Emprendedores

Emprendedores-3109

Emprendedores-3109
Crédito: Depositphotos.com

Inicios para peces pequeños

Negocios en chiquito, para triunfar de grandote

Por Julie Bick*

Si no estás listo para permitir que tus hijos trabajen en la empresa familiar, o crees que aprenderán más cuando les toque arrancar por su cuenta, motívalos a emprender en pequeño. Los niños son grandes emprendedores porque tienen tiempo, energía y nada qué perder.

El primer paso es escuchar y descubrir sus intereses. ¿Les encanta hornear pan y pastelillos?, ¿qué hay de cuidar mascotas?, ¿hacer mandados?, ¿componer cosas? A partir de esa información, ayúdales a pensar quiénes podrían ser sus clientes potenciales, cómo llegar a ellos y qué mensaje o propuesta de ventas les hará.

Organiza una lluvia de ideas con ellos acerca de quién es su competencia, sus precios y la manera en que el chico puede ofrecer algo con calidad, precio o servicio superior.

Una vez que tu hijo haya decidido qué tipo de negocio emprender, a quiénes les venderá y con quién competirá, planea los recursos que deberán hacer, comprar o pedir prestado. También es buena idea crear un pequeño modelo de flujo de efectivo que muestre la entrada y salida de dinero, para evaluar si el negocio será rentable.

Los primeros negocios de los niños no sólo son para ganar dinero, sino también representan una oportunidad para divertirse y aprender.

Los negocios enseñan con ejemplos de la vida real. Y para los chicos &flashquotde poca palabras&flashquot en la familia (esto es, los adolescentes), una inversión de negocios puede dar a los padres y los jóvenes algo de qué hablar, una experiencia común qué compartir.

Una vez que los hijos se embarcan en su nueva aventura, los padres desempeñan una función esencial detrás de bambalinas, de acuerdo con Bonnie Drew, vicepresidenta ejecutiva de YoungBiz Inc., compañía que ofrece campamentos y clases en apoyo del naciente empresario.

&flashquotEs esencial apoyar al hijo cuando pide consejo: '¿Cómo calmo a un cliente enojado?' o '¿Crees que debo expandirme?', algunas veces no lo pedirán, pero pueden necesitar ayuda en verdad para mantenerse concentrados o motivados cuando se enfrentan a un obstáculo&flashquot, dice Drew.

Sin embargo, advierte, no te debes involucrar demasiado. Existe una tentación en los padres hacia salvar a los niños de una decepción, pero no debes tratar de evitar cada error o resolverlo. &flashquotAlgunas de las mejores lecciones provienen de los fracasos&flashquot, comenta Drew. &flashquot¿Por qué se perdió ese cliente?, ¿por qué se acabó el dinero? No permitas que esos errores desalienten a tu hijo. Habla acerca de ellos. Aprendan de ellos. Soluciónenlos. Es la mejor lección que un padre puede enseñarle a sus hijos.&flashquot

Doug Miller, de la Fundación Kauffman, concuerda con esto. &flashquotResulta esencial permitir que los hijos cometan errores y ver si pueden resolverlos. Cuando algo sale mal y un joven dice, 'Esa idea falló' en vez de 'Fallé', se encuentran en la dirección correcta. Cuando dicen 'Trataré de pensar en una mejor idea', ya surgió el espíritu emprendedor&flashquot, concluye.

Para iniciar

Ideas para el primer negocio de un niño:
Comprar productos en las ventas de garaje, limpiarlas, arreglarlas y comercializarlas
Dar una clase de actividades manuales
Cuidado de mascotas, pasear perros, alimentar gatos
Crear obsequios infantiles personalizados como libros, rompecabezas, ropa
Diseñar, elaborar y vender tarjetas personalizadas
Hacer y vender canastas para regalos
Diseñar y vender camisetas o sombreros
Crear calendarios familiares, para amigos o mascotas usando una cámara digital
Agencia de cuidadores de niños (comunicando a los cuidadores con las familias que los necesitan)
Lavado de automóviles
Hacer mandados o labores para clientes de mayor edad
Jardinería: cortar el pasto, arrancar la hierba, plantar, barrer las banqueta
Venta de dulces o bebidas en los partidos de fútbol
Tutoría en el área de computación o académica

Artículos relacionados

El Coeficiente Empresarial de tu hijo

Niños emprendedores

YEOs al ataque

Pequeños emprendedores