Emprendedores

Las joyas, más que un lujo

Las joyas, más que un lujo
Crédito: Depositphotos.com

Las joyas, más que un lujo Las Joyas: Más Allá del Lujo Al Gusto del Cliente Contacto

Las Joyas: Más Allá del Lujo

Del gusto por las alhajas a la creación de un exitoso negocio

Por Miriam Mabel Martínez

María Elena y Federica Simón querían lucir accesorios deplata con diseños muy modernos y sencillos, pero la mayoría queencontraban en las tiendas les resultaban ostentosos; otros, demasiado caros;otros más, convencionales. Entonces, decidieron diseñarlos ellasmismas: dibujaron algunas propuestas, buscaron un buen taller, escogieronpiedras semipreciosas y las mandaron a hacer.

La primera sorpresa fue que sus amigas les preguntaban dóndehabían conseguido aquellas piezas, a lo que respondían: &flashquotsondiseños nuestros&flashquot. La otra novedad fue que muchas de ellas les pidieronque les diseñaran algunas joyas o incluso que les vendieran las queportaban.

Ante los sorprendidos ojos de las hermanas Simón, en ese 1997,nació su propia empresa: MF Joyería.

Con ello dieron un giro de 180 grados a sus actividades profesionales.María Elena hasta ese momento se dedicaba al hogar y a finalizar susestudiod en hotelería. Federica cursaba entonces la carrera deRelaciones Internacionales. En su afán de vestir alhajas originales a sugusto, se convirtieron de la noche a la mañana en diseñadoras dejoyas y en empresarias, que a la fecha venden alrededor de $200,000 pesos (US$20,000) mensuales.

Para dibujar sus creaciones piensan en objetos prácticos de usocotidiano y sobre todo enfocan sus bocetos a las necesidades de las mujeresjóvenes que desean verse, sobre todo, modernas, elegantes y sencillas.Por eso optaron por la plata, un metal delicado, fácil de combinar y deprecio accesible.

&flashquotEn nuestro trabajo, la presencia de la plata es vital. Ella es la que marca ladiferencia, no es un elemento más, es el eje, posee vida propia ypersonalidad. El secreto es la combinación del diseño y de lapiedra&flashquot, afirma Federica.

Después del éxito inesperado que tuvieron sus piezas, decidieron&flashquotechar a andar el negocio&flashquot. Al principio cada una aportó $10,000 pesos(US$ 1,000) para la compra de materiales (piedras semipreciosas, plata, cadenasy broches), experimentaron con talleres en la Ciudad de México y enTaxco para encontrar maquila de calidad.

&flashquotOtra característica de nuestra línea es que los modelos cambianconstantemente y que las piedras que incluimos no son comunes&flashquot, comentaMaría Elena. Aprovechan sus viajes para recolectar materiales y paraobservar tendencias en otras ciudades. No hacen copias, simplemente sedocumentan acerca de la moda.

Algunas piedras son provenientes de la India, China y de diversas poblacionesde México. Las seleccionan cuidadosamente, ya que el color y la texturainfluyen en el trazo del diseño. &flashquotNos interesa la calidad, por esotambién hacemos cualquier tipo de compostura sin cobro alguno, estambién parte de nuestro trabajo&flashquot, anota Federica.

Las entrevistadas señalan que si bien se tiene la percepción deque en el mercado de la plata existe más oferta que demanda, todo estose trata de un espejismo, pues la mayoría de los productores noestán respaldados por diseños originales. La maquila en grandesseries está dispersa en el país: en los tianguis, tiendas yboutiques se ve mucha platería; sin embargo, los modelos son muyparecidos o casi siempre los mismos.

&flashquotEsta situación fue una de las razones que nos orillaron a creardiseños propios; como clientes estábamos hartas de toparnos una yotra vez con lo mismo. Nosotras cambiamos mes a mes de diseño; claro,existen modelos que nos piden con frecuencia, pero tampoco significa que nosconformamos con ellos; inventamos constantemente&flashquot, explica María ElenaSimón.

