Estas son las razones por las que no siempre es fácil ponerte en los zapatos de tu cliente

La empatía se trata de la identificación mental y afectiva de los pensamientos y sentimientos que experimenta otra persona para lograr resolver un problema. Es el primer paso para crear un negocio innovador y con la que trabajaremos durante el Campamento Entrepreneur los próximos 17, 18 y 19 de enero.
Estas son las razones por las que no siempre es fácil ponerte en los zapatos de tu cliente
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Como dueño de un negocio, regularmente la gente suele decir “ponte en los zapatos de los clientes”, pero ¿qué tan fácil o difícil es lograrlo? Te diría que no es tan sencillo como parece. En primer lugar, no tienes el mismo contexto que el cliente, no vives de lo que él, ni tampoco sufres sus mismos dolores.

Por lo tanto, establezcamos tres reglas básicas antes de ponerte en los zapatos de tus clientes.

1. Deja de suponer

El ser humano por naturaleza presume en primera instancia. Si ves una persona vestida de pantalón y chamarra de cuero piensas que puede ser un rockero, pero ¿por qué?

Te recomendamos: Esta metodología te ayudará a resolver problemas en tu empresa de forma creativa e innovadora

El ser humano está programado de manera que va teniendo conocimiento y emociones y eso lo va haciendo tener ciertas creencias (paradigmas, supuestos ocultos) que son aquellas que establece para su comportamiento. Por tanto, si de verdad quieres ponerte en los zapatos de tu cliente tienes que dejar de suponer o prejuzgar. 

Analicemos lo siguiente: había un personaje que todos los días cargaba una carretilla con tierra y cruzaba la frontera entre México y Estados Unidos. Todos los días llegaba con la carretilla llena de tierra y los agentes de migración lo detenían y revisaban la tierra y la analizaban. Al final, nunca encontraban nada, pero lo que pasaba es que lo que se contrabandeaba eran las carretillas y no la tierra.

¿Qué podemos darno cuenta con este ejemplo? Que juzgamos y presuponemos cosas en función de nuestras viviencias y creencias y nunca juzgamos los hechos por sí mismos.

2. Evita confundir empatía y agrado

Otro de los grandes errores es confundir la empatía con el agrado o caer bien. Eso no es ponerse en los zapatos del cliente, sino socializar.

3. Experimenta un sentimiento

En la película What Women Want, de Nancy Meyers del año 2000 (Lo que ellas quieren) hay una escena donde Mel Gibson se prueba cosméticos para saber qué sienten las mujeres al usarlos, pero no se trata sólo de probar el producto, sino de realmente entender el sentimiento que este produce, es decir, saber qué quiere el cliente y por qué lo quiere.

Aléjate de la negatividad

Una vez que has cumplido las tres reglas: no suponer o prejuzgar, entender que la empatía no es agradar o socializar; y que tienes que entender y clasificar cuál es el sentimiento que provoca un producto o servicio a tu cliente, puedes empezar a generar empatía y entender cuál es el reto o problema para resolver.  

Usaremos para esto la herramienta de creatividad Creative Problem Solving, mejor conocido como CPS.

Para llegar a un buen resultado, el primer paso es planificar de manera correcta y siempre de forma positiva. Muchas veces nos ponemos un reto o un problema de manera negativa y cuando lo haces de esta forma es muy complicado comenzar a generar ideas, propuestas o soluciones porque la negatividad cierra la brecha a la creatividad para generar ideas.

Una vez que somos empáticos debemos examinar la situación, describir la naturaleza del problema y tomar decisiones apropiadas. Una vez hecho esto, la metacognición (razonar sobre el propio razonamiento) es una práctica continua en el proceso de CPS.

Las reglas que tienes que tomar en cuenta para proceder con el diagnóstico son las siguientes:

  • Evitar las trampas mentales. Situación desde diferentes perspectivas cambian el punto de vista imparcial. Evita las suposiciones.
  • Identificar las estructuras, los patrones que sustenten la situación. Ver las tendencias de información, patrones y percepciones.
  • Hacer preguntas. Formular preguntas que conduzcan al centro de la situación y que revele la información crítica.
  • Interpretar y probar las hipótesis. Haz propuestas acerca de lo que debería suceder, prueba hipótesis y corazonadas y encuentra la raíz del problema.
  • Sacar conclusiones y hacer recomendaciones. Hacer uso del pensamiento sistémico, capaz de decidir lo que debería pasar el proceso creativo.

Precisamente en el pensamiento sistémico y en el entrenamiento de la creatividad es algo en lo que trabajaremos durante el Campamento Entrepreneur powered by SBU Group. Se realizará los próximos 17, 18 y 19 de enero de 2020 en Comunal Coworking. No pierdas la oportunidad de formar parte de la primera generación. Inscríbete aquí.

Por qué importa la empatía

Es la identificación mental y afectiva con los sentimientos y pensamientos que experimenta otra persona revelando comprensión conciencia y sensibilidad.

La empatía permite comprender e interpretar la experiencia de otros, así como alcanzar reflexiones de gran valor a partir de las observaciones.

En su forma más simple, la empatía es sentir lo que otra persona está sintiendo y nos permite buscar soluciones innovadoras para los problemas de otros.

Recuerda, el proceso de innovación empieza y termina con la persona; la experiencia en las máquinas, los procesos y los servicios afectan a las personas.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur