Marihuana: los pros y contra de negocio que está a punto de explotar en México

La industria del cannabis está creciendo en todo el mundo y México no es la excepción, pero aún hay un vacío legal que permita explotar al máximo las oportunidades de negocio.
Marihuana: los pros y contra de negocio que está a punto de explotar en México
Crédito: Add Weed vía Unsplash

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
11 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cuando Rodolfo Zúñiga perdió a su mascota en 2017 a causa de una enfermedad crónica, supo que era el momento de emprender con productos de cannabidiol (CBD), un derivado de cannabis que no tiene efectos psicoactivos y que para muchos es la nueva gema verde de los negocios.

Había trabajado en una ‘green farm’ en California y conocía sobre los usos de CBD en humanos y animales, por lo que tras investigar sus aplicaciones en la industria veterinaria desarrolló Canninus, la primera empresa en México y Latinoamérica especializada en suplementos cannábicos para perros.

“Cuando perdí a mi perro estaba en México, sabía sobre el uso de los productos cannábicos para mascotas a los que podía tener acceso en California, pero en mi país no los podía conseguir. Fue así como decidí capitalizar mi experiencia en la industria cannábica y mi amor por los animales para hacer una línea de productos para perro ”, explica Rodolfo.

Actualmente, Canninus tiene un portafolio de cuatro productos de consumo para perros, un champú y una correa, los cuales están hechos con base de ingredientes e insumos cannábicos libres de THC, provenientes de Colorado, California. Su meta es comercializarlos en México a través de distribuidores independientes, de minoristas y de su tienda en línea.

Mientras llega ese momento, Rodolfo –al igual que muchos emprendedores en el ramo de Cannabis– perfecciona su modelo de negocio para lanzarlo al mercado, al tiempo que mantiene la expectativa sobre los avances en la legislación que les permitan ingresar al mercado con todas las de la ley.

En este sentido debes saber que a la fecha más de 50 productos industriales a base de aceite de cáñamo (el cual contiene el famoso CBD) han solicitado el aval de la Comisión Federal Para la Evaluación de Riesgos Sanitarios (Cofepris) para su comercialización, exportación e importación, pero solo 38 lo han obtenido.

¿De qué productos hablamos? De medicamentos, cosméticos, gomitas, infusiones, bebidas y suplementos alimenticios, los cuales pertenecen a cuatro empresas mexicanas, dos estadounidenses y una española.

Pese al avance, hay ciertos pendientes por resolver para darle un ‘sprint’ a la industria, como la falta de un marco legal que establezca las reglas para la producción, importación, comercialización y uso de cannabis con fines medicinales en nuestro país.

“Se supone que debía votarse el 31 de octubre (de 2019), pero se pidió una prórroga y se va a empujar unos meses más. Lo más seguro es que sea en 2020 porque todavía se está discutiendo. Una vez que tengamos el reglamento podrían ampliarse las oportunidades de negocio para muchos”, explica Lorena Beltrán, directora general de CannabisSalud, cofundadora de Endonatura Labs y presidenta de la nueva Asociación Mexicana de la Industria Regenerativa de la Cannabis.

Por lo pronto, los emprendedores del ramo reconocen que hay un “mercado gris” que ha crecido por la falta de ese reglamento, ante lo cual muchos han recurrido al ‘amparo’ para poder operar.

“Oficialmente ya podríamos operar, pero aún no hay reglamento; por eso decimos que ya no es mercado negro, sino un área gris. Eso fomenta que haya infinidad de productos en vendiéndose en línea, pero sin el aval de la Cofepris, lo que es un riego para el consumidor”, agrega Lorena.

Como puedes apreciar, México sigue la inercia de otros países que ya tienen una legislación sobre Cannabis.

150,000 MILLONES DE DÓLARES anuales suma el mercado global. Se espera que para 2025 el mercado legal alcance 166,000 millones de dólares / Imagen: Shutterstock

Un mercado en crecimiento

La industria del cannabis está creciendo en todo el mundo y México no es la excepción. De acuerdo con el estudio Entrando en el tema: CBD y Cannabis en Latinoamérica Informe 2019, el mercado nacional asciende a 18 millones de dólares y para 2023 llegará a 258.

Colombia, Perú, Brasil y Chile van por el mismo camino y en los próximos cuatro serán, junto con México, los mercados más importantes en Latinoamérica impulsados, principalmente, por productos hechos de CBD especializados en belleza y cuidado personal.

¿Qué ocurre en el resto del mundo? Algo similar; tanto, que un reporte de la calificadora Standard & Poor's, realizado con datos de la consultora Euromonitor, revela que el mercado global equivale a unos 150,000 millones de dólares anuales, siendo bebidas alcohólicas, refrescos y productos de belleza. Para 2025 se espera que el mercado legal alcance los 166,000 millones de dólares.

Según el reporte, aproximadamente el 10% del mercado mundial es ilegal, lo cual podría cambiar en los próximos años a razón de marcos regulatorios más estrictos en más países. ¿Dónde se verá un mayor crecimiento? En Canadá, Estados Unidos, Europa occidental y algunas naciones de Sudamérica.

Por lo pronto, cada vez son más los países donde es legal el consumo de marihuana con fines recreativos o médicos; destacan México, Canadá, Holanda, India, Israel, Chile, Australia, República Checa, Uruguay, Colombia, Costa Rica, España, Estados Unidos, Jamaica, Portugal.

Obviamente, hay algunas restricciones; por ejemplo, en México está despenalizado el consumo personal; el uso medicinal y científico legal con hasta 1% de THC; y el cultivo legal para uso medicinal y científico y consumo personal. En Colombia se permite uno máximo de 22 gramos por persona y venta y distribución legal para uso medicinal y científico y cultivo legal para consumo personal, hasta veinte plantas; mientras que en Holanda se puede consumir ciertos lugares y se tolera la posesión de hasta cinco gramos.

Oportunidades a la vista

Aunque en otros países las grandes empresas cigarreras y refresqueras ya están apostando por productos a base de CBD, se habla de un ‘mercado gris’ al que no todos le hacen el feo. Es más, hay quienes ya comercian bajo la figura del ‘amparo’ y los más osados en la clandestinidad.

“Juan”, por ejemplo, tiene sus propios cultivos en casa, con lo que a base de prueba y error ha desarrollado sus propios aceites esenciales cannábicos. Los vende a través de Internet o mediante grupos de WhatsApp donde ya tiene a consumidores recurrentes.

No atina a decir cuál es la concentración o pureza de su producto, pero asegura que su técnica de extracción de CBD garantiza un aceite con propiedades contra el dolor reumático y la migraña, por ejemplo.

Por el momento no tiene la infraestructura para profesionalizarse, pero que no duda que en cuanto haya reglas claras pueda subir al ‘ring’ con otros competidores.

Por lo contrario, hay empresas que operan en completa legalidad, como Hemp Meds México, la primera compañía en tener el aval de Cofepris para importar un producto a base de CBD.

Su presidente para México y América Latina es Raúl Elizalde, quien de activista pasó a empresario luego de lograr en 2015 un amparo para que su hija Grace –diagnosticada con síndrome de Lennox-Gastaut– tuviera acceso al aceite de cannabis con fines medicinales.

Tras esa hazaña, Raúl continuó con su activismo y en 2017 contribuyó a que se modificara en México la Ley General de Salud para permitir el consumo, venta, cultivo e importación de cannabis con fines medicinales.

“Somos uno de los pocos países que reconocen las cualidades terapéuticas del THC, pero no tener un reglamento perjudica a la industria porque dificulta que se puedan introducir más productos de tipo farmacéutico o industrial”, afirma Raúl.

El también abogado considera que de manera ideal el reglamento debe contemplar lineamientos para tres tipos de mercado: recreativo o lúdico, farmacéutico o medicinal e industrial (que incluye productos a base de CBD o no psicoactivos).

¿Hay oportunidades de negocio? Raúl y Lorena coinciden en que sí, pero advierten que algunas pueden verse truncadas por la falta de información del consumidor y de las autoridades, comenzando porque muchos desconocen las diferencias entre CBD y THC.

Ambas sustancias derivan del cannabis, pero mientras el CBD es uno de los múltiples cannabinoides que se encuentran en el cáñamo (planta de cannabis con menos del 1% de THC); el THC sí es componente psicoactivo de la planta.

“Hay cientos de empresas listas para empezar en diferentes campos: desde el agricultor, hasta el fabricante, pero es complicado emprender en este momento. La Cofepris está muy cerrada y no hay avances para nadie. Mi empresa Endonatura Labs fue una de las que obtuvo permisos de importación ante Cofepris, pero hubo un cambio de Gobierno y quedó a la mitad el proceso. Ahora Cofepris nos tiene parados; todo está cerradísimo”, indica Lorena Beltrán.

Pese a ello, los emprendedores confían en que en 2020 habrá un reglamento que impulsará a la industria, la cual tiene cabida para emprendedores que apuesten por la legalidad.

Si esta es tu meta comienza por informarte, conocer la regulación, saber quiénes son los competidores, ubicar a los proveedores y mapear al consumidor, recomienda Raúl. También haz alianzas y súmate con el gremio.

“Todos quieren entrar al negocio de cannabis, pero no todos toman en cuenta que para tener éxito lo mejor es hacerlo desde donde son expertos. Por ejemplo, si eres abogado, especialízate en consultoría para estas empresas; si tienes una comercializadora de empaques, haz algo especial para la industria”, agrega.

Finalmente, recuerda que aunque la industria del cannabis aun es joven, evoluciona a una gran velocidad, por lo que requiere emprendedores dinámicos e innovadores.

18 MILLONES DE DÓLARES es el valor del mercado nacional. Para 2023 se estima llegará a 258 millones de dólares / Imagen: Shutterstock

Emprendimientos con onda 

HempMeds México. Es la distribuidora de Medical Marijuana, Inc. Fue la primera empresa en México autorizada por Cofepris para la importación de aceite de cáñamo rico en CBD y libre de THC.  Opera en Argentina, Brasil, Estados Unidos y algunos países de Europa y Asia. Sus cultivos de cáñamo están en los Países Bajos.

Endonatura Labs. Empresa dedicada a la importación de insumos derivados de cannabis. Su proveedor está en República Checa. Está capacitada para proveer insumos a la industria o para maquilar diversos productos. Aún no tiene permiso para importar.

Canninus. Se especializa en la fabricación de suplementos y accesorios para perros. Su producto estrella es un aceite rico en CBD libre de TCH. Lo recomiendan para problemas de ansiedad, epilepsia y convulsiones. Se venderá en México a través de distribuidores independientes.  

Keep Reading

Latest on Entrepreneur