Emprendedores

Ganancias en Concreto

Un hombre de fuertes cimientos te dice cómo inició en el gigantesco negocio de construcción de viviendas
Ganancias en Concreto
Crédito: Depositphotos.com

Luis Orvañanos LascurainUn hombre de fuertes cimientos te dice cómo inició en el gigantesco negocio de construcción de viviendasMarielena VegaCuando Luis Orvañanos Lascurain cursaba la secundaria, estaba de moda coleccionar estampas. Él disfrutó de esa corriente al más puro estilo emprendedor: en lugar de comprarlas para compilarlas, iba directamente con el fabricante y luego se las vendía a sus compañeros. Fue un negocio rentable. Y es que al actual director de Grupo GEO, una de las empresas de vivienda más importantes en México, siempre le gustó hacer negocios. Forjó su adolescencia en el seno de una familia mexicana cuyo padre, Jorge Orvañanos ,quien fuera presidente de Coparmex, fue clave en su enseñanza y formación laboral. Desde que Luis era pequeño, su padre lo llevaba a las empresas en donde trabajaba, al igual que a sus cinco hermanos. &flashquotEra parte de nuestras vacaciones. Yo creo que así empezó el gusto por el trabajo, la aproximación a lo que es tener responsabilidades y saber lo que es salir adelante con méritos propios&flashquot, narra este emprendedor mexicano. Se hizo responsable de sí mismo a los 15 años, cuando lo enviaron a estudiar la preparatoria al Tecnológico de Monterrey. Más tarde, cuando regresó a la ciudad de México, decidió estudiar arquitectura en la Universidad Iberoamericana.

El mundo de la vivienda Al concluir la carrera, ingresó al proyecto de construcción del Transporte Colectivo Metro, pues aunque sabía que en las fábricas de su padre tenía trabajo asegurado, a él le interesaba construir sus propios sueños. Sin embargo, algunos años después tomó la decisión de renunciar pues &flashquotno me gustó cómo actuaban mis jefes&flashquot, platica. Así, a los 22 años, Orvañanos Lascurain dio los primeros pasos en el mundo de la vivienda. &flashquotMonté un despachito de carpintería; como el padre de Fernando Morales, mi socio, diseñaba y construía conjuntos de interés social, me atrajo el alcance del nicho.&flashquot La primera oficina que tuvo fue un cuarto de servicio que le arrendaba su papá, en el penthouse de la casa, &flashquotahí tenía dos restiradores y un librero&flashquot, recuerda. Los primeros trabajos de Luis Orvañanos fueron de diseño, además de hacer algunas modificaciones de casas que le solicitaban algunos parientes. No obstante, la responsabilidad frente al crecimiento de su familia lo inclinaron hacia el diseño y la promoción de conjuntos habitacionales. &flashquotEn 1973 me asocié con Diego Vilchis y formamos la empresa ORVI, que en 1979 cambió su nombre a GEO. En ese movimiento, Vilchis dejó de ser socio y se convirtió en consultor independiente&flashquot, recuerda Orvañanos.

Crecimiento insospechado Una vez que había elegido el giro, el comienzo fue cuesta arriba. El papá de Orvañanos le prestó un terreno ubicado en Arboledas, Estado de México, para que ahí construyera sus primeras dos casas. Sin embargo, la tarea no resultaba nada fácil, pues el emprendedor debía enfrentarse a una burocracia que no entendía el negocio de la vivienda, así como a crisis sexenales que triplicaron sus gastos. &flashquotLa hice de todo en los inicios del negocio. Me iba con mis planos a hacer los trámites, a sacar las licencias, convencía a las autoridades... si tenía que ir sábados y domingos a vender las casas, iba con mi sombrilla&flashquot, asegura Orvañanos Lascurain. En materia de decisiones de negocios, debió aprender, además, muchas lecciones. Una de las más valiosas, en sus palabras, fue: &flashquotreinvertir las ganancias aún en momentos difíciles&flashquot. &flashquotCon el dinero que gané de las dos primeras casas, le compré a un pariente cinco terrenos en Arboledas e hice cinco casas más, cuyos créditos negocié, en 1973, con Banca Cremi&flashquot. Era una época en la que había que tener cautela, comenta el emprendedor, pues no había instituciones de apoyo como Infonavit o Fovissste. &flashquotDependíamos del único apoyo, que era el Gobierno, para que nos otorgara créditos hipotecarios&flashquot, dice el empresario. Por otro lado, durante las crisis de fin de sexenio: &flashquotademás de rezar, ahorrábamos, recortábamos costos y comenzábamos a generar ahorros&flashquot, afirma. Nunca imaginó que el negocio que empezó con dos casas iba a crecer como lo hizo. &flashquotA finales de la década de 70, cuando GEO ya tenía un consejo directivo y construía 200 casas anuales, pensé que ya había hecho el negocio de mi vida&flashquot. Fue hasta mediados de los 80, al entrar en la Bolsa Mexicana de Valores, cuando la empresa inició su crecimiento real: de las dos mil 800 casas que construía al año, GEO de pronto erigía ocho mil viviendas en el mismo periodo. Desde entonces, las decisiones de Luis Orvañanos Lascurain se han enfocado en la vivienda de interés social. Al cierre de 2004, comercializó 32 mil 500 viviendas.

Los errores enseñan Este éxito no se explica sin varios traspiés y algunos sacrificios importantes. Según comenta Orvañanos, destinó buena parte de su tiempo a atender el negocio, lo que lo llevó, en algunas épocas, a dejar a un lado su vida personal. Otra lección, en sus palabras, es que: &flashquotlas asociaciones en el sector vivienda no funcionan; trabajar con otra empresa del mismo rubro no me ha funcionado nunca. Hice negocios con otros desarrolladores de Chile y Estados Unidos y aprendí que no hay como manejar uno mismo el negocio a todas horas, con gente muy bien alineada con el proyecto, pero ser uno el que tenga el control&flashquot, afirma. En este sentido, Orvañanos Lascurain reconoce que otro desacierto fue no especializarse con mayor rapidez, acompañando el crecimiento de su empresa. &flashquotCrecer a tasas anuales de 25 o 30 por ciento era una locura, hubo momentos de mucho desorden al interior de la empresa. Contratamos gente que nos defraudó, nos hicieron trampa e hicieron mal las cosas&flashquot, lamenta. A 32 años de haber construido sus primeras dos casas, el entrevistado ofrece un consejo a los emprendedores: &flashquotSi quieren progresar en un negocio, no queda más que trabajar, jamás tiren la toalla; entre más se registra un crecimiento, más deben esforzarse&flashquot. ¿Cuál es el siguiente paso de este emprendedor? Él concluye: &flashquotConstruir viviendas más económicas y muy dignas, que estén al alcance de la mayoría de la gente.&flashquot

En tierra firme Entre las cosas que ha hecho bien este emprendedor mexicano en el desarrollo de GEO, se cuenta: Reinversión de las ganancias Definir una sola línea de negocio, en este caso, vivienda de interés social Supervisar personalmente el desarrollo del negocio Rodearse de gente emprendedora Financiarse sin llegar a endeudamientos insostenibles

Construye tu empresa Emprende en la industria de la construcción y sectores que la rodean Hogar, rentable negocioBajo techoCoordenadas capitalinasGanancias en concretoDetecta la ideaPlan de negocios

En contexto href=&flashquothttp://www.soyentrepreneur.com/pagina.hts?N=12800&flashquot>Michael Dell href=&flashquothttp://www.soyentrepreneur.com/pagina.hts?N=9327&flashquot>Juan Sánchez Navarro y Peón href=&flashquothttp://www.soyentrepreneur.com/pagina.hts?N=9869&flashquot>La fórmula del éxito href=&flashquothttp://www.soyentrepreneur.com/pagina.hts?N=12551&flashquot>Flama que no se apaga

ContactoLuis Orvañanos Lascurain

Grupo GEO, Tel. (55) 5480-50 00

http://www.casasgeo.com