Por qué cuando Julio César fue secuestrado insistió a sus captores que cobrarán un rescate más caro

¡Caramba! Esto habla de tener una buena opinión sobre ti mismo.
Por qué cuando Julio César fue secuestrado insistió a sus captores que cobrarán un rescate más caro
Crédito: Bettmann | Getty Images

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur Leadership Network VIP
President of The Marks Group
4 min read
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés.
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Dieciséis años antes de que Julio César se convirtiera por primera vez en Cónsul de Roma y más de tres décadas antes de que se declarara "dictador de por vida", Julio César estaba en camino de convertirse, bueno, en Julio César. Incluso cuando tenía 25 años, tenía más confianza que la persona típica de su edad, o la mayoría de la gente.

¿Quieres un ejemplo? Una buena es esa vez que fue secuestrado por piratas y estaba descontento con el rescate que estaban pidiendo por él. Es cierto.

Como dice el sitio histórico Britannica, una banda de piratas de Cilicia tomó la desafortunada decisión de capturar al joven César mientras viajaba para estudiar en Rodas. César, como puedes imaginar, no fue exactamente el mejor rehén. Los mandaba, los hacía callar cuando quería dormir y los obligaba a escuchar sus discursos y poemas. También se burlaba de su analfabetismo y siempre se dirigía a ellos como si él fuera el comandante y ellos fueran sus subordinados.

"Se lo tomaron como una broma de su cautivo demasiado confiado y un poco loco", relata Britannica. Ah, y también amenazó con crucificarlos después de que lo liberaran.

Los piratas, aparentemente sin saber que tenían en sus manos al futuro gobernante del mundo libre y probablemente hartos de su compañía, exigieron un rescate de 20 talentos (el equivalente a alrededor de 30 millones de dólares dependiendo de a quién le pregunten) por su regreso. Eso suena a mucho dinero en el día de cualquiera. Pero para César, simplemente no fue suficiente. Insistió en que el rescate se elevara a 50 talentos, o alrededor de 70 millones de dólares, y envió a su séquito de regreso para cobrar el efectivo.

Imagen: Depositphotos.com

Treinta y ocho días después apareció el dinero y se les pagó a los piratas. Después de su liberación, el joven César levantó una fuerza naval (no ocupaba ningún cargo en ese momento), localizó a sus antiguos captores y finalmente los crucificó. Ah, los buenos tiempos.

Pero esta no es solo una historia sobre secuestros, piratas, poemas y crucificaciones. Se trata de confianza, autoestima, y el conocimiento de tu valor en el mercado. César se convirtió en César por muchas razones, pero estos dos factores estaban, en mi opinión, entre los más predominantes, como ocurre con cualquier líder empresarial.

¿Qué hace que los emprendedores de hoy asuman riesgos, apuesten los ahorros de toda su vida y sigan adelante con sus ideas sin importar la resistencia? ¿Qué impulsa a los ejecutivos de ventas y marketing exitosos a vender sus productos a precios más altos que sus competidores o celebridades para exigir honorarios por hablar y actuar mucho más que otros?

Es la misma razón por la que cobramos a nuestros clientes 175 dólares por hora por nuestros servicios cuando algunos de nuestros competidores cobran menos. No somos perfectos y cometemos nuestros errores, pero también sabemos lo que valemos. Sabemos que la gente ha pagado estas tarifas antes. Sabemos que obtienes por lo que pagas. Y cuando nuestros clientes nos contratan, estamos seguros de que están contratando a los mejores. Y si no nos contratan, los localizamos y los crucificamos. OK, solo bromeaba sobre eso. Pero sí, el pensamiento cruzó por mi mente.

Así que adelante, ejercita ese poquito de César dentro de ti. Establezce tus precios no solo en función de tus costos, sino también de tu valor en el mercado, y luego configúralos en el extremo superior. Si lo vales y si crees que lo vale, la gente te comprará.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur