No se limite a sentarse a la mesa, déle la vuelta. Una reflexión para mujeres emprendedoras.

Un asiento en la mesa es un símbolo de éxito ganado con esfuerzo en una empresa. Pero, ¿es todo lo que parece?

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Las mujeres suelen decir: "Quiero un asiento en la mesa". Para muchas mujeres de negocios, especialmente las mujeres de color, un asiento en la mesa es un símbolo de éxito ganado con esfuerzo en una empresa. Todos queremos llegar a la mesa, sentarnos y que se escuche nuestra voz. Queremos sentirnos valorados, vistos y comprendidos de una manera que no lo habíamos hecho antes.

Pero, un asiento en la mesa puede no ser el lugar brillante que se imagina. Muchas mujeres de negocios que logran llegar a la proverbial tabla del "éxito" en su empresa a menudo se sienten decepcionadas cuando llegan allí. La mesa, y lo que se suponía que debía simbolizar para su carrera, se queda corta. Puede que la mesa estuviera rechoncha, o que los asientos fueran incómodos, o quizás la gente en la mesa no estaba abierta a una nueva voz después de todo.

Entonces, ¿qué pasa si en lugar de anhelar un asiento en la mesa, le damos la vuelta? Invito a las mujeres emprendedoras a reflexionar sobre lo que significa un asiento en la mesa para ellas y cómo podemos darle la vuelta a la mesa para ser más inclusivas, abiertas y exactamente lo que imaginamos que será.

Reflexionando sobre la mesa de hoy

Recientemente, realicé una charla con un grupo de mujeres emprendedoras y ejecutivas, todas ellas ejecutivas o gerentes en sus respectivas industrias. Muchos de ellos ocupan asientos en la "mesa", pero no están totalmente satisfechos con cómo se siente, se ve y funciona la mesa.

Para hacer esto visceral, reflexione sobre la mesa real en la que desea sentarse. Llamémosla la mesa de hoy. En que habitacion esta ¿Tiene una vista? Cómo se ve? ¿Que hay en la mesa? ¿Cómo participan las personas influyentes en esta mesa? ¿Quién habla más fuerte? ¿Quién es el más silencioso?

Cuando lo piensa de esta manera, ¿es esta la mesa en la que quiere sentarse? ¿Te inspiran las personas en la mesa? ¿Las personas con las que planea sentarse estarán abiertas a escuchar sus pensamientos e ideas? ¿Cómo lo sabes?

Reflexionar sobre la mesa de hoy nos permite ser honestos sobre lo que realmente es este proverbial. Nosotras, como mujeres emprendedoras, a menudo imaginamos un asiento en la mesa de hoy como algo glorioso que siempre hemos anhelado. Pero, ¿y si la mesa nunca fue para nosotros? ¿Qué pasa si no hay suficiente espacio para nosotros en la mesa de hoy? ¿Y si no estuviera hecho para nosotros?

La tabla de hoy puede estar llena de procesos, personas y planes que en realidad no le sirven a usted ni a sus valores. ¿Y si hubiera una mesa mejor? ¿Uno que pueda abarcar su verdadera visión de crecimiento, éxito y progreso?

Relacionado: 7 formas de romper su propio techo de vidrio

Imaginando la mesa del mañana

Imagina que llegaste a la mesa y ahora es tuyo para recrear. El color de la madera, las sillas, quién se sienta, lo que se discute y cómo funciona, todo está bajo su control. Imagina la mesa del mañana a través de tu lente.

Cuando pensamos en un asiento en la mesa, no solemos reflexionar sobre el "por qué". ¿Por qué quieres estar en esta mesa? ¿Qué esperas lograr? ¿Qué espera que se discuta? ¿Cómo defendemos por nosotros mismos cuando no hemos sido invitados? ¿Cómo será la mesa del mañana para cumplir con su "por qué"? ¿Qué significa para nosotros tener un asiento en la mesa del mañana? ¿Cuál es nuestro papel cuando estamos allí?

La mesa del mañana es una que nosotros, como mujeres y mujeres de color, tendremos que cambiar y crear. Una de mis citas favoritas es de Shirley Chilsom, la primera mujer afroamericana en el Congreso. Ella dijo: "Si no te dan un asiento en la mesa, trae una silla plegable". Shirley nos está diciendo que seamos intencionales con nuestra presencia, que hagamos un asiento para nosotros cuando no se nos ofrezca uno y que tomemos un papel activo en la configuración de la mesa del mañana.

Relacionado: Mujeres negras en el liderazgo: estrategias para el progreso

Alimentando nuestros sueños en la mesa de la cena

Al pensar en nuestro "por qué" y "qué" cuando se trata de un asiento en la mesa, también deberíamos pensar en lo que alimentaría y nutriría nuestro espíritu cuando estemos allí. Demasiadas mujeres emprendedoras están sentadas en mesas que no cumplen su propósito o no discuten los temas que más les importan.

Cuando encontremos nuestros asientos en la mesa del mañana, deberíamos venir hambrientos para alimentar el fuego en nuestros estómagos. La mesa de la cena es una buena analogía para un lugar donde estamos relajados y listos para dar y recibir. La mesa de la cena es donde se sacia el hambre y se enciende el fuego en nuestros estómagos.

Deberíamos preguntarnos: ¿Cómo nos nutrimos en este espacio? ¿De qué tenemos hambre en esta mesa? ¿Qué estamos haciendo para alimentar ese hambre y estar satisfechos al final? ¿Cuántas personas tienen hambre de lo mismo pero tampoco tienen asiento en la mesa?

Todo el mundo quiere un asiento en la mesa de la cena, pero no puede explicar qué está deseando o qué hay en el menú. Para que podamos defendernos con eficacia, tenemos que entender lo que estamos trayendo a la mesa. ¿Cuál es el valor de nuestra contribución? ¿Cómo estamos reflejando el fuego en nuestros vientres y compartiendo ideas poderosas con los demás?

A medida que reconsideramos un asiento en la mesa, nos volvemos más intencionales sobre cómo se ve, qué se consume allí y con quién compartimos ese tiempo.

Relacionado: 16 empresarias con las que se puede contar para proporcionar su propio asiento en la mesa

Pensamientos finales

Las mujeres están revolucionando el lugar de trabajo. A medida que más de nosotros ganamos posiciones de liderazgo al convertirnos en gerentes y ejecutivos, heredamos tablas antiguas con sistemas anticuados, membresías exclusivas y visiones poco claras.

Tenemos la responsabilidad de darle la vuelta a la mesa y hacerlo nuestro. Reflexionar sobre la mesa del mañana e inspirar nuevos objetivos, visiones y procesos que sirvan a nuestras organizaciones en el futuro.

Existe la oportunidad de reescribir nuestra definición de modales en la mesa y construir nuevos códigos de conducta que inviten a otras mujeres, personas de color y voces marginadas a la nueva mesa. Podemos dar permiso a las personas para que ocupen más espacio, para hablar más alto y compartir ideas que nunca antes se han escuchado en la mesa.

La mesa del mañana puede servir el fuego en nuestro estómago y mantenernos saciados, sintiéndonos escuchados y avanzando. La nueva mesa puede estar llena de sillas plegables de Chisolm y se puede invitar a más voces para informar decisiones comerciales estratégicas que ayuden a la empresa a crecer.

Mi esperanza es que cualquier mujer que lea este artículo no solo busque un asiento en la mesa, sino que lo cambie y lo haga suyo.