Pensamientos Positivos + Acciones Positivas = Resultados Positivos

Una combinación de las energías físicas, mentales y emocionales que resultan de creer en uno mismo, la positividad ha demostrado repetidamente que es esencial para el éxito; siempre y cuando esté consistentemente casado con la acción.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

“El poder del pensamiento positivo” ha sido un eslogan entre innumerables oradores motivacionales, desde Sócrates hasta Tony Robbins y el Dr. Norman Vincent Peale, un predicador metodista mejor conocido por su libro de 1952 del mismo nombre. En términos más generales, parece que casi todas las personas de logros, desde el entrenador de fútbol Vince Lombardi ("El hombre que gana es el hombre que cree que puede") hasta el Dalai Lama ("Para llevar a cabo una acción positiva, debemos desarrollar un visión positiva.”) ha aclamado su valor.

De hecho, la frase aparece con tanta frecuencia que ha perdido parcialmente su legitimidad como base para el éxito, pero ese problema radica en el mensajero, no en el mensaje. La verdad es que el poder del pensamiento positivo es tan relevante hoy como en cualquier momento de la historia humana. Al evaluar eso, con frecuencia recuerdo "El hombre que cree que puede", del poeta de finales del siglo XIX y principios del XX , Walter Wintle , que dice en parte:

Las batallas de la vida no siempre van

Para el humano más fuerte y más rápido,

Pero tarde o temprano la gente que gana

Son los que creen que pueden.

Los pensamientos son geniales, pero sin acción, son un espejismo.

La gente a menudo confunde el pensamiento positivo con un pozo de los deseos: que si crees que ganarás la lotería, sucederá y/o "Piensa como un millonario y te harás rico". Sin embargo, la mayoría de la gente reconoce lo absurdo de estas perspectivas porque, si bien la actitud es esencial, es impotente sin acción. Por ejemplo, los gurús de los deportes y la superación personal a menudo recomiendan la "visualización" para generar positividad, que al cerrar los ojos con regularidad y verse mentalmente con el swing de golf perfecto, en la oficina de la esquina corporativa o al final del semestre, sucederán. Pero, de hecho, un estudio de la Universidad de California descubrió que los estudiantes que pasaban tiempo todos los días visualizando una calificación alta en un próximo examen recibían calificaciones más bajas de lo esperado, debido a que estudiaban menos como resultado de esta nueva confianza. La imaginación sin acción es como volutas de humo de un fuego agonizante; aparecen y se desvanecen como si nunca hubieran estado allí.

Relacionado: 11 rasgos mentales de los empresarios exitosos

Un catalizador para la acción

La positividad es el estado mental que empuja a las personas a aceptar desafíos y superar obstáculos. Su poder reside en las energías físicas, mentales y emocionales que resultan de creer en uno mismo. Los pensamientos positivos promueven la confianza en uno mismo y la autoestima, activos necesarios para persistir en el logro de las metas. Al igual que el carbón y la madera que impulsaron las máquinas de vapor de los ferrocarriles, alimentan el impulso hacia la victoria, pero, como todas las fuentes de combustible, deben reabastecerse y alimentarse continuamente. En parte, esto se debe a que los cerebros humanos están programados para la negatividad, el resultado evolutivo de nuestros antepasados viviendo en un mundo peligroso. Los que esperaban lo peor actuaron con cautela y sobrevivieron para tener hijos, mientras que los que dijeron " Creo que puedo correr más rápido que ese león" a menudo fueron los primeros ganadores de un Premio Darwin (también conocido como eliminados del acervo genético). Sin embargo, esa cautela arraigada ya no es una ventaja, sino un obstáculo para el progreso personal y para experimentar la alegría de estar vivo.

Superar esta bola y cadena psicológica requiere esfuerzo y refuerzo. Tener pensamientos positivos reconfigura nuestros cerebros para pensar de manera optimista mediante la implementación de un proceso llamado regla de Hebb, propuesta por el psicólogo canadiense Donald Hebb en 1949. En pocas palabras, establece que "las neuronas que se disparan juntas se conectan entre sí". En otras palabras, cuanto más hacemos algo, más se programa en nuestro cerebro.

Relacionado: Emprendedores: su optimismo irracional es necesario

Cómo fomentar el pensamiento positivo

Hay miles de artículos y libros de autoayuda con decenas de miles de sugerencias para crear y reforzar una actitud positiva. Algunos funcionan mejor para cada individuo que otros, pero tienden a compartir un tema constante de repetición: hacer los mismos ejercicios una y otra vez hasta que resulte en un comportamiento adquirido, uno tan arraigado que es virtualmente automático.

Algunas formas de hacer de la positividad un reflejo:

• Comience cada día con buenos pensamientos: Tómese un par de minutos cada mañana para mirarse en el espejo y decir en voz alta: "Este será un gran día", "Disfrutaré este día" y "Puedo hacer que sucedan cosas buenas". Ganar comienza con convencerse a sí mismo de que puede y quiere.

• Concéntrese en lo pequeño e inmediato: Tome las cosas paso a paso a medida que avanza el día. Es fácil sentirse abrumado al concentrarse en un resultado futuro en lugar de la tarea inmediata.

• Mire el lado positivo, incluso en las malas situaciones: Que veamos oportunidades u obstáculos depende de la actitud. Un gran ejemplo es un amigo mío que usó los constantes retrasos en el tráfico de su viaje como una oportunidad para practicar el arpa de blues, transformando lo que podría haber sido frustración en momentos de alegría.

• Convierta los fracasos en lecciones: Todos cometemos errores; es la forma en que aprendemos, no una prueba de valor. El fracaso le sucede a todos, todos los días. Se dice que Thomas Edison experimentó un centenar de fracasos en su esfuerzo de cuatro años para inventar la bombilla eléctrica comercial, y Babe Ruth se ponchó mucho más a menudo de lo que se embasó. El fracaso solo importa si renuncias.

• Celebre las victorias: siéntase orgulloso de los logros celebrándolos, especialmente los pequeños. Al marcar estos éxitos, permite que otros hagan lo mismo, reforzando un ambiente de positividad. Y no confundas las recompensas con las celebraciones: las primeras vienen al final del proceso, mientras que las segundas se tratan de apreciar el proceso.

• Ámate a ti mismo: a menudo somos nuestros propios críticos más duros, tal vez considerando el fracaso como una consecuencia de "no ser lo suficientemente bueno". Amarte a ti mismo significa reconocer el conocimiento obtenido de la experiencia, la voluntad de aventurarte fuera de tu zona de confort y la resiliencia para intentarlo una y otra vez.

Relacionado: 5 pasos para desarrollar resiliencia

El pensamiento positivo puede ayudarlo a superar obstáculos, lidiar con el dolor y alcanzar nuevas metas, y los estudios de investigación encuentran consistentemente que las personas optimistas experimentan una mayor satisfacción marital, una mejor salud física y mayores ingresos. Dicho esto, no puede reemplazar la acción positiva. El éxito requiere un esfuerzo persistente: hacer el trabajo duro para lograr las metas. A menos que usted sea el beneficiario de la riqueza familiar, su valor neto será el resultado de la inteligencia, el esfuerzo y la resiliencia, y sea cual sea su camino, es poco probable que sea consistentemente fluido y recto. La vida es cíclica y los obstáculos y desvíos son la realidad, y la positividad es nada menos que esencial para superarlos.