Al Gusto del Cliente

Ponerse en los zapatos de las compradoras ha sido un acierto. Piensanqué les gustaría usar a ellas; entienden que una mujer busca labelleza del accesorio y, además, se imaginan las posibilidades de uso.

&flashquotOfrecemos juegos de pulsera y collar, o accesorios que pueden combinar entresí, que se pueden vestir con jeans, falda, vestido, para el diario opara ocasiones especiales. Las piezas son sencillas, el cliente es la que ponela otra parte. Nos preocupamos, también, por estar al tanto, saberqué pasa en la moda, cuáles son los materiales para cadatemporada&flashquot, detalla Federica.

En este sentido, el diseño de joyas parte de un espectro másamplio: el conocimiento del vestido, de las tendencias en telas, colores,texturas; esas son las guías para producir.

A pesar de que buscan originalidad, no caen en productos barrocos niexcéntricos. &flashquotLo principal es la comodidad&flashquot, opina María Elena,&flashquotla sobriedad del diseño es el distintivo de MF Joyería. Nospreocupamos por crear, por vender y por exhibir&flashquot.

Durante noviembre del año pasado expusieron en una exclusiva tienda dediseño de muebles de la ciudad de México. &flashquotEs una manera dedarnos a conocer, no tenemos una tienda, entonces, las exposiciones hanresultado idóneas para difundir nuestro trabajo&flashquot, señalaFederica.

Al principio, ellas mismas se encargaban del proceso completo: diseño,producción, exhibición, distribución y venta. Sufabricación inicial era de 100 piezas al mes; ahora producen el doblemensualmente y cuentan con cinco vendedoras.

María Elena supervisa la producción, Federica ladistribución. &flashquotPor el momento preferimos dar a consignaciónnuestras piezas en algunas joyerías y establecimientos de Polanco, laCondesa y las Lomas (rumbos residenciales de la ciudad de México). Pesea que contamos con una buena clientela aún no hemos optado por poner unestablecimiento fijo. Preferimos reinvertir el dinero en la creación dejoyas. Tenemos pensado, a mediano plazo, aumentar nuestra producción y alargo, planeamos incursionar en el diseño de objetos para la casa comolámparas, vajillas y ceniceros&flashquot, explica Federica.

Dos talleres, uno en la ciudad de México y otro en Taxco, son susmaquiladores. También trabajan piezas únicas, &flashquotpor supuesto, enestos casos los precios aumentan; sin embargo, no exageramos; para nosotras espreferible vender mucho a precios accesibles, que poco y caro&flashquot.

Mes a mes suman tres o cuatro diseños nuevos y además supervisanlas tendencias. &flashquotSi la chaquira está de moda, entonces las adoptamos ennuestras creaciones.&flashquot Trabajan básicamente plata porque resultamás económico en costos de producción y porque este metalse presta a jugar con piezas modernas, sencillas, elegantes y de uso diario.

&flashquotLos precios de nuestras piezas varían entre $70 y $800, y aseguramosque el cliente poseerá un modelo exclusivo, aunque de pronto nos hemostopado con algunos plagios; sin embargo, el terminado y el uso de las piedrasdelatan que no es original&flashquot, comenta María Elena.

Las hermanas Simón empezaron su empresa por accidente. Paulatinamente,han ampliado su negocio y dentro de sus planes de expansión consideranexportar sus diseños y montar una tienda de diseño de joyas ydemás accesorios.

Ambas afirman que el secreto de una empresa es la búsqueda de la calidaden los productos, así como hacer lo que a uno le gusta. &flashquotCuando tesientes bien creando, haciendo lo que has decidido y que te gusta, no existenobstáculos&flashquot, dice Federica. María Elena anota que el trabajo y latenacidad son esenciales para salir adelante, así como el contactoconstante con la clientela.

Contacto

MF Joyería, Tel. MEX (52) 5596-3107 y 5259-6757