Emprendedores

Emprendedores-609

Emprendedores-609
Crédito: Depositphotos.com

Cocinando Ganancias Contactos

Cocinando Ganancias

Un negocio exquisito y envasado.

Por Rosario Camargo Espriú

Otro negocio que promete un enorme crecimiento en nuestro país es el delas mermeladas, salsas y conservas gourmet. Cada vez másemprendedores encuentran en este nicho de mercado una interesante oportunidadpara hacer negocios y el caso de Cocina Mestiza ilustra que hay una grandemanda para este tipo de productos.

La historia de esta empresa comenzó en 1994, cuando tres hermanos,Victoria Eugenia, Lucero y José García todos con un gustoespecial por los negocios- advirtieron el boom en las salsas comocondimento para todo tipo de alimentos. Vieron que, tanto en los hogares yrestaurantes de México, como en el resto del mundo, las salsas estabanen su apogeo. Incluso en Estados Unidos, donde la famosa salsa de tomate Catsupacompaña todos los platillos, ahora hay una creciente demanda por salsascon cierto picante.

Los hermanos se fueron dando cuenta, también, de que algunas salsaspicantes (como la Tabasco) no se producían en México, por lo quese preguntaron: &flashquotSi nosotros tenemos los materiales, los ingredientesidóneos, la tecnología y conocimientos, por qué dejar queotros dominen el mercado?&flashquot

Así surgió Cocina Mestiza, un proyecto que giraría entorno de las salsas, pero no de las comunes, sino algo de tipo másrefinado.

Aunque su idea comenzó a cocinarse en 1994, el producto no tocóal mercado sino hasta 1996. Sin embargo, sus salsas, mermeladas y conservas seencuentran ya en los anaqueles de Liverpool, Palacio de Hierro, Sam's Club,Superama, Gigante y hasta en las tiendas duty free de los aeropuertosinternacionales de México. El éxito ha sido tal, que susmás de 17 productos se encuentran ya en tiendas desde Tijuana hastaCancún.

Entre los principales productos de Cocina Mestiza destacan las salsas(distintos tipos de mole, agridulces, tipo oriental, etc.), todas con un pocode picante, y elaboradas con productos naturales como tamarindo, mango yciruela. Esto, además de mermeladas de jamaica, chabacano y naranja, yalgunas conservas también exóticas como tunas ácidas enalmibar (xoconostles) o setas en chipotle.

Antes de lanzarse al mercado, los hermanos pasaron casi un añoinvestigando la comida de toda la República; visitaron tiendas,restaurantes y grandes almacenes de otros países y, apoyados porCarolina Peña, una amiga comunicóloga, iniciaron en 1994 unainvestigación de mercado.

Su primer impulso fue el de exportar, pero pronto se dieron cuenta de que losextranjeros suelen demandar cantidades industriales de cualquier producto y,tan pronto lo propusieron, corroboraron el hecho. Fue así comodecidieron consolidar primero el negocio a nivel nacional; no tanto de unamanera casera, sino con algo de mayor envergadura sin llegar a montar unafábrica propia.

Rentaron una cocina donde producen comida y una fábrica que les maquilay en la que pueden trabajar sus productos, pero con gente que trabaja paraellos -un ingeniero químico especialista en alimentos y una ingenierotécnica, también especializada en alimentos.

&flashquotEstamos seguros del éxito&flashquot, dicen los hermanos García. &flashquotHemospreferido ir paso a paso; caminando antes de correr.&flashquot La sociedad de CocinaMestiza está conformada por José, el mayor socio capitalista yquien está a cargo de la administración; Victoria Eugenia, y suaportación de saber culinario; y Lucero, diseñadora a cargo defolletería, etiquetado y envases.

Conscientes de que no se trata de competir con las enormes multinacionales queenvasan mole, chiles y especias en conserva, los hermanos Garcíadecidieron atacar el nicho de las pequeñas tiendas gourmet. EnEstados Unidos, este tipo de tiendas abundan, mientras que en Méxicotodavía hay muy pocas, pero cada vez más.

Otro secreto de los hermanos ha sido el especial cuidado que ponen a susenvases, con lo que también piensan distinguirse de la competencia; todoenfocado para llegar a una población de un nivel socioeconómicoalto.

Los esfuerzos de esta familia no han sido en vano. Fueron sus presentaciones enferias y exposiciones gastronómicas las que los llevaron a colocar susproductos en grandes tiendas y supermercados.

De ganancias netas todavía no hablan, pues sería demasiadopronto. Lo que sí es que su producto se está consumiendo cada vezmás y las ventas, se están reinvirtiendo. Por ahora, susmermeladas, salsas y conservas se surten en tiendas de Tijuana, Acapulco,Guadalajara, Monterrey y Cancún y, lo más interesante, es que susproductos ya los comienzan a pedir en Japón, Inglaterra, Colombia,Venezuela y Ecuador, aunque de empezar a exportar, entrarían primero almercado norteamericano, donde han detectado una creciente demanda por lassalsas y condimentos mexicanos.

&flashquotProducir cosas ricas es muy gratificante. Y te da un gusto enorme saber ycomprobar que quien lo compra una vez, lo sigue comprando y, además, lorecomienda. Ahora que, ante todo, pretendemos además de ofrecer unproducto fuera de serie, ser cautelosos y prudentes&flashquot, dice Victoria Eugenia.&flashquotHay que caminar antes de correr.&flashquot

Contactos

Cocina Mestiza, Av. Paseo de la Reforma 51, Col. Revolución06030, México, D.F., tel. MEX (5) 546-6774, fax (5) 705-1775