La mejor forma de pedir dinero prestado a tus amigos y familiares: Aquí te decimos cómo hacerlo bien

Obtener un préstamo de la gente que te ama puede funcionar… con algunas condiciones.
La mejor forma de pedir dinero prestado a tus amigos y familiares: Aquí te decimos cómo hacerlo bien
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur Leadership Network Writer
CEO and Co-founder of Nav
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La primera vez que pedí dinero prestado a mi familia para empezar un negocio, hice el ridículo por completo. Le pedí a mi papá $2,000 dólares para asegurar mi entrada a un esquema de ventas multinivel con el que según yo ganaría millones. Era joven e inocente, pero mi papá confió en mí y accedió a ayudarme. Perdóname papá. ¿Cómo me iba a imaginar que los imanes con propiedades curativas mágicas no me iban a hacer millonario?

Unos años después, fundé un negocio legítimo reparando señales de comunicación. Me fue bien, pero mi completa falta de historial crediticio implicó que no pude conseguir el financiamiento necesario para llevar el negocio al siguiente nivel. Una vez más recurrí a mi papá, y una vez más estuvo dispuesto a ayudarme. Pero esta vez, su fe dio resultados. Gracias a su préstamo, mi negocio creció rápidamente y nuestra vida nunca volvió a ser igual.

Si estás pensando en pedirle dinero prestado a tus amigos o familiares, aquí te dejo algunas recomendaciones.

1. Habla claro sobre los riesgos

La primera vez que le pedí dinero a mi papá fui súper presumido sobre mi capacidad de pagarle, tanto que el hecho de que se estuviera arriesgando ni siquiera salió al tema. Eso fue un error. Tuve suerte de que me perdonara y que no quedaran resentimientos en el aire, pero me sentí terriblemente avergonzado de mi fracaso y deseé haber sido mucho más pragmático a la hora de presentarle mi idea.

Ten la seguridad de que tus amigos y familiares sean conscientes de los riesgos inherentes de prestarte dinero para tu negocio. Sé dolorosamente honesto sobre la posibilidad de no pagarles. Asegúrate de que todos estén de acuerdo con las consecuencias potenciales, y sé súper transparente cuando el dinero cambie de manos. Ofréceles actualizaciones sobre tu progreso y sigue ganándote su confianza.

2. Cierra el trato por escrito

La memoria es algo curioso. Digamos que un amigo te dice que está totalmente consciente de los riesgos de prestarte dinero. Está listo para aceptar el peor de los escenarios. Se dan la mano para cerrar el trato. Avancemos a un año después. Tu negocio no funcionó y estás en quiebra. Lo más probable es que tu amigo sólo recuerde una cosa: que te prestó dinero y que tú prometiste hacer hasta lo imposible por pagárselo.

En estas situaciones ayuda tener algo por escrito. Un acuerdo formal que todos los involucrados estén en la misma página sobre el préstamo, detallando cada cosa minuciosamente. Además, un acuerdo formal también es una herramienta para que te mantengas organizado en términos de gastos, ya que debería detallar la cantidad prestada y un calendario de pagos.

Si realmente quieres ser minucioso, contrata a un abogado para que lea el contrato. Haz que todos firmen y entrégales una copia. Es bastante común que cuando una persona cercana te presta dinero, ésta asume que puede opinar sobre cómo manejar tu negocio. Un acuerdo formal por escrito evita este tipo de malentendidos.

3. Sé proactivo con los pagos

Lo más común es que se establezca un calendario de pagos para devolver el dinero prestado. No pongas a tus amigos o familiares en la posición de tenerte que recordar o acostarte para que cumplas con tu parte del trato. Recuerdo a un amigo que tenía un pequeño negocio al que le estaba yendo bastante bien. Tuvo algunas complicaciones financieras y le presté una cantidad significativa de dinero para ayudarlo a salir de la situación y que su negocio siguiera creciendo.

Escribimos un acuerdo sobre los términos de pago, y le dije que no quería tener que estarlo cazando para que me devolviera el dinero. Si tenía un mal mes y no iba a poder cumplir con el pago, no quería tener que estarlo buscando. Gracias a eso, nuestra relación personal y de negocios fue más fuerte.

Si tienes algún problema, comunícate proactivamente. Recuerda quiénes son las personas que te prestaron dinero y lo que significan para ti. Sé abierto y honesto sobre tu situación, lo más probable es que entiendan las cosas si se las dices de frente, en lugar de estarte escondiendo.

Pedir dinero prestado de amigos o familiares para hacer crecer tu negocio es un tema sensible, complicado, y una transacción emocional única. Y tal como lo he aprendido por experiencia personal, también puede ser una experiencia altamente gratificante para ambos lados.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur