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía. Además, tres de cada 10 emprendedores que abrieron un negocio lo hicieron por necesidad, mientras que el resto lo hizo con el fin de mejorar su estilo de vida y de profesionalizarse, según datos del reporte Global Entrepreneurship Monitor.

Esto ha sido gracias a la fuerza que ha tomado el ecosistema emprendedor en México durante los últimos años, en donde el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) fue uno de los jugadores más importantes, pues Speranza dice que logró que el emprendimiento tuviera mayor presencia en la agenda de políticas públicas.

No quiere decir que antes de su creación por decreto presidencial en 2013 no hubiera apoyos para los emprendedores y las Pymes. Al contrario, pues ya existían a través de la Subsecretaría de la Pequeña y Mediana Empresa de la Secretaría de Economía (Spyme) creada en 2001. Además, en 2004 se formó el Fondo de Apoyo para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, mejor conocido como Fondo Pyme y que estaba integrado por recursos federales para ayudar especialmente a los negocios de menor tamaño, y a emprendedores que estaban desarrollando un proyecto productivo.

Sin embargo, la actual administración decidió extinguir el instituto, una decisión aprobada por la Cámara de Diputados en abril de este año, argumentando que fue para que los apoyos lleguen de manera directa y sin intermediarios a los emprendedores y a las MiPymes.

¿Golpe a las empresas incipientes?

Pero, ¿cómo afecta el cierre del Inadem al ecosistema emprendedor? Gustavo Huerta, CEO y fundador de la firma de corporate venturing BlueBox, considera que en cualquier país en vías de desarrollo es poco probable que los ecosistemas se mantengan por sí solos. Incluso en economías desarrolladas, la participación del gobierno es una de las hélices para que el emprendimiento funcione junto con la academia y las empresas. De ahí la necesidad de tener en México una nueva figura como el Inadem. 

Además, señala que la extinción del instituto fracturó una de las columnas que soportaban la creación de empresas: las incubadoras y aceleradoras, que en algunos casos cerraron ya que operaban con recursos del instituto. “Independientemente de si funcionaban o no, ya cerraron, y eran vehículos que fomentaban e impulsaban las etapas tempranas”. Mientras que algunas aceleradoras como BlueBox seguirán financiadas por la iniciativa privada, el emprendimiento se verá mermado a nivel regional, dice Huerta, sobre todo en donde apenas comenzaban a formarse ecosistemas locales.

Si bien es cierto que el ecosistema emprendedor mexicano ya tiene una cierta madurez, Gabriel Cortina, director de Wayra México, advierte que la falta de esta instancia obligará a los emprendedores a buscar recursos y mecanismos para crecer por si mismos, con ingenio, sumando esfuerzos, y sobre todo, tendrán que profesionalizarse para poder levantar capital a través de fondos de inversión privados.

Y es que para muchos emprendedores, el financiamiento y la asesoría especializada que daba el Inadem, fue una forma de apalancar su negocio. Speranza considera que también fue un articulador de capital privado al facilitar fondos de garantía para que nacieran más fondos de inversión, despertó un mayor interés en la población para emprender y detonó más iniciativas de emprendimiento. “No todas fueron ejecutadas como se habían planeado al inicio. Hubo cosas que no estuvieron bien articuladas para que se destinaran los recursos a quienes más lo podían transformar en riqueza o valor”, revela.

Falló la transparencia

De 2013 a 2018, el Inadem fondeó 108 mil proyectos productivos, 500 mil negocios y 181 proyectos de alto impacto, apoyando a un total de 4.4 millones de MyPymes y emprendedores, que generaron alrededor de cuatro millones de trabajos nuevos. Pese al impulso que dio, Cortina asegura que le faltó transparentar aún más los métodos para obtener estos recursos, “había muchas personas que recibieron y no fue muy claro quién realmente estaba aprovechando los proyectos y la capacidad tecnológica para evaluarlos”.

