Marketing

Un centro comercial abierto

Un centro comercial abierto
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Un centro comercial abierto Un centro comercial abierto Entre los pioneros Logros y objetivos Se expanden las agrupaciones Contactos

Un centro comercial abierto

La unión de esfuerzos de los pequeños comerciantes paraenfrentar a los grandes. Aquí un ejemplo exitoso

Por Siret Sánchez

¿Qué ocurrió con la panadería, zapatería yjuguetería que identificaban a nuestro barrio hace 15 años?Posiblemente desaparecieron porque no resistieron la presencia de grandessupermercados y centros comerciales.

La extensión de comercio a gran escala en manos de unos cuantos esinternacional, pero en países como España --en concreto enCataluña-- los dueños de establecimientos han tomado medidas quenos pueden servir como ejemplo para reactivar al pequeño y medianocomercio: han formado agrupaciones de barrio que funcionan como un centrocomercial a cielo abierto, en donde realizan temporadas de promociones,publicidad del grupo, así como trabajo conjunto para mejorar sus calles.

Barcelona, capital de Cataluña, es por tradición unametrópoli con varios ejes comerciales repletos de todo tipo de tiendas.Pese a eso, el ritmo de vida ha hecho que se impongan, como en todos lospaíses capitalistas, los grandes supermercados y centros comerciales almás puro estilo estadounidense.

El asesor inmobiliario de la consultora Gramar en Barcelona, JoaquimDíez, dice que este fenómeno es una evolución del mercadoque viene influido por el estilo de vida que asocia, cada vez más, elhecho de comprar con el ocio. Por ello, la gente, al disponer de menos tiempo,busca concentración, lo cual se da claramente en los malls.

De acuerdo con Díez, el comerciante de calle, por llamarlo así,se ha tenido que adaptar. Como respuesta al mall o Gran superficie comose le llama en España, se ha creado lo que se denomina Centro ComercialAbierto, que consiste en la agrupación de comerciantes de una avenida ouna calle comercial.

Entre los pioneros

Gran de Gracia está ubicada en un barrio barcelonés quepodría compararse con la colonia Condesa en la ciudad de México.Esta calle cuenta con comercios de todo tipo: restaurantes, regalos y tiendasde ropa.

En la década de 1970, la mayoría de estos comerciantes seagruparon con el fin de contar con un interlocutor frente a las autoridadesmunicipales.

Carlos Camps, hoy presidente de la Asociación de Comerciantes de Gran deGracia, cuenta que en un principio sus acciones se limitaban a luchar pormás seguridad y limpieza en su calle. Con el tiempo comenzaron arealizar sorteos entre los clientes, desde una canasta navideña hasta uncrucero (como en 2003), así como publicidad en cines. Siempreidentificándose como los comerciantes de la calle Gran de Gracia, quetiene incluso un banderín con su nombre en las esquinas.

&flashquotTrabajamos para que nuestra calle sea más comercial y su entornomás agradable para los clientes. De hecho, si pensamos en un centrocomercial, éste también es una calle aunque cerrada, con unatienda a cada lado. Pues bien, nosotros somos eso pero a cielo abierto&flashquot,puntualiza Camps.

Logros y objetivos

El representante relata que entre los éxitos de la agrupaciónestá haber logrado que en 1993 las autoridades municipales ensancharanla banqueta, lo que fue un cambio sustancial pues ahora es un paseo con mayorafluencia de personas.

Por otro lado, el Ayuntamiento también ha rehabilitado las fachadas deedificios antiguos que la hacen atractiva para tiendas importantes.

Otro de los objetivos de estas asociaciones que ahora existen en muchasciudades de Cataluña está el luchar por un comercio deproximidad, &flashquotes decir, queremos un comercio al que tú vayas y tengas,como mínimo, un saludo amable; que el comercio no sea tan fríocomo en las grandes superficies&flashquot, explica Carlos Camps.

Asimismo, dice que su organización &flashquotbusca dignificar al comercioprofesional, especializado, para contrarrestar lo superfluo de los grandessupermercados&flashquot.

Se expanden las agrupaciones

Lo que nació casi como una agrupación vecinal ha ido creciendo encasi todas las ciudades de Cataluña y los miembros de determinados ejescomerciales se identifican muchas veces con el banderín de suasociación.

Las acciones de estos comerciantes son cada vez más ambiciosas. Aprincipio de este año, 18 asociaciones de calles comerciales se unieronpara formar una federación con personalidad jurídica y poderrealizar acciones conjuntas.

Estas personas planean lanzar acciones puntales de publicidad entelevisión.

La clave de esta estrategia es la unión de fuerzas de la sociedad, sinella estas medidas y logros hubieran sido impensables.

Contactos

Centro comercial de linares

http://www.ccalinares.com

Gramar

http://www.gramar.es