¿Qué buscan Jeff Bezos, Bill Gates y Michael Bloomberg debajo del hielo de Groenlandia? La respuesta tiene que ver con los autos eléctricos

El calentamiento global ha derretido el hielo y dejado al descubierto hectáreas y hectáreas de territorio en las que podría haber metales y minerales fundamentales para la industria de los autos eléctricos.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Poco a poco el calentamiento global ha dejado al descubierto territorios del planeta que durante siglos permanecieron bajo el hielo. Dos de estas zonas se encuentran ubicadas en Groenlandia y se han transformado en el escenario perfecto para que multimillonarios como Bill Gates, Michael Bloomberg y Jeff Bezos (bueno, sus empresas) inicien una búsqueda para dar con un tesoro natural que no tiene precio.

Cavan Images | Getty Images

Los dos territorios son la isla Disko y la península de Nuussuaq, ambos situados en aguas de la bahía de Baffin, frente a la costa occidental de Groenlandia, y se cree que contienen minerales y metales como el litio, el níquel y el cobalto que resultan indispensables para la industria de los autos eléctricos.

Según una nota publicada por CNN Groenlandia será uno de los primero territorios en vivir en carne propia los severos impactos del cambio climático, pero al mismo tiempo se convertirá en un punto focal para brindarle al mundo con los minerales necesarios para resolver la crisis.

Los tres millonarios (Bezos, Gates y Bloomberg) están apoyando económicamente a una startup de California llamada Kobold Metals para que, en alianza con la minera local, Bluejay Mining, y utilizando la inteligencia artificial encuentre los preciosos minerales necesarios para construir vehículos eléctricos y baterías capaces de impulsarlos.

Aunque los gobiernos y la industria automotriz se dicen listos para dar el paso hacia los vehículos eléctricos, harán faltan muchas baterías para que estos puedan funcionar y eso solo sucederá si los fabricantes tienen acceso a los minerales necesarios para su producción.

Por ello Groenlandia llama la atención de los millonarios y de las empresas que sienten que podrían encontrar la respuesta a uno de los grandes problemas que la industria automotriz eléctrica presenta para en vedad despegar.

La negativa de Groenlandia

Pero no todo es tan simple y el derretimiento de los campos de hielo en Groenlandia no brindará todas las respuestas. En noviembre del año pasado The New York Times publicó un reporte en el que explica que los indígenas locales se niegan a la explotación por parte de las empresas extranjeras. "Los habitantes, que ya sufren los efectos del cambio climático, no quieren sufrir aún más para que el resto del mundo pueda conducir carros eléctricos", explica el artículo publicado por Jack Ewing en el diario y que deja ver que el camino para llegar a acuerdos que permitan la explotación podría ser arduo y complicado.