De abrirse un nuevo organismo que sustituya al Inadem, dice Cortina, tendrá que tener mayor transparencia de cómo se asignan los recursos, el uso que se les da, el retorno que estarán dando y quiénes evaluarán los proyectos.

Al respecto, Huerta expresa que era un instituto nuevo con muchos equivocaciones, pues sobre la marcha trató de encontrar a base de prueba y error en dónde podía aportar valor. “En las primeras convocatorias casi cualquier persona podía pedir capital para hacer cualquier tipo de proyecto, y aunque fueron mejorando y se hicieron más estrictos en la comprobación, no se llegó al nivel que se hubiera querido”. Sin embargo reconoce que “algo que portaba el Inadem más que el capital, era el mensaje de que en México se puede emprender”.

Además, dice el CEO de BlueBox, otro de los aciertos que tuvo el Inadem es que fomentaba la creación de empresas de alto impacto con temas de tecnología e innovación. También a raíz de la creación del instituto,  más fondos de venture capital (capital de riesgo) voltearon a ver a México para invertir en startups mexicanas, incluso más empresas querían venir a fundarse en el país.

La atracción de inversión que está teniendo México es alentador para el ecosistema emprendedor, dice Speranza. Y para muestra, algunos fondos de inversión privada como Softbank, AlLLVP, Angel Ventures, Dila Capital, Mountain Nazca, entre otros más, ya están apostando en el talento local. Tan sólo en 2018 las startups mexicanas levantaron en total 175 millones de dólares, y en los primeros cuatro meses de 2019, diversos fondos han invertido cerca de 139 millones de dólares, según la Asociación para la Inversión de Capital Privado en América Latina (LAVCA).

El rumbo del emprendimiento

Huerta comenta que sí habrá una nueva unidad que va a desempeñar algunas de las actividades que realizaba el Inadem, pero será únicamente para concluir el proceso y darle seguimiento a la comprobación de los fondos que se asignaron a los emprendedores y que aún siguen vigentes. Según lo publicado en el Diario Oficial de la Federación, el pasado 13 de mayo, la instancia encargada de estas actividades es el Programa Nacional de Financiamiento a Microempresarios (Pronafim).

Hoy, todavía no está claro el plan del gobierno actual para fomentar e impulsar la creación de empresas, aunque desde que la secretaria de Economía, Graciela Márquez, confirmó la desaparición del Inadem el año pasado, se dijo que los apoyos iban a continuar y que se darían 3,000 millones de pesos en microcréditos, pero sólo a los dueños de pequeños negocios tradicionales para impulsar su productividad.

De hecho, la semana pasada, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó que las 50 instituciones financieras que conforman la Asociación de Bancos de México están dispuestas a invertir 500 mil millones de pesos en diferentes sectores del país. De los cuales, 112.5 mil millones de pesos serán destinados para apoyar a las MiPymes a través del Programa de Garantías de Nacional Financiera y el Banco Nacional de Comercio Exterior (Nafin - Bancomext).

Estas iniciativas podrían formar parte de la estrategia que tiene la política pública en materia emprendedora, pero enfocada en los pequeños negocios. De ser así, los expertos del ecosistema no están muy convencidos. Speranza dice que es tarea del gobierno ayudar a las empresas vulnerables, a los emprendedores que requieren atención, apoyo y capacitación como las Pymes, pero hacen falta más emprendedores de alto impacto; aquellos que son disruptivos, toman riesgos, son escalables y que saldrán adelante a pesar de que el país no tenga una figura como el Inadem o Endeavor.

“Más que el motor de la economía, las Pymes son un pegamento social que tenemos que cuidar. Tenemos que tener gente en las mejores condiciones para que tengan un elevador social para los emprendedores y su familia”, dice Speranza. Y es que de los 4.2 millones de unidades económicas que existen en México, el 99.8% son Pymes y generan el 78% del empleo en el país aportando un 42% del Producto Interno Bruto (PIB), según cifras del Inegi.

Pero este sector no puede ser desatendido, pues está atravesando una desaceleración en su crecimiento, “derivada de la pausa que se hace en la inversión de infraestructura por el cambio de gobierno, evitando que haya una derrama económica sobre ciertos sectores y afectando el mercado interno del país”, asegura Ulrick Noel, presidente de la Asociación de Emprendedores de México (ASEM).

Al respecto, Huerta dice que apoyar solamente a los negocios tradicionales no es la mejor solución, aunque sean la gran mayoría del país, porque entonces ¿en dónde quedaría el talento que se está formando en las universidades?. “Detrás del apoyo económico debe haber un estímulo de conocimiento o profesionalización, de lo contrario, la empresa no crece y no se generan mejores empleos. Y entonces dejaría de fomentarse la creación de empresas de alto impacto, la innovación y la disrupción”.

Cambio de dirección

Sin duda, el cierre del Inadem es una oportunidad para replantear los esfuerzos que deben hacerse desde la política pública, para seguir fomentado e impulsando el emprendimiento en México de una forma más estratégica. Por su parte, dice Noel, la ASEM seguirá buscando que el gobierno atienda las prioridades que expone el Emprendecálogo, formado por 10 propuestas para facilitar la creación, desarrollo y crecimiento de empresas en el país.

El presidente de la ASEM adelanta que ya se reunieron con miembros de Nacional Financiera para apoyarlos en los siguientes pasos, y que entre agosto y septiembre se darán a conocer las nuevas bases para otorgar apoyos que se canalizarán mediante el Programa de Garantías de Nacional financiera.

Todavía no se sabe si habrá o no un nuevo Inadem, pero los emprendedores deben estar preparados para sacar a flote su negocio, aún con la incertidumbre y las turbulencias económicas, políticas y sociales que vive el país. Aunque Cortina dice que otro Inadem puede ayudar, pero la entrada de jugadores como Softbank con fondos para invertir en startups mexicanas, ayudará mucho más al ecosistema que otro instituto. “Si quieres recibir inversión de estos fondos, tendrás que ser una mejor empresa, y eso ayudará a madurar aún más el ecosistema”.

Se puede argumentar que el Instituto Nacional del Emprendedor apalancó el surgimiento de más empresas en México, pero aún queda la duda de cuántas realmente se mantienen vivas en el mercado y cuántas lograrán ser escalables en los próximos años.

Keep Reading

Mexico Desconocido

Homenaje a Toledo: volarán papalotes en la CDMX el 15 de septiembre

El domingo 15 de septiembre realizarán un homenaje a Francisco Toledo en la CDMX. Decenas de papalotes volarán por los cielos para recordarlo.
Nupcias Magazine

Montajes de boda 100 por ciento mexicanos

¡Viva México y sus diseñadores! Talento nacional para tu gran día.
Cine Premiere

Taquilla México: El capítulo histórico de It dentro el género de terror

It: Capítulo 2 se ha convertido en el mejor estreno no-Disney en la taquilla de México y ha entrado en el top 40 histórico de películas más taquilleras.
Altonivel

La startup chilena que lleva los idiomas a las cafeterías llegó a México

Poliglota

Hace 10 años, en 2009, José Sánchez y Carlos Aravena, en ese entonces alumnos de la Universidad Católica de Chile, decidieron crear un nuevo modelo educativo para la enseñanza y aprendizaje de idiomas, proyecto al que más tarde se sumaría Nicolás Fuenzalida. Y es que, durante años, intentaron aprender inglés a través del método tradicional: en una escuela de idiomas, con el clásico método de memorización, materiales que no se actualizan constantemente y los típicos exámenes en papel, pero nunca fueron capaces de lograr una conversación fluida.

Tras 5 años de desarrollo y perfeccionamiento, estos 3 emprendedores finalmente lograron su cometido: crear un método innovador de enseñanza de idiomas y levantar recursos por un monto de 300,000 dólares de un Fondo de Inversión suizo para lanzar al mercado chileno su startup, a la que llamaron Poliglota.

