6 lecciones importantes que aprendí de Kobe Bryant

"Lo más importante es tratar de inspirar a las personas para que puedan ser excelentes en lo que quieran hacer".

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El domingo 26 de enero, el jugador de baloncesto miembro del Salón de la Fama y líder icónico Kobe Bryant murió a los 41 años. El trágico accidente de helicóptero que cobró su vida y la de otras ocho personas muestra cuán frágil es realmente la vida: en un momento estamos aquí y el luego nos vamos. Aquí hay seis lecciones valiosas que he aprendido de él a lo largo de los años:

Harry How | Getty Images

1. Ética de trabajo implacable

Kobe era famoso por su ética de trabajo implacable y su intolerancia hacia aquellos que no la compartían. Una vez dijo: "No tengo nada en común con las personas perezosas que culpan a los demás por su falta de éxito. Las grandes cosas surgen del trabajo duro y la perseverancia. No hay excusas".

Siempre estaba dispuesto a dedicar horas porque no quería ser vencido por la competencia y nunca puso excusas. Jugó un partido de zurdo cuando una lesión en el hombro le impidió disparar con la derecha. Jugó un partido con fiebre de 102 grados y se quedó en el juego para hacer sus tiros libres después de desgarrarse el tendón de Aquiles.

Ese es el tipo de ética de trabajo que comienza a separarte del resto de la multitud. Cuando estás dispuesto a trabajar en tu oficio o negocio y dedicas las horas en que todos los demás duermen, comienzas a alejarte del grupo.

2. Volverse obsesivo

Kobe no solo invirtió su tiempo y sudor en el baloncesto, sino que se dedicó en todos los sentidos a convertirse en uno de los mejores. "Si quieres ser excelente en un área en particular", dijo una vez, "tienes que obsesionarte con eso. Mucha gente dice que quiere ser excelente, pero no está dispuesta a hacer los sacrificios necesarios para alcanzar la grandeza". . Tienen otras preocupaciones, sean importantes o no, y se dispersan".

No se podía ocultar el profundo amor de Kobe por el baloncesto, y esa es exactamente la mentalidad que debes tener si quieres convertirte en el mejor en tu nicho. Abraza tu pasión, tu obsesión, y utilízala para alcanzar alturas que otros no pueden.

Enamórate del proceso de lo que haces. Si solo está en esto por el dinero, la fama o los elogios, no llegará muy lejos.

3. Los líderes crean líderes

“Me gustaba desafiar a la gente y hacer que se sintieran incómodos”, dijo Kobe una vez. “Eso es lo que lleva a la introspección y eso es lo que lleva a la mejora. Se podría decir que desafié a la gente a dar lo mejor de sí mismos”.

En la cancha, Kobe era un líder poderoso, aunque controvertido, para su equipo. Siempre presionó agresivamente a sus compañeros de equipo para que dieran lo mejor de sí mismos, y aunque algunos han llamado a Kobe un matón, el ex Laker explicó su estrategia en su libro Mamba Mentality : “Cambié mi enfoque de un jugador a otro. Todavía desafié a todos y los hice sentir incómodos, simplemente lo hice de una manera que se adaptó a ellos. Para saber qué funcionaría y para quién, comencé a hacer la tarea y observé cómo se comportaban. Aprendí sus historias y escuché cuáles eran sus objetivos. Aprendí qué los hacía sentir seguros y dónde radicaban sus mayores dudas. Una vez que los entendí, pude ayudar a sacar lo mejor de ellos al tocar el nervio correcto en el momento correcto”.

4. Adoptar nuevas habilidades

Una de las preguntas que Kobe se hacía a menudo después de retirarse en 2016 era: "¿Qué disfruto hacer?" Cuando encontró la respuesta, la narración de historias, empujó y fundó la compañía de producción multimedia Granity Studios.

En 2018, Kobe ganó un premio de la Academia, un Emmy deportivo y un premio Annie por su cortometraje de animación Dear Basketball . Estaba orgulloso de ser el primer afroamericano en ganar un premio en esa categoría y creía que se necesitaba más diversidad.

Kobe dijo entonces: “Sigo enfocado en cambiar el mundo de manera positiva a través de diversas historias, personajes y liderazgo para inspirar a la próxima generación”.

5. La mentalidad de Mamba

A los 13 años, Kobe decidió que iba a ser uno de los mejores jugadores de baloncesto que jamás haya jugado. Todo lo demás tuvo que ser empujado a un lado.

En una entrevista , Kobe dice que se inspiró en grandes jugadores como Michael Jordan y Magic Jordan. Veía sus asombrosas hazañas y se preguntaba: "¿Puedo llegar a ese nivel?"

Su respuesta: "No lo sé, pero averigüémoslo".

Creía que si los demás podían hacer algo, él también podía hacerlo. Cuando sigues los pasos de personas exitosas, puedes obtener resultados similares o incluso mejores. Ya sea que esté construyendo un negocio, convirtiéndose en un gran atleta, aprendiendo una nueva habilidad o adoptando un nuevo hábito, modelar sus acciones y hábitos después de alguien que ya tiene éxito le ahorrará la mayor cantidad de tiempo y dinero a largo plazo.

6. Cómo manejar la presión

Tanto en los negocios como en la vida, tendrás que tomar decisiones vitales cuando estés bajo presión. A veces, la decisión que tomas puede no ser la correcta pero ahí es donde más aprendemos. Esto es lo que vivió Kobe en su primer año en la NBA.

Cuando Kobe tenía solo 18 años, intentó un tiro en los últimos segundos de un importante partido de playoffs contra los Utah Jazz. Hizo el tiro con confianza, pero en lugar de hacer la canasta ganadora del juego, disparó una bola de aire. Los Lakers finalmente perdieron en tiempo extra.

Pero ese aparente fracaso se convirtió en un punto de inflexión para Kobe, quien pasaría toda la temporada baja trabajando en su tiro "hasta que salió el sol". Kobe no se consideraba un fracaso, aunque fracasó. En cambio, usó ese momento como retroalimentación para trabajar en lo que necesitaba mejorar. Una vez dijo: "Todo lo negativo, la presión, los desafíos, es una oportunidad para que me levante", y usó esa mentalidad para recuperarse de un revés inicial.

Kobe pasó a hacer 36 tiros ganadores en su carrera de 20 años. Su último tiro ganador del juego (en el último juego que jugó) fue contra Utah Jazz. Incluso bajo una gran presión, Kobe no tuvo miedo de estar a la altura de las circunstancias.