No sabía quién podía reparar la bomba de agua de su casa y ahora su plataforma te conecta con carpinteros, electricistas y plomeros

Apetoi, una empresa de origen venezolano, es el Uber de las reparaciones que se requieren en el hogar o trabajo, pues permite encontrar profesionales de línea blanca, carpintería, electricidad, plomería y cerrajería.
No sabía quién podía reparar la bomba de agua de su casa y ahora su plataforma te conecta con carpinteros, electricistas y plomeros
Crédito: Cortesía de Apetoi
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cuando a Armando Goncalvez se le descompusó la bomba de agua de su casa, no sabía a dónde acudir para repararla. Entonces, empezó a preguntarle a sus amigos a través de WhatsApp si conocían a un plomero que fuera a su casa y revisara por qué no servía. Le recomendaron a uno, pero desconocía si realmente era bueno, si le iba a cobrar de más, o peor aún, si le iba a robar, pues hasta ese momento era una persona desconocida.

Casi siempre que necesitamos alguna repación de tubería o instalación eléctrica en casa, preguntamos a otras personas si conocen a alguien que pueda ayudarnos para tener mayor seguridad de que es alguien confiable y que puede hacer bien el trabajo. El problema es que muchos de esos prestadores de servicio trabajan en la informalidad y no siempre hacen un servicio de calidad.

Armando encontró en este problema una oportunidad para emprender Apetoi, una aplicación móvil en donde puedes contratar profesionales de carpintería, electricidad, plomería, cerrajería y línea blanca, dispuestos a ayudarte con la instalación, mantenimiento y reparación de equipos que requieres en tu casa u oficina. En el momento en que solicitas un servicio, la plataforma te muestra el prestador de servicios más cercano a tu ubicación, y el pago se hace a través de una transferencia bancaria.

Armando considera que la mayor ventaja competitiva de Apetoi es que cuenta con una comunidad segura y confiable de 400 profesionistas en la Ciudad de México. Todos pasan por un proceso de selección riguroso para poder prestar su servicio a través de la app, y para esto, la empresa revisa antecedentes penales y mercantiles con el objetivo de verificar que ha tenido buena conducta y que puede desempeñarse adecuadamente.

Además, los prestadores de servicio son capacitados por la propia startup para ayudarlos a profesionalizarse y actualizar sus conocimientos en diferentes temas como el uso de nuevas herramientas y materiales de construcción, entre otros más. “El usuario tiene la tranquilidad de que es un profesional capacitado, verificado y que conoce los materiales que va a instalar”, dice Armando.

El uso de esta plataforma es totalmente gratuita, pero los ingresos se generan a través de un porcentaje que Apetoi retiene del pago por cada servicio realizado. Aunque Armando explica que su modelo de negocio también está orientado al esquema B2B, ya que ofrecen esta solución estandarizada a grandes empresas como las del retail. Así es como también consiguen clientes para agrandar su base de usuarios activos que hasta ahora es de unos cuatro mil, solo en la capital mexicana.

Armando Goncalvez, fundador de Apetoi. 

Armando fundó esta empresa en 2016 en su natal Venezuela, en donde sigue operando actualmente con el mismo nombre. Antes de hacerlo, trabajaba como gerente de tecnologías en una compañía que le dio una perspectiva diferente de este sector. Cuando tuvo la idea de crear esta plataforma, le contó a su jefe y le dijo que necesitaba renunciar para arrancar su startup. El jefe no quería aceptar su renuncia, le dijo que lo pensara bien y que después platicarían.

Armando estaba convencido de querer emprender y de que su idea iba a funcionar, por lo que regresó a presentar la renuncia. Al final, su jefe lo apoyó, se convirtió en socio de Apetoi y aportó la inversión inicial que fueron 15 mil dólares. Con este capital Armando pudo crear la plataforma durante seis meses y sostener el negocio durante casi un año; después invirtió otros 400 mil dólares para sofisticar la tecnología y crecer el negocio.

Antes de lanzarla al mercado, Armando validó su idea de negocio para comprobar su creencia de que era rentable, escalable y que podía tener larga vida. Para esto solo ocupó su smartphone, una computadora y un excel. En los ratos que tenía libres, llamaba por teléfono a personas que necesitaban un plomero o un electricista, después se encargaba de buscar a los profesionistas y los conectaba con los clientes. 

Después vio que utilizando tecnología podía hacer más simple y práctica la conexión entre usuarios, electricistas, carpinteros, plomeros, etc. Así fue como empezó a formar su cartera de clientes y de prestadores de servicios. 

Por eso, a quienes están pensando en emprender les dice:

“Valida el modelo de negocio. No necesitas tener grandes recursos o una súper tecnología, tienes que ir a lo más céntrico de la idea y probarla.”

Armando desmiente que el éxito se logra de la noche a la mañana, pues asegura que un negocio exitoso lleva mucho tiempo, práctica, errores, y sobre todo, hay que entender lo que necesitan los usuarios, y si algo no funciona en la plataforma hay que modificarlo. “Es un mito que cuando lanzas tu plataforma web de pronto tiene 10 mil usuarios, después un millón y luego tienes una súper empresa en Silicon Valley. En la vida real no pasa así. Los negocios no arrancan de la noche a la mañana, hay mucho trabajo detrás.”

El emprendedor explica que empezó a crear esta plataforma pensando en cómo podía ayudar a los profesionistas a ejercer su oficio sin caer en la informalidad y a tener más clientes. Ahora, dice Armando, Apetoi se ha convertido en una alternativa para que generen mayores ingresos, ya sea como fuente primaria o secundaria. Y el hecho de que los usuarios vean que los prestadores de servicio están respaldados por una empresa formal, también los ayuda a ganarse su confianza y a tener trabajos de forma continúa.

De hecho, uno de los retos más grandes que todavía sigue enfrentando el emprendedor, pese a que lleva tres años en el mercado, es cómo hacer que la empresa se mantenga viva, puesto que hay mil 600 profesionales entre Venezuela y México esperando el trabajo en la app todos los días para generar ingresos que ayuden a subsistir a ellos y sus familias.

Otro de los desafíos que tuvo al inicio, según Armando, fue replicar el modelo de negocios en México a mediados de 2019, fecha en que arrancó operaciones en el país. Pues aunque los dos países comparten mucha idiosincrasia, tuvo que tropicalizarlo y empezar desde cero.

Por ahora, en territorio mexicano solamente opera en la CDMX en donde cada mes brinda unos 600 servicios, pero el plan es entrar a otras ciudades del país. En los próximos meses lanzará gift cards para diversas reparaciones en el hogar y la oficina según el monto escogido. Estas tarjetas estarán a la venta en importantes tiendas de autoservicio en la Ciudad de México y posteriormente en el resto del país.

Armando arrancó este negocio tan solo con un celular, una laptop y un excel. Ahora, junto con su equipo de 21 personas se alista para pasar la curva de aprendizaje que tienen todas las startups, crecer un 30 por ciento cada mes y escalar el negocio hasta tener presencia en toda América Latina.

Te recomendamos: Querían adueñarse de su empresa, fue demandado y deportado. Hoy ayuda a los emprendedores a exportar en Estados Unidos.

 

 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur

Entrepreneur Media, Inc. values your privacy. In order to understand how people use our site generally, and to create more valuable experiences for you, we may collect data about your use of this site (both directly and through our partners). By continuing to use this site, you are agreeing to the use of that data. For more information on our data policies, please visit our Privacy Policy.