Fue tal el éxito de Poliglota en Chile que al poco tiempo vino la internacionalización. En 2018, la compañía arribó a México, uno de los mercados más importantes en Latinoamérica, debido a su vecindad con Estados Unidos, que es su principal socio comercial; y más tarde llegaron a Perú. El próximo año, Aravena y sus socios tienen pensado abrir operaciones en Brasil, el gigante de la región; así como consolidar su presencia en México, país donde solo el 5% de su población habla fluidamente el idioma inglés, aunque dicho porcentaje es más alto que el de Latinoamérica, que es de solo 2%.

Poliglota

Lee: 6 idiomas que te abrirán la puerta a un mejor empleo

Para ello, la startup chilena pretende levantar, en el segundo semestre del año, entre 3 y 5 millones de dólares (mdd) de Fondos de Inversión de México, Chile y Miami. 

“Esta segunda ronda para levantar recursos se abrió en agosto pasado y se cierra en enero de 2020. Hemos decidido abrir las puertas de Poliglota a inversionistas de Fondos de Inversión que quieran sumarse para continuar con nuestra expansión en Chile y México, donde nuestra metodología ha tenido una alta demanda; queremos ser más agresivos en estos mercados y también abrir operaciones en Brasil, que igualmente es un gran mercado, al que queremos llegar. Vamos con todo”, subrayó Sánchez, en entrevista con Alto Nivel.

Hoy, Poliglota cuenta con 500 profesores y 12,000 estudiantes, de los cuales 4,000 alumnos se encuentran en México y el 90% de estos estudia el idioma inglés. “Este año vamos a cerrar con 8,000 alumnos en Ciudad de México y en 2020, año en que abriremos operaciones en Monterrey y Guadalajara, el objetivo es alcanzar la cifra de 20,000 estudiantes; queremos convertir a México en un país bilingüe”, indicó el fundador de Poliglota.

Poliglota

Lee: ¿Cuáles son los idiomas más competitivos para trabajar?

Del aula a la cafetería

Pero ¿qué hace a Poliglota tan diferente del resto de las escuelas de idiomas? Primero, ofrece clases de inglés, francés, italiano, alemán y portugués en grupos pequeños, de 3 a 8 estudiantes por grupo, que garantizan un feedback personalizado del profesor; segundo, los profesores son expertos en el idioma y están preparados para enseñar, corregir y alentar el avance del alumno; tercero, los grupos son nivelados, es decir, están conformados con personas que tienen el mismo nivel, lo que facilita la conversación, sin miedo a equivocarse; cuarto, el método se centra en la práctica real de capacitar para la comunicación; quinto, las clases se imparten en cafeterías cercanas a la casa u oficina de los estudiantes, que son ambientes sociales que invitan a la conversación; y, por último, las clases (2 por semana de 90 minutos) se toman en horarios pensados para que no interfieran con las actividades de las personas. 

“Algo muy importante es que contamos con profesores de diferentes nacionalidades: Gran Bretaña, India, Lituania, Italia, Alemania, Francia, Portugal, México, Estados Unidos, entre muchos otros. Estamos en un mundo global y te puede tocar hablar inglés u otro idioma con alguien de otro país que tiene una pronunciación diferente y no entender nada, no lograr comunicarte. Pero no solo eso, nuestros profesores son gente interesante, con distintas profesiones, que nosotros preparamos y que pueden aportar otro tipo de conocimientos y experiencias a nuestros alumnos. En los niveles básicos, nuestros profesores hablan muy bien el español, pues muchos de ellos son mexicanos y latinoamericanos, pero a medida que se avanza los maestros son de otros países, que no hablan nada de español”, explicó Sánchez.

Lee: Hablar idiomas, básico para conseguir un buen trabajo

Todo parece indicar que esta startup chilena tiene un futuro promisorio dentro de la industria de la enseñanza de idiomas, cuyo valor de mercado a nivel global se estima en más de 20,000 mdd. Y México será clave de ese futuro.

More from Entrepreneur

New York Times bestselling author Nicole Lapin can help you pitch your brand to press and strengthen your media training.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur