Consultoría

¿Cuándo pedir dinero

¿Cuándo pedir dinero
Crédito: Depositphotos.com

¿Cuándo pedir dinero ¿Cuándo pedir dinero? La experiencia

¿Cuándo pedir dinero?

Ante una propuesta para financiar tu empresa piensas que puedes conseguiruna cantidad mayor. Cuando se trata de recaudar dinero, ser excesivamenteconfiado puedes lastimarte, ¡cuidado!

James Casparie

Las ventas están altísimas. Los distribuidores llaman diario parapedir tu producto. Tus proveedores se están esforzando por controlar losplazos de entrega para que no se queden atrás con la producción.Un representante de una estrella de medio artístico muy importantequiere algunas cajas de tu producto para repartir en un gran evento, entrediversas celebridades. Todo lo que está ocurriendo es mucho másde lo que soñaste, pero resulta que eso que anhelaste, ahora es tuproblema.

Hace dos meses, tu empresa se empezó a colocar como el negocio delmomento. Recibías llamadas d inversionistas interesados en tucompañía. Pensabas recaudar $2 millones y teníasmás de $8 millones sobre la mesa. Y las cosas se pusieron mejor: losinversionistas estaban comprando la carnicería, antes de que tuvieras elfilete. Entonces ocurrió. Te golpeó una ráfaga de codicia,que se mezcló con una buena dosis de optimismo. Decidiste que nonecesitabas el dinero, incluso los $2 millones. Suponiendo que todos serepartirían tu propiedad de la compañía, por eso ¿porqué preocuparse? Por ahora, $500,000 serían bastante, yademás, podías recaudar más dinero después cuandola empresa tendría mayor valor. ¡Que optimismo tan desenfrenado!

Ahora, cuatro meses después, tienes un problema. Los $500,000 queparecía una fortuna sólo hace algunos meses, no empezará apagar los gastos de producir el producto para llenar la demanda. Y sabes que sipierdes el ritmo, podrías dañar seriamente el futuro de tucompañía. Necesitas efectivo, y lo necesitas rápido.Así que, ¿qué hacer? Ir a los inversionistas a quienesrechazaste hace sólo cuatro breves meses para ver si todavíaestán interesados? O probar y encontrar nuevos orígenes definanciamiento?

Sopesemos las ventajas y las desventajas.

Ir en busca de un inversionista previo

Las ventajas:

* Ya conocen la compañía.

* Saben el valor.

Las desventajas:

* Han sido rechazados.

* Ven la sangre en el agua.

Encontrar a un nuevo inversionista

Las ventajas:

* Están frescos.

* Ven el potencial.

Las desventajas:

* Se mueven más despacito.

* Ellos,también, notarán tu desesperación.

La experiencia

El ejemplo anterior ilustra una regla fundamental sobre el arte de conseguirdinero: cuando el dinero está sobre la mesa, tómalo. Y heaquí el porqué:

Regla # 1: Necesitarás más dinero de lo que te imaginas.Harás lo correcto en preocuparte por protegerla participación desocios, pero no continúes por el camino equivocado. Si eres losuficientemente afortunado de rodearte de personas que quieren invertir en tucompañía más de lo que piensas que necesitas, recuerdaesta regla y tome más de lo que crees que necesitas. He aquí eltruco: no tomes todo lo que te estén ofreciendo: compite por el trato yluego negocia la mejor tasa que puedas. Esto podría implicar hacer unade dos cosas: negocia una tasa más alta para la inversión entera,o recibe parte de la inversión ahora, con el valor negociado, y lapróxima parte que venga en nueve a 12 meses después con una tasamás alta (esta financiación puede ser recibida sobre variosacontecimientos). Cualquiera de estas dos estrategias minimizará ladilución para los fundadores y funcionará bien con losinversionistas.

Regla # 2: Nunca permitas que tus inversionistas te vean sudar. Incluso(y quizás especialmente) cuando el momento requiera refrescarte , nuncademuestres tu desesperación. La habilidad de negociar se basa en elconcepto de la influencia, y la desesperación perjudica toda influencia.La situación de ganar-ganar rápidamente se convierte enganar-perder cuando el péndulo está sin balance.

Regla # 3: Que no te atrapen sin pantalones. Ten previstas todas lascontingencias. Adáptate constantemente. Ten un plan A, B y C para cadaposible guión. Nada resulta exactamente como lo previsto, y tu habilidadde reaccionar y adaptarte condicionará tu éxito. Si noestás preparado para el éxito, tendrás que pagar el preciopara adaptarte. ¿Este error será fatal? En la mayoría de loscasos, probablemente no. Sin embargo las recompensas a largo plazo sereducirán considerablemente debido a tu fracaso de planear a cortoplazo. No cometas ese error.