Cuidado: esta es la verdadera razón detrás de la "renuncia silenciosa"

La "renuncia silenciosa" es una nueva frase que inunda las redes sociales. ¿Por qué es tendencia y qué significa realmente para los empleados y líderes en el lugar de trabajo?

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La "renuncia silenciosa" es una terminología extraña, pues no tiene nada que ver con abandonar tu trabajo actual para buscar nuevas oportunidades. Hay muchos que argumentan que no se puede renunciar silenciosamente porque simplemente se trata de que los empelados realicen únicamente las tareas que tienen asignadas durante su jornada laboral. Lo que no están haciendo es asumir tareas adicionales o participar en actividades extracurriculares en el trabajo. Se trata de rechazar la idea de que el trabajo tiene que apoderarse de tu vida.

fizkes | Getty Images

Y aunque (por ahora) la frase de moda aparentemente ha sido reemplazada por la "renuncia veloz", lo que no debemos ignorar es la verdadera razón por la que se acuñaron estos términos.

Como consultor de liderazgo y coach ejecutivo, he tenido muchos clientes que luchan con la forma de establecer límites entre el trabajo y la vida personal antes de sentir que es demasiado. No están seguros de cuándo o cómo decir "no" a las llamadas telefónicas, correos electrónicos y mensajes ya que no están en su horario laboral. Están sobrecargados de trabajo, abrumados, estresados, agotados y hartos de una cultura laboral que dicta que trabajen hasta el agotamiento para poder sobrevivir. Aunque pudiera parecer que muchos de ellos se mueven hacia la tendencia de la "renuncia silenciosa", lo que realmente están haciendo es decirlo no al agotamiento. Como su consultor y coach, apoyo sus decisiones para hacer exactamente eso.

La raíz de la "renuncia silenciosa"

En lugar de tratar de estar al día con las últimas tendencias laborales en las redes sociales, tal vez los líderes deberían hacer una pausa para preguntarse por qué surgieron estas tendencias. ¿Por qué se considera inaceptable que un empleado rechace tareas adicionales, a menudo indeseables, fuera de la descripción de su puesto? ¿Valoramos demasiado a los empleados que trabajan largas jornadas, sometidos a altos niveles de estrés y con poco tiempo libre para estar con su familia y que solo se detienen cuando están desgastados (ya en una etapa de burn out)?

¿O estamos ignorando a un grupo creciente de personas que están desconectadas con su trabajo y que ya no disfrutan porque están ya agotados y tronados? Según Gallup, el número de empleados comprometidos se redujo del 36% (en 2020) al 32% (a principios de 2022).

¿Por qué los trabajadores ya no quieren trabajar hasta el agotamiento?

La investigación es clara: los niveles de agotamiento y estrés han aumentado significativamente desde que comenzó la pandemia de COVID-19. De hecho, para enero de 2022, la Asociación Americana de Psicología (APA) dijo que "el agotamiento y el estrés están en su punto más alto en todas las profesiones".

"Desde horas de trabajo más largas hasta más demandas en el hogar, la pandemia de COVID-19 introdujo nuevos factores estresantes en casi todos los ámbitos de la vida", dijo la APA. "A medida que el mundo se dirige al tercer año de la pandemia, estos factores estresantes se han vuelto persistentes e indefinidos, lo que aumenta el riesgo de agotamiento de todos".

Si la pandemia ha empujado a muchos trabajadores a un estado de agotamiento, tiene sentido que estén tratando de resistir la rutina diaria haciendo solo lo que se les exige que hagan. Ya no ven su lugar de trabajo como un lugar para prosperar y, en cambio, se sienten desmotivados y desconectados.

Esto puede estar relacionado en parte con el cambio a una cultura de trabajo desde casa, que ha contribuido a que muchos trabajen horas significativamente más largas, tengan dificultades para desconectarse y experimenten una falta de límites entre el trabajo y la vida familiar. Muchos empleados se sientan frente a sus computadoras durante más de ocho horas diarias con poco más de un descanso de 15 minutos para preparar el almuerzo (luego comer frente a la computadora), si es que almuerzan. Están agotados.

Curiosamente, este aumento en el agotamiento es notablemente mayor entre las generaciones más jóvenes. La investigación de Indeed sobre el agotamiento en 2021 encontró que, aunque el 53% de los millennials ya se sentían agotados antes de la pandemia, la cifra subió al 59% en 2021. La Generación Z tuvo un aumento similar.

Juntas, a estas generaciones les gusta romper el anticuado libro de reglas del pasado para construir un futuro mejor. Están en campaña para proteger nuestro medio ambiente, para mejorar la igualdad y la justicia, y conseguir mejores condiciones de vida y laborales. Por lo general, no creen que puro trabajo y nada de juego los vaya a llevar a una vida próspera. Esta generación quiere hacer un trabajo significativo, pero disfrutar de la vida fuera del trabajo también es esencial para ellos.

La Organización Mundial de la Salud afirma que el llamado síndrome del burnout (agotamiento extremos) es resultado del mal manejo del estrés en el lugar de trabajo. Son tres los factores que lo definen: un sentimiento de energía agotada, un mayor distanciamiento mental del trabajo y menor eficacia profesional.

Aquellos en posiciones de liderazgo deben transformar la cultura laboral para que sus empleados se sientan comprometidos, incluidos y conectados con su trabajo. Tener empleados desconectados o agotados en tu equipo interrumpirá la cohesión del grupo e impactará negativamente a todos. Cuando alguien apenas hace lo que le corresponde y otros están trabajando a toda máquina, la dinámica del equipo rápidamente se ve afectada. Por eso invertir en mejorar la cultura laboral es tan importante para todos.

Cómo empezar

Hay tres componentes principales en los que debes de trabajar para mejorar, pues beneficiarán a tu empresa y a tu equipo: el valor, el bienestar y la comunicación.

1. Asegúrate de que tu personal se sienta valorado

Asegúrese de que tus empleados sepan que su presencia, habilidades y trabajo son necesarios y valorados. Reconocerlos contribuye en gran medida a lograrlo. Las empresas que hacen del reconocimiento de los empleados una prioridad tienen trabajadores con 56% menos de probabilidades de buscar un nuevo trabajo, según una encuesta reciente de Gallup-Workhuman. Podría ser tan simple como reconocer hitos en sus vidas, como aniversarios de trabajo y cumpleaños, y celebrar las metas alcanzadas o proyectos completados.

Tal vez se traté de buscar oportunidades para reconocer el trabajo del equipo cada semana reconociendo los logros y a los miembros del equipo que lo hicieron posible.

O, si el presupuesto lo permite, tal vez organizar un evento: una reunión mensual del personal donde todos terminen de trabajar unas horas antes y puedan cenar o almorzar juntos.

2. Invierte en el bienestar de tus empleados

No es ningún secreto que el bienestar y el compromiso de los empleados funcionan bien juntos. Gallup descubrió que el compromiso y el bienestar son recíprocos, "donde cada uno influye en el estado futuro del otro".

¿Qué puedes hacer para demostrar que la empresa está priorizando el bienestar de tus empleados y está comprometida a mejorarlo?

Hay acciones prácticas que puedes realizar. Puedes ofrecer un programa de apoyo para los empleados al que puedan acudir si necesitan apoyo. También puedes incluir beneficios de bienestar como:

Un masaje semanal.

Una clase de meditación en la oficina durante un descanso para almorzar.

La opción de trabajar en horarios flexibles

Pensando más a largo plazo, asignar a líderes de bienestar es una excelente manera de darle seguimiento a lo que se está haciendo en la oficina para mejorar la salud mental de las personas; incluso podrías enviar una actualización mensual sobre los cambios. Y algo muy simple: anima a tus trabajadores a salir a tiempo y tomar descansos de manera regular.

3. Céntrate en conectar a las personas con su trabajo

Reconocer y valorar las ideas y aportes de tus empleados es una forma importante de hacerlos sentir parte de la empresa. Crea un foro abierto en donde el personal pueda compartir ideas sobre el estado de su trabajo y proyectos, discutir ideas innovadoras que los emocionen o incluso encontrar soluciones creativas para procesos que no están funcionando.

Escucha lo que dicen tus empleados y escucha sus ideas. No solo los harás sentir valorados, sino que los harás sentir más conectados con su trabajo. Fomenta la participación y el involucramiento lo más que puedas.

Los empleados comprometidos y los lugares de trabajo saludables son un subproducto de líderes excepcionales que crean un entorno para el crecimiento sin esperar que su equipo trabaje hasta el agotamiento.