7 claves para dar feedback a tus colaboradores sin que se molesten

Si la crítica no aporta valor estarás dando retroalimentación negativa, pues no genera ninguna ayuda para cambiar el estado de las cosas.
7 claves para dar feedback a tus colaboradores sin que se molesten
Crédito: Depositphotos.com
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Feedback se traduce al español como “retro alimentación”, y es una de las herramientas esenciales de la comunicación interpersonal. Cada vez que te relacionas con otros e interactúas, es muy probable que establezcas feedback, la actitud comunicativa innata de los seres humanos.

Esta retroalimentación sirve para resaltar aspectos considerados positivos; son aquellos que, a través de su proceso de pensamiento y acción consecuente, suman valor para el proyecto, intercambio o conversación sobre algo en particular.

También existe el intercambio que no aporta valor y si esto sucede, entonces estamos frente al feedback negativo que no produce ninguna ayuda para cambiar el estado de las cosas. Es más: cuando no se sabe cómo gestionarlo puede empeorar las cosas.

Estos son algunos ejemplos de retroalimentación en la vida cotidiana:

  • Cuando un jefe llama la atención a un colaborador
  • Cuando brindas tu punto de vista a un amigo o familiar
  • Cuando el profesor califica al alumno
  • Cuando opinas sobre algo que te llama la atención
  • Cuando acompañas a un amigo en problemas y brindas tu punto de vista
  • Cuando expresas lo que sientes frente a un plato de comida recién hecha, o el servicio en un restaurante o sector donde te mueves.

La herramienta del feedback se nutre del lenguaje verbal, el tono de voz y, fundamentalmente, del lenguaje corporal (comunicación no verbal) que es predominante sobre las palabras en el total de la comunicación humana.

Esta retroalimentación es inherente a la condición comunicacional humana y forma parte del complejo entramado de las relaciones. Sin embargo, uno de los errores más frecuentes al hacerlo es colocarse en la postura personal sin considerar el impacto que tendrá mi accionar frente al otro.

La retroalimentación busca ser asertiva, puesto que se trata de mucho más que mirar las cosas desde tu perspectiva (lo que conocemos como empatía), sino de crear entre los involucrados un círculo virtuoso donde todos se nutren. En el mundo del trabajo, por ejemplo, muchas veces se comete el error de fijarse exclusivamente en los errores, remarcarlos, y cerrar casi inconscientemente toda posibilidad de construcción en positivo. Observa qué te sucede cuando te entregan feedback negativo de maneras poco apropiadas.

Independientemente de lo que necesites expresar al otro o a un equipo, y de los contextos, siempre existe la posibilidad de aportar críticas u opiniones constructivas. Se trata de este tipo de retroalimentación que suma valor para ambas partes, pues enriquece a las personas y permite dar un salto de calidad en el vínculo a partir de ese momento.

Siguiendo las recomendaciones que a continuación te presento, estarás más consciente para dar feedback en maneras propositivas y con un notable beneficio para generar cambios y transformaciones.

1. Escucha atento

La primera actitud para dar feedback constructivo es disponerse a escuchar. Necesitarás apartarte de la emoción de los hechos -sobre todo si son complejos de decodificar- y abrirte a escuchar la visión de las cosas por parte del otro. Recabarás información relevante, serás más asertivo y conducente en tu feedback.

2. Confía y apoya

Las personas se abren de maneras diferentes cuando se establecen escenarios de confianza mutua. Si estuvieras frente a un error o un tema delicado toma tiempo para aclarar los alcances de la conversación, y a la vez, hacerle saber al otro tu disposición para escuchar, comprender (que no significa justificar) y evaluar posibilidades de apoyo.

3. Sé específico y objetivo

A la hora de dar feedback debes ser específico, muy objetivo, y circunscribirte exclusivamente a los hechos que los ocupan. No se trata de regañar a la otra persona, sino más bien de bucear en un comportamiento que produjo una acción potencialmente negativa. Comentarios sobre aspectos del pasado que no tienen que ver con el tema del momento o referirse a otras personas, tanto el que da como el que recibe el feedback, no conducirán a un resultado de valor.

4. No hagas juicios de valor

El rol de quien da retroalimentación constructiva es el del observador neutral; esto significa que cuidará por no tomar parte, emitir juicios de valor ni calificar las acciones. ¿Cómo lograrlo? Apoderándose de la comunicación: habla en primera persona del singular (yo siento, observo, percibo). Este enfoque en tus sentimientos permite conducir mejor el intercambio, ya que es tu mundo interno algo difícil de cuestionar por el otro.

Evita los reproches, porque lo que lograrás es que el otro se ponga a la defensiva y se cierre.  Ejemplos de feedback que no suma valor: “Eres un desastre”, “No volveré a confiar en ti”. Se puede reformular así para que sumen valor: “Sé de tus buenas intenciones y de tu accionar casi permanentemente en pos del objetivo que tenemos como equipo. Sin embargo, en esta oportunidad, percibí que…”, “Sabes que confío en ti, y así lo vengo demostrando durante cierto tiempo; lo que quisiera saber en principio, es qué sucedió desde tu perspectiva, a que en este caso…”.

5. Evita explotar con tus emociones

Las personas somos seres interpretativos, por lo que todo lo que pensamos, decimos y pensamos está atravesado por los filtros internos que surgen de las experiencias, historia personal, cultura y entornos. Si dejas que tus emociones exploten al dar feedback o al recibirlo, se anula cualquier oportunidad de transformación. Es preferible hacer una pausa y retomar el intercambio más tarde.

6. Evita desvalorizar y gestiona las emociones

Más allá de lo que sientas e interpretes si estás dando feedback (o lo recibes), es fundamental que no desvalorices al otro ni lo sometas a tu manipulación emocional. Esto no los conducirá a ningún lugar positivo ni ayudará a resolver la situación. Promueve la objetividad y la apropiada gestión emocional para que desde ahí encuentren vías de solución o rectificación de los problemas.

7. Plantea escenarios superadores

El objetivo de la retroalimentación es encauzar los problemas y plantear soluciones. Si esta condición no se da estarás solamente enfocado en dar tu opinión, que no necesariamente cambia el curso de las cosas. Sé creativo y propon alternativas para encarar el problema, permite integrar tus pensamientos y decisiones con el feedback de la otra parte para crear un resultado mejor y de mayor consistencia. Haz los acuerdos necesarios para encaminar de inmediato lo que se decida. Monitorea el resultado en acuerdo con la otra persona.

 

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur