Casi me sedujo una rama del culto NXIVM. Esto es lo que aprendí sobre no ser engañado.

Muchas oportunidades comerciales y de vida no son lo que parecen, pero eso no significa que no pueda darte cuenta.
Casi me sedujo una rama del culto NXIVM. Esto es lo que aprendí sobre no ser engañado.
Crédito: solarseven | Getty Images

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Digital Content Director
10 min read
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés.

En la serie “Mi Peor Crisis”, emprendedores de todo el mundo nos cuentan cómo fue su mayor prueba en su camino emprendedor y qué aprendieron de ella. 

A mediados de octubre de 2016 me despidieron de un trabajo como editor en jefe digital con una editorial regional prominente. Era el tercer puesto en línea a tiempo completo que ocupaba en esa década, cada uno de los cuales duró menos de medio año. Esto fue difícil de conciliar con los largos años que había pasado en tres redacciones impresas diferentes. Me había quedado atascado en los engranajes de un cambio radical en la forma en que se fabricaba y consumía el contenido. Incluso un sitio web que había creado con un amigo para criticar los medios contemporáneos no podía seguir el ritmo de los medios contemporáneos en sí.

En ese momento mi objetivo se convirtió en la búsqueda de algo puro y esencial: un periodismo que fuera verdaderamente de interés público y estuviera animado por una especie de emprendimiento. Fue entonces cuando vi un anuncio provocativo en el sitio de ofertas de empleo Mediabistro, generalmente confiable, de algo llamado The Knife o The Knife of Aristotle (o, dependiendo de a quién eventualmente le estaba enviando correos electrónicos, The Knife Media). El anuncio describía una especie de oportunidad de beca con una empresa de periodismo independiente supervisada por pensadores radicales. Su biografía de Twitter proclamaba: "The Knife Media las opiniones de las noticias, por lo que son solo noticias. Calificamos las fuentes para que sepas en qué creer. Finalmente, mostramos la distorsión de los medios para que no te engañen".

El anuncio ya no existe, ni tampoco la página de Knife. Sus canales de redes sociales, que anunciaron el cierre abrupto de Knife en agosto de 2018, aún se pueden ver. No es coincidencia que dejaron de publicar unas semanas después de que se conociera la noticia de que una organización de autoayuda con sede en Albany, Nueva York llamada NXIVM, que desde entonces ha sido declarada como un culto involucrado en todo tipo de fraude, conspiración e incluso tráfico sexual, detuvo su actividad de captación. Esto se debe a que Knife fue una de las muchas empresas derivadas de NXIVM financiadas por sus ricos benefactores y concebidas por el fundador Keith Raniere (quien será condenado por delitos de extorsión y tráfico sexual el 27 de octubre) como una forma de retener miembros. También fue el foco principal de un episodio reciente de la serie documental de HBO The Vow, que cuenta la historia de NXIVM desde la perspectiva de quienes escaparon, incluido Mark Vicente, quien describe haber encabezado The Knife.

Entonces, si te preguntas si me convertí en discípulo de NXIVM y The Knife, la respuesta es no.

Pero respondí al anuncio de Mediabistro y fui llevado a los siguientes pasos del proceso de solicitud. Mantuve intercambios de correo electrónico con personas integrantes de la operación. Sin embargo, me volví muy escéptico muy rápido. Comencé a conectar los puntos entre Knife y NXIVM. Hablé extensamente con un blogger llamado Frank Parlato que había estado tratando de exponer a NXIVM durante años y es citado a menudo en The Vow. Incluso hice un intento a medias por congraciarme con ellos de forma encubierta.

Por desgracia, mi correspondencia con Knife concluyó bruscamente cuando comencé a hacer algunas preguntas difíciles antes de comprar un boleto de tren a Albany para su seminario introductorio. Mi coartada fue efectivamente descubierta. En sucesivos mensajes a finales de octubre de 2016 de la "Coordinadora de Becas de The Knife" Analea Holland (de soltera Analea De La Fuente, cuyo perfil de Facebook y sus elogios a los líderes de NXIVM como la actriz deshonrada Allison Mack todavía se pueden ver), me reprendieron de la siguiente manera: "Parece que crees que lo que Internet informa sobre nosotros es cierto. Si ese es el caso, y no estás dispuesto a cuestionar lo que informan los medios en general, entonces sí, es mejor que no aproveches esta oportunidad. Buscamos personas que puedan clasificar información deshonrosa y distinguirla de los informes éticos". Al final me dijeron: "No parece que te tomes en serio considerar esto como una oportunidad profesional, así que es mejor que lo dejemos así".

Resulta que, y como Vicente detalla en The Vow, The Knife fue creado específicamente para desacreditar a los medios que informaban de manera objetiva sobre los sórdidos tratos de NXIVM, y eso fue antes de que se dieran a conocer los descubrimientos más serios de esclavizar y agredir sexualmente a mujeres.

Entonces, ¿qué aprendí de todo esto sobre mi trayectoria profesional y cuándo detectar una que es “demasiado buena para ser verdad” (o en el caso de NXIVM, algo mucho más siniestro)? Unas pocas cosas…

Ubicación, ubicación, ubicación

Amo Albany. Me gradué de la Universidad de Albany. Pero parecía poco probable que una organización de noticias insurgente con la razón de ser de Knife y un mensaje subversivo se fusionara en torno a la modesta capital de Nueva York, a tres horas al norte de Manhattan. Resulta que Albany y su suburbio adyacente, Clifton Park, eran simplemente el lugar donde Raniere, que creció en Brooklyn y en el norte del estado del condado de Rockland, se estableció para poder pasar desapercibido mientras atraía a gente de Hollywood y otras metrópolis para enriquecerse y envalentonar sus fantasías mesiánicas. Por lo tanto, la próxima vez que te seas atraído por una entidad o un reclutador con una declaración de misión elevada pero una base de operaciones notablemente sencilla, podría valer la pena considerar si hay algo sospechoso. 

Cuidado con el gaslighting

Según Psychology Today, "gaslighting" se resume como "una táctica en la que una persona o entidad, para ganar más poder, hace que la víctima cuestione su realidad". En los últimos años, el término ha evolucionado de una forma abreviada relativamente oscura de manipulación a una palabra de moda bipartidista. Pero cuando, como en mi interacción con la Sra. Holland, un reclutador afable responde preguntas sobre su organización al insinuar que eres intelectualmente inferior, no hay otro término que encaje. Tienes derecho a realizar las preguntas que quieras a cualquier organización antes de hacer negocios con o para ellos; no diferente a tu derecho a investigar a una pareja romántica antes de comprometerte con algo más que un coqueteo casual. Si el representante designado para esa organización adopta una postura defensiva antes de que incluso comiences las negociaciones formales, probablemente sea una señal de que tu contraparte no es compatible y posiblemente inestable.

Google es tu amigo

El propósito no declarado de Knife era diluir los resultados de búsqueda difamatorios sobre NXIVM, pero Internet es como una resonancia magnética del alma de una organización. Si bien NXIVM aún no había sido investigado por el New York Times, había sido objeto de informes preocupantes por el sitio Albany Times-Union desde principios de la década de 2000. Eso, junto con mis esfuerzos por contactar a Frank Parlato, requirió el mínimo de mi tiempo antes de creer cualquier otra cosa que la Sra. Holland o su empleador tuvieran que decir. Todos buscamos innovadores y líderes que puedan inspirarnos a participar en algo significativo, pero no hay excusa para no investigar cualquier cosa que parezca demasiado buena para ser verdad.

No sigas todos los consejos de Elon Musk

¿Adivina quién amaba a The Knife porque lo amaban a él?

Guarda y graba todo

Si una extraña nueva sociedad te da una sensación rara, pero la curiosidad aún te obliga a ver a dónde conduce, al menos conserva toda la correspondencia. Nunca se sabe cuándo podrías necesitarlo en la corte, o dar un paso atrás y evaluar una situación o escribir un artículo varios años después sobre cómo sopesó la veracidad de una aparente startup que resultó ser el brazo conspirativo del culto criminal de un psicópata.

Leer la letra en pequeña

Una de los grandes errores de Knife - y, en última instancia, de NXIVM - fue que no había "nada" realmente en ellos. El primer anuncio de Knife fue lo suficientemente sensacional como para traer lo que supongo fue una amplia gama de consultas informativas. Pero una vez que comencé a buscar cualquier tipo de matiz más allá de los eslóganes generales, quedó claro que su retórica era una cortina de humo. Además, la insitencia de la Sra. Holland en posponer cualquier interrogatorio adicional hasta que pudiera estar disponible en el video de Skype y, presumiblemente, ser grabado, no fue exactamente discreta. ¿La moraleja? No te dejes engañar por una presentación elegante. Si una entidad se marchita ante el más mínimo contrainterrogatorio y su búsqueda de sustancia se vuelve pálida, entonces probablemente sea una fachada.

Obtén una segunda opinión

Dos cabezas son enfáticamente mejor que una cuando se trata de cualquier decisión de la vida, especialmente si estás batallando por distinguir entre sospechas justificadas y una tendencia natural a la timidez. Cuando le pregunté a mi esposa qué opinaba sobre el anuncio original de Mediabistro de Knife, su idea fue que no estaba de más aplicar en el caso de que, en el peor de los casos, la empresa terminara dando pie a una noticia que valiera la pena (¿quien iba a pensar que tendría tanta razón?). No es necesario que te enredes deliberando en privado sobre las virtudes superficiales de algo o cuestionando lo que ha descubierto en Internet, cuando puedes rebotar todas esas preguntas e información con alguien que entiende lo que te impulsa. Demonios, pregúntale a tu terapeuta si te hace falta. Simplemente no me preguntes a mi, porque claramente tengo un juicio terrible.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur