8 hábitos de los líderes efectivos

En el clima comercial y económico actual, nunca ha sido tan crítico tener la capacidad de adaptarse.
8 hábitos de los líderes efectivos
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur Leadership Network VIP
Founder and CEO of Complete SET Agency
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Como líder empresarial, ¿tu estilo de gestión depende de la situación? ¿O instintivamente lo adaptas a condiciones específicas?

Entrevisté a Serguei Beloussov, él es CEO de la empresa global de tecnología y seguridad cibernética Acronis, en la empresa Global Cyber Summit, con sede en Miami, FL.

Cuando se le preguntó sobre su estilo de liderazgo personal, Beloussov compartió una historia sobre un juego de hockey al que asistió en Finlandia. Uno de los equipos tenía más habilidades, pero el otro equipo jugaba más rápido.

"Si bien el equipo más rápido cometió más errores, su velocidad hizo imposible que el equipo hábil se mantuviera al día, y el equipo más rápido ganó", explicó Beloussov.

Los estilos de liderazgo siempre cambian para satisfacer las demandas de la situación. Lo principal es que tienes que estar orientado a los detalles y tienes que ser práctico.

En el clima comercial y económico actual, nunca ha sido tan crítico tener la capacidad de adaptarse. El consejo de Beloussov me inspiró a pensar críticamente sobre los hábitos diarios, en los que los líderes empresariales exitosos se involucran todos los días. A continuación, menciono ocho hábitos en los que la mayoría de los líderes empresariales tienden a estar de acuerdo.

1. Tener tiempo para pensar

Los "chicos geniales" en el mundo de los negocios han descubierto que el ajetreo no debe ser usado como una insignia de honor. Warren Buffett pasa mucho tiempo pensando y dice que es la clave de su éxito. Tómate el tiempo para pensar. Es uno de los lujos modernos del siglo XXI. 

2. Juega como un equipo

Escuchamos las analogías deportivas todo el tiempo. Cuando intentas formar un equipo ganador, tu gente son tus jugadores. Los “entrenadores líderes” activan a sus equipos para ganar campeonatos mientras ayudan a los “jugadores" a tomar posesión de sus roles.

3. Aprende a decir no

Demasiadas juntas pueden agotar la creatividad y agotar la energía, dejando poco tiempo para lograr cualquier cosa en un día. Está bien decir no a las reuniones si no se espera agregar mucho a lo que ya se ha dicho.

Foto: Depositphotos.com

4. Revisa el correo electrónico una vez al día

Esto será un desafío al principio, especialmente cuando la mayoría de nosotros revisamos el correo electrónico en nuestros teléfonos varias veces por hora. Marca los correos electrónicos que puedan requerir atención el mismo día, y luego regresa y responde cuando sea el momento adecuado. Te concentrarás mucho más si te obligas a retener el correo electrónico fuera del horario programado.

5. Planifica y planifica

En ningún momento la planificación ha sido más atractiva que ahora, cuando tantos líderes empresariales desearían poder retroceder seis meses y planificar esta realidad actual. Ahora es un buen momento para analizar y comprender qué impulsa tu negocio y decidir qué hacer si eso cambia. 

6. Programa tu día alrededor de tu cerebro

Algunos de los líderes empresariales más efectivos prefieren levantarse a las 4 de la mañana y llegar a la oficina antes que nadie, y luego pasar las primeras cuatro horas del día en el modo de pensamiento crítico principal. Tu jefe podría ser todo lo contrario. Comienza a prestar atención y encontrarás el horario que mejor funciona para tu cerebro.  

7. Cultivar relaciones personales

Poner energía positiva y compromiso en las relaciones personales tendrá un efecto positivo inmediato y en cómo se interactúa con los compañeros en el lugar de trabajo. Un pequeño cambio de actitud puede marcar la diferencia, especialmente en nuestro mundo digital. Presta atención a tu estilo de comunicación y recuerda mantenerte positivo.

8. Sal de tu zona de confort

En la medida de lo posible, trata de esforzarte oara hacer algo nuevo y potencialmente incómodo. Podría ser algo simple, como entablar una conversación con un extraño, o algo más atrevido, como aceptar hablar en una conferencia. Empujarse más allá de la zona de confort causa crecimiento, y también puede ayudarte a hacer conexiones valiosas